LAS TENSIONES CON EL CAMPO EN ARGENTINA

Gobierno argentino y gremiales rurales acercan posiciones

Acordaron que no habrá nuevos aumentos en los impuestos a la exportación de alimentos ni se intervendrá en el mercado.

Alberto Fernández reunido ayer con los presidentes de las gremiales rurales. Foto: Presidencia argentina
Alberto Fernández reunido ayer con los presidentes de las gremiales rurales. Foto: Presidencia argentina

El presidente Alberto Fernández y las cuatro mayores gremiales rurales de Argentina lograron ayer miércoles acercar posiciones, y acordaron que no habrá nuevos aumentos en los impuestos a la exportación de alimentos ni se intervendrá en el mercado.

Fernández recibió a los dirigentes de la Sociedad Rural Argentina, la Federación Agraria Argentina, las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro).

“Se ha establecido una hoja de ruta, que es el diálogo”, destacó Carlos Iannizzotto, de Coninagro, tras la reunión.

“A nosotros nos toca producir más y eso pedimos. Para eso necesitamos que no haya más impuestos”, agregó Iannizzotto. “Se ha establecido una hoja de ruta, el diálogo, con la claridad de que no va a haber suba de retenciones”.

En tanto, Daniel Pelegrina, presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), señaló que “el aumento de las retenciones o los cupos no es la solución. Para generar expectativas la economía se tiene que sanear, aquí hay falta de ingresos”.

En una entrevista publicada el pasado domingo, Alberto Fernández admitió que el país necesita del ingreso de dólares por exportaciones pero advirtió que no puede permitir que los actuales altos precios internacionales de los productos agropecuarios que exporta Argentina se trasladen a los valores de venta de los alimentos en el mercado local.

Y en este sentido sostuvo que su Gobierno tiene dos canales para “resolver el problema”: subir los impuestos a las exportaciones -retenciones- o imponer cupos para las exportaciones.

Tras esas declaraciones, las gremiales rurales emitieron un comunicado en el que rechazaron la posibilidad de que se aplique alguna de esas medidas, las cuales, advirtieron, serían “devastadoras para la producción” y desencadenarían “un nuevo conflicto” entre el Gobierno y el campo.

Según las entidades rurales, la participación de los agricultores en el precio final de los productos es “baja”, por lo que apuntan a la responsabilidad de otros eslabones de la cadena: la industria, la comercialización, la distribución y también el Estado, a través del cobro de impuestos.

Según datos oficiales, los precios e los alimentos en Argentina aumentaron el 42,1% en 2020.

Antecedentes políticos.

A finales de diciembre, el Gobierno argentino limitó las exportaciones de maíz para garantizar el abastecimiento interno, pero en enero, tras una huelga patronal, levantó las restricciones y recientemente llegó a un acuerdo con los productores de aceite para asegurar la provisión.

En cuanto a las retenciones, en diciembre de 2019 y marzo de 2020, el Gobierno aumentó los derechos de exportación con vistas a mejorar sus ingresos fiscales en medio de una severa recesión económica.

La alícuota del derecho de exportación pasó así del 24,7% al 30%, y luego a un 33%, para los envíos de soja y derivados (aceite y harina), principales productos de exportación de Argentina.

Pero en octubre pasado, para incentivar la liquidación de cosechas y aumentar los ingresos de divisas por exportaciones, el Gobierno resolvió una bajada temporal de las retenciones que estuvo vigente hasta finales de diciembre último, por lo que la tasa actual es del 33%.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados