ARGENTINO

Fernández tras críticas por medidas: "Hay que ser un imbécil o una muy mala persona"

"Cuando la historia se escriba, quiero que me pongan del lado de los que cuidaron la salud de los argentinos. Y si eso me hace perder una elección, la pierdo", expresó el mandatario argentino.

Alberto Fernández tiene que afrontar las elecciones parlamentarias de medio termino, que juegan en las medidas. Foto: La Nación (GDA)
Alberto Fernández. Foto: La Nación (GDA)

El presidente argentino, Alberto Fernández, habló en la mañana de este jueves sobre un comunicado emitido por integrantes de la oposición que se mostraron en contra de las restricciones que decretó el Gobierno para frenar la segunda ola de coronavirus. El mandatario aseguró que fue una postura política, se refirió a los dirigentes que lo cuestionaron y los llamó "imbéciles" por los motivos que dieron.

"Ayer leí a un imbécil que me llamaba dictador. ¿Cuál es la dictadura que estoy ejerciendo, cuidar a la gente? Miren los números, 20 contagiados diarios. Escuché a otros imbéciles que dijeron que los contagios son una solución política. ¿Alguien piensa que el que gobierna un país gana haciendo política con la cantidad de contagiados? Hay que ser un imbécil profundo para decir esas cosas o una muy mala persona”, aseguró en diálogo con el medio local Radio con vos.

Luego, al ser consultado sobre los funcionarios que lo tildaron de déspota, Fernández aseguró que fueron muchos pero evitó dar nombres. "Son un montón los dirigentes que dicen esas cosas, saben que no es mentira esto que digo, ellos lo dicen públicamente. Dicen que estoy haciendo esto para evitar las PASO (Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias). ¿Cómo alguien puede pensar semejante barrabasada? Los testea el hospital Durand, que depende de la Ciudad", indicó.

"Cuando la historia se escriba, quiero que me pongan del lado de los que cuidaron la salud de los argentinos. Y si eso me hace perder una elección, la pierdo", agregó y dijo que no le es grato ver gente grande que enferma y muere, ver niños contagiados, "ver chicos tomando cerveza y pasándose la botella con total negligencia y trasmitiendo el virus, que después enferma a sus padres, a sus abuelos".

Al pronunciarse sobre las consecuencias económicas que las nuevas medidas, que entrarán en vigor a partir de mañana, podrían provocar, Fernández destacó que por el momento la actividad económica está funcionando a pleno.

"No hemos detectado contagios en fábricas, los protocolos se han cumplido y han funcionado", afirmó y en la misma línea indicó: "No está por ahora previsto reactivar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) ni los subsidios al sector privado".

El gobierno argentino dispuso ayer miércoles fuertes restricciones para enfrentar la nueva ola de contagios de COVID-19 que está golpeando a toda la región. Fernández decretó que, en las ciudades donde hay mayor riesgo epidemiológico, a partir de mañana viernes habrá un toque de queda entre las 24 y las 6 de la mañana. Además, los bares y restaurantes deberán cerrar a las 23. Estas medidas regirán hasta el 30 de abril.

Las medidas, que afectarán a la Ciudad de Buenos Aires y a unos 40 municipios del conurbano bonaerense, también incluyen la suspensión de las actividades sociales en domicilios particulares y las reuniones sociales al aire libre de más de 20 personas

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados