Enfrentados

Estados Unidos y China más cerca de la guerra comercial

Amenazas cruzadas sobre la imposición de nuevos aranceles.

Bolsas: reaccionaron a la baja ante las tensiones comerciales. Foto: Reuters
Bolsas: reaccionaron a la baja ante las tensiones comerciales. Foto: Reuters

China y Estados Unidos estaban ayer martes más cerca que nunca de una guerra comercial, después de que China prometiera "represalias" tras las amenazas de Donald Trump de imponer nuevos aranceles a productos chinos importados.

Las bolsas de China cerraron en fuerte baja como consecuencia de esas amenazas del presidente estadounidense: Shanghái terminó en baja de 3,78%, igual que Shenzhen (-5,77%) mientras que Hong Kong, a una hora del cierre de las operaciones, perdía 3%.

También Tokio terminó con pérdidas (-1,77%) mientras las principales bolsas europeas abrieron sus sesiones del martes en fuerte retroceso.

Con las dos mayores economías mundiales ya enfrentadas en un duelo temido por los mercados y la industria, Trump dijo que impulsará nuevas medidas punitivas contra la "inaceptable" decisión de China de aumentar sus propios aranceles.

La reacción de China fue casi inmediata. Su ministerio de Comercio calificó de "chantaje" la decisión de Trump. "Si Estados Unidos pierde el sentido común y publica una lista (de productos afectados por los aranceles), China se verá obligada a adoptar una mezcla de medidas cuantitativas y cualitativas bajo la forma de vigorosas represalias", dijo el ministerio en una nota.

En un comunicado, el presidente Trump dijo que "nuevas acciones deberán ser tomadas para impulsar a China a cambiar sus desleales prácticas, abrir su mercado a los bienes de Estados Unidos y admitir una relación comercial más equilibrada".

"Aparentemente China no tiene ninguna intención de cambiar sus prácticas ilegales de adquisición de propiedad intelectual y tecnología estadounidense", afirmó.

"La relación comercial entre Estados Unidos y China debería ser más equitativa", insistió Trump que se ha fijado como meta reducir en 200.000 millones de dólares el déficit comercial con el gigante asiático.

Esta grave amenaza de guerra comercial preocupa en los medios económicos. En "esta peligrosa escalada (...) el Congreso debe intervenir y ejercer su autoridad sobre la política comercial", afirmó en un comunicado la National Retail Federation (NRF), un lobby estadounidense de la distribución. Unos 455.000 empleos norteamericanos están amenazados por las últimas medidas punitivas contra China, calculó la NRF, que estima que otra consecuencia será un alza del precio de los productos de base.

En 2017, Estados Unidos exportó a China, segunda potencia económica mundial, por valor de 130.400 millones de dólares en bienes y mercancías. A su vez, importó en el mismo período por 505.600 millones de dólares, es decir un déficit de más de 375.000 millones de dólares.

La Casa Blanca anunció el viernes la imposición de tasas aduaneras de 25% a bienes importados de China por 50.000 millones de dólares para compensar el supuesto robo de propiedad intelectual y tecnología por parte de Pekín.

Ayer martes el principal asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, aseguró que puede que China haya "subestimado la resolución" de Trump para generar un "cambio estructural" en las relaciones comerciales, y apuntó que Pekín "tiene más que perder" en la disputa.

"La realidad fundamental es que hablar es fácil. El presidente ha tomado acción en nombre del pueblo estadounidense y es una defensa necesaria de las joyas de la corona de la tecnología y propiedad intelectual estadounidense frente al robo chino", subrayó. Navarro formó parte de la delegación de Estados Unidos que viajó a China para tratar de rebajar las agudas fricciones comerciales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º