EUROPA AMENAZADA

Francia se une en acto contra el terrorismo

Todo el espectro político rindió ayer homenaje a las víctimas del atentado en Niza el 14 de julio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El presidente de Francia, François Hollande, ayer en el homenaje a las víctimas del atentado en Niza. Foto: Reuters.

Tres meses después del atentado de Niza que el pasado 14 de julio costó la vida a 86 personas, Francia dio muestra ayer de su unidad en la lucha contra el terrorismo, en un homenaje nacional a las víctimas que estuvo encabezado por el presidente, François Hollande.

Rodeado de las más altas autoridades del Estado y acompañado del príncipe Alberto de Mónaco, el único jefe de Estado extranjero presente en la ceremonia, Hollande mostró la solidaridad de la nación a más de un millar de allegados de las víctimas que acudieron al homenaje.

Buena parte del gobierno, las principales figuras de la oposición, las fuerzas del orden y el poder judicial acudieron al acto que simbolizó la unión frente al terrorismo que había saltado por los aíres tras el atentado.

Entonces, las críticas a la falta de firmeza del Ejecutivo socialista procedentes de la derecha y la extrema derecha mostraron que incluso en momentos de duelo nacional la unidad política fue imposible.

La metáfora de aquella división se cristalizó cuatro días después del atentado cuando el primer ministro, Manuel Valls, fue abucheado por la población cuando acudió a Niza a rendir tribuno a las víctimas.

Ayer Hollande recogió aquel guante y, ante las víctimas y la clase política, reconoció que "lo que fue golpeado el 14 de julio fue la unidad nacional".

Pero el presidente aseguró que "esa empresa maléfica fracasará" porque "la unidad, la libertad y la humanidad prevalecerán".

En la "guerra contra el terrorismo", que auguró "larga", Hollande se mostró convencido de "poder contar con cada francés", al tiempo que prometió un combate que llevará a cabo "con las armas de la democracia, que no es débil, que ha sobrevivido a todos los totalitarismos".

Visiblemente emocionado, el presidente rindió homenaje a los fallecidos, recordó a Marco, un italiano de 92 años que murió junto a su esposa, el más mayor de los muertos, y a Leana, la más joven, que acababa de cumplir los dos años cuando murió junto a su primo, su abuelo y un amigo.

El jefe de Estado señaló que 15 de los 86 fallecidos no habían cumplido los 18 años y que en algunas familias se perdieron miembros de tres generaciones.

A partir de ahora, señaló Hollande, el 14 de julio, día en el que Francia celebra con orgullo su fiesta nacional, servirá también para recordar para siempre a las víctimas.

"Habían venido a admirar el cielo pero no querían subir a él", había recordado poco antes Cindy Pellegrini, que perdió seis allegados en el atentado y que fue la elegida para hablar en nombre de las víctimas.

"Un suicida que actuaba en nombre de una religión que no era la suya", agregó, ante la mirada de los representantes de los diferentes cultos, Pellegrini en una referencia a Mohamed Bouhlel, que en cuatro minutos lanzó su camión contra la masa de 30.000 personas que habían acudido al Paseo de los Ingleses a presenciar, frente al mar, los tradicionales fuegos artificiales de la fiesta nacional.

Después, el cantautor Julien Clerc, una de las figuras más respetadas de la música francesa, interpretó, acompañado de un piano, su canción Utile que comienza con la letra "para que sirve una canción si está desarmada".

Los nombres de las 86 víctimas sonaron en el homenaje mientras niños portaban una rosa blanca hasta un monumento efímero, una por cada uno de los caídos.

El homenaje acabó con la interpretación de La Marsellesa en las voces del coro de niños de Niza.

La ceremonia tuvo lugar en Colina del Castillo, situada en lo alto de Niza y desde la que se divisa la bahía de la ciudad y el Paseo de los Ingleses, escenario de la masacre.

Fue así por expreso deseo de los familiares de las víctimas, que no querían que tuviera lugar en el lugar del drama.

Entre los asistentes estaban buena parte de los candidatos a las primarias del centro y la derecha, como el expresidente Nicolas Sarkozy, y la líder ultraderechista Marine Le Pen, que no acudió al homenaje nacional a las víctimas de los atentados de París y Saint-Denis del 13 de noviembre de 2015, también con decenas de muertos.

Después de los atentados, el partido de Le Pen reclamó la dimisión del ministro del Interior, Bernard Cazeneuve.

Tres meses después, y con la campaña por la elección presidencial en pleno apogeo, una aparente calma ha vuelto a este bastión de la derecha. "Esperaba mucha dignidad, estoy muy feliz, emocionado y orgulloso de ver que esta dignidad esté aquí", se felicitó Christian Estrosi, ex alcalde de Niza y líder regional de la derecha.

Detienen a una joven pareja.

Un joven de 21 años y su novia de 17, que está embarazada, fueron detenidos e inculpados por sospechas de que tenían intenciones de cometer un atentado yihadista en Francia, informó ayer sábado una fuente judicial.

La justicia había abierto una investigación sobre la pareja a principios de este mes. Las investigaciones mostraron que tenían vínculos con Rachid Kassim, propagandista del grupo Estado Islámico (EI) sospechoso de haber inspirado o comandado varios ataques en Francia.

Catalanes franceses fundan un partido.

Nacionalistas catalanes franceses fundaron ayer sábado su propio partido, "Oui au Pays Catalan" (Sí al País Catalán), en un congreso en Perpiñán, en el sudeste de Francia. El nuevo partido no tiene la independencia como objetivo, al contrario que algunas formaciones catalanas en España, pero reivindica un estatuto especial, cercano al que rige en los territorios franceses de ultramar.

Unas 200 personas asistieron al congreso en Perpiñán, donde los catalanes contaron las "humillaciones" a que, según ellos, se les somete. "Nuestra economía está descuidada. Los partidos, dirigidos desde París, no solucionan los problemas aquí. Se niega nuestra identidad. No somos ni respetados, ni reconocidos", dijo en un discurso Terenci Vera, un profesor de catalán, que lamenta el poco apoyo que recibe esta lengua. Prueba de la situación de este idioma en la región es que la mayoría del congreso se llevó a cabo en francés.

El norte de Cataluña pasó a ser francés a raíz del tratado de los Pirineos, firmado en 1659 por los reinos de Francia y España. Aunque su población se mantiene muy vinculada a su cultura, en su inmensa mayoría no sigue las reivindicaciones independentistas que existen al otro lado de la frontera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)