Dificultad de universitarios

Hay obstáculos para tener un empleo en China

Wang Juping trabajó en la agricultura en su provincia natal de Hebei y luego como minero de carbón en Mongolia Interior. Pero, en una tarde reciente, Wang, de 49 años, vestido con elegancia con una chaqueta esperaba tomar lecciones en una agencia de empleo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fue uno de los lugares seleccionados por los viajeros de TripAdvisor como mejor destino en 2013.

Egresado de Secundaria, Wang dejó su empleo en una mina, el año pasado, después que su salario fue reducido a la mitad. De cualquier manera, decidió no tomar el empleo de limpieza, debido a que el salario era demasiado bajo, situándose en alrededor de US$ 320 por mes. "Pekín es la capital y la ventana al intercambio cultural y político", comentó Wang. "Creí que sería fácil encontrar un empleo. Pero, en realidad, no lo es".

China tiene un desfasaje en su mercado laboral. Los empleos en la agricultura están en declinación desde hace años, como consecuencia de la urbanización y de la transformación económica permanente del país. El enorme sector manufacturero de China muestra nuevos signos de estrés, a medida que algunas empresas tienen dificultades por la deuda creciente y un exceso de capacidad rampante.

Desequilibrio.

Los negocios de servicios, que incluyen sectores como logística, venta minorista, tecnologías de la información y limpieza, están en auge, impulsando la creación de empleos a lo largo de toda la economía. Alrededor de 300 millones de personas trabajan ahora en servicios en China, representando casi 40% de la fuerza laboral más grande del mundo.

Sin embargo, los trabajadores no hacen el cambio con facilidad. Trabajadores sin especialización o parcialmente especializados como Wang pueden ser un poco más exigentes ahoraal enlentecerse la fuente de trabajadores migrantes. Al mismo tiempo, el ingreso a las universidades se disparó, lo que significa que nuevos egresados con frecuencia tienen dificultades para encontrar los empleos de alta remuneración que esperan.

El mercado laboral —y sus desequilibradas fuentes de oferta y demanda— presenta una prueba crucial para los responsables de definir las políticas. Durante más de una década, la fuerza laboral urbana de China aumentó y los ingresos crecieron a razón de dos dígitos, igualando o superando las altas tasas de crecimiento económico en esos años. Ahora, la perspectiva económica del país se enlentece. El Producto Interno Bruto (PIB) creció 7% en el primer trimestre de este año, lo que representa el ritmo más lento para un trimestre desde comienzos de 2009.

En fecha reciente, el primer ministro, Li Keqiang, buscó restar importancia a la meta del PIB, señalando, en cambio, que prefería enfocarse en si la economía se está expandiendo de una manera que crea nuevos empleos.

Pero, la meta de empleos indicada por Li es una cifra en bruto. No incluye los empleos que fueron eliminados y, lo más importante, el crecimiento de los ingresos se desaceleró, desde dos dígitos a alrededor del 8%, el año pasado. Cualquier retroceso en el gasto de consumo tendría efecto directo en la capacidad del sector de servicios de continuar creando empleos. "Si la gente, incluyendo los trabajadores migrantes, se había acomstumbrado a incrementos salariales anuales de entre 15% y 20%, y de pronto bajaron a 10% y hasta 8%, ¿cómo responderá?", dijo Jurgen F. Conrad, jefe de la Unidad de Economía China en el Banco Asiático de Desarrollo, en Pekín. "Riesgo no es el término correcto, pero hay algunos imponderables. Si se observa la magnitud de los cambios estructurales en marcha, no siempre resulta fácil pronosticar los resultados, incluyendo los del empleo".

Disparidad.

Las cifras sobre el mercado laboral de China no tienen la frecuencia y calidad general de las de mercados más desarrollados. Por ejemplo, la tasa oficial de desempleo urbano, publicada cada tres meses, ha oscilado entre 4% y 4,3% en la última década, lo que constituye un nivel de estabilidad que los economistas dicen es difícil de lograr.

En cambio, las modificaciones de la salud del mercado laboral surgen con más claridad en las tendencias salariales y de contratación. Han surgido dos factores predominantes en los últimos años: la disponibilidad de trabajadores migrantes se estrecha a medida que disminuyen los resultados derivados de la urbanización, mientras la escasez de empleos apropiados para egresados universitarios genera una disparidad con las habilidades.

"Resulta difícil contratar trabajadores, aún cuando la economía no se encuentre bien", dijo Juble Lu, gerente de Zhihua, una fábrica de accesorios para cocinas, situada en la ciudad sureña de Guangzhou.

Las plantas como la de Liu dependen, en gran medida, de la fuerza laboral migrante de 175 millones. Pero, esa fuente de trabajadores crece en la actualidad a una tasa de solo uno por ciento anual, mucho más lenta que la economía en general. Ese mercado más estrecho tiende a dar mayor poder de negociación a los trabajadores para incrementar los salarios. Lu indicó que enel caso de los trabajadores especializados, los salarios pueden aumentar hasta 20% por año.

Entre taxistas y universitarios

A un ritmo de siete millones por año, ahora egresan de las universidades en China el doble de graduados que hace diez años. Esa oferta parece superar la demanda. De acuerdo con las cifras oficiales, alrededor de 88 empleos que requieren educación universitaria están disponibles por cada 100 profesionales que buscan trabajo. En los casos de quienes solo tienen calificaciones de educación secundaria, el ratio sube a 104 empleos por cada 100 candidatos. "La realidad es que un taxista en Pekín puede ganar más que un egresado universitario", dijo Jurgen Conrad, del Banco de Desarrollo Asiático.

NUEVAS MEDIDAS.

Ventajas fiscales y promueven innovación.

El Gobierno de China anunció nuevas medidas para promover la iniciativa empresarial en el país asiático, entre ellas ventajas fiscales, ante la "creciente presión sobre el empleo".

El comunicado del Consejo de Estado (Gobierno), presidido por el primer ministro Li Keqiang, difundido el martes, y recogido por la agencia oficial Xinhua, señala que el Gobierno "debe poner en marcha más medidas proactivas" ante este panorama y que la iniciativa empresarial y la innovación "son la forma para que la gente se enriquezca y el país continúe fuerte".

Entre las medidas, se incluye la aplicación de políticas fiscales preferentes para las empresas que contraten a personas que hayan estado sin empleo durante más de seis meses, y también acuerdos especiales impositivos para los universitarios y desempleados que abran empresas propias. Los subsidios de la seguridad social a pequeñas y microempresas que empleen a recién licenciados continuarán "durante un largo tiempo".

Se ofrecerán subsidios a determinadas inversiones privadas en las áreas de infraestructura y servicios públicos.

Además, se flexibilizan las normas para registrar empresas y sociedades.

El Gobierno aumentará los préstamos de negocios a este tipo de empresas un 3 por ciento por encima de la tasa base, hasta los 100.000 yuanes (16.320 dólares), agrega el comunicado. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º