INJERENCIA RUSA

Un espía de Estados Unidos en el corazón del Kremlin

CNN dijo que fue sacado de Rusia en 2017 debido a la preocupación de que el presidente Trump o su gabinete pudieran exponerlo.

Vladimir Putin. Foto: Reuters
Vladimir Putin. Foto: Reuters

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El espía que por décadas informó a Estados Unidos desde el corazón del Kremlin, y que fue la principal fuente de la injerencia rusa en las elecciones de 2016 que llevaron a la Casa Blanca a Donald Trump, fue sacado de Rusia por la CIA en 2017.

Ayer martes varios medios rusos publicaron el nombre de este espía, pero el Kremlin no lo confirmó. Según los medios rusos, se trata de un funcionario que hace dos años se fue de vacaciones con su familia a Montenegro y desde entonces no sabían nada de él. Hasta esta semana.

El lunes de noche CNN y The New York Times informaron que el espía, del que no dieron el nombre, fue llevado a Estados Unidos. CNN dijo que fue sacado de Rusia en 2017 debido a la preocupación de que el presidente Trump o su gabinete pudieran exponerlo.

Sin embargo, la directora de relaciones públicas de la CIA, Brittany Bramell dijo a CNN que las “especulaciones acerca de que el manejo por parte de nuestro presidente de información de inteligencia sensible, a la que tiene acceso todos los días, llevó a un operativo de extracción, son equivocadas”.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, fue más tajante: “El reporte de CNN no es solo incorrecto, tiene el potencial de poner vidas en peligro”.

Según el Times, la CIA ofreció la extracción del espía a finales de 2016, luego de que funcionarios estadounidenses de inteligencia revelaron detalles de la interferencia rusa en las elecciones. El espía se negó alegando razones familiares, lo que disparó temores de que se había convertido en doble agente. Pero meses después cedió.

La información que proporcionó llevó a la inteligencia estadounidense a concluir que el presidente ruso Vladimir Putin orquestó en forma directa la interferencia en la campaña a favor de Trump.

El Kremlin. Foto: AFP
El Kremlin. Foto: AFP

El espía también vinculó a Putin directamente con el pirateo de los correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata, cuya contenido complicó la campaña electoral de Hillary Clinton. Según el Times, el agente era el activo ruso más valioso de la CIA.

De acuerdo a las fuentes consultadas por la CNN, el rango del espía era tal que incluso proveía a la CIA imágenes de documentos del escritorio de Putin. La información era tan delicada y valiosa que durante el Gobierno anterior, el entonces director de la CIA, John O. Brennan, la dejaba fuera de los informes diarios de seguridad al presidente Barack Obama y se la entregaba después en sobres sellados.

La extracción “cegó efectivamente” a la inteligencia estadounidense sobre el funcionamiento interno del Kremlin durante las elecciones de medio término en Estados Unidos de 2018, según el Times, así como de las próximas elecciones presidenciales de 2020.

El martes, los medios rusos identificaron al presunto espía e informaron que había trabajado en la embajada rusa en Washington antes de mudarse a Moscú. El portavoz de Putin, Dmitri Peskov, dijo que el hombre había trabajado en el Kremlin pero que no tenía contacto directo a Putin.

Foto: Reuters
Donald Trump. Foto: Reuters

La cadena estadounidense NBC afirmó haber encontrado a un hombre que vivía en el área de Washington que, según dos fuentes del FBI, coincidía con las descripciones del informe de CNN. Cuando el corresponsal de NBC se acercó a la casa, dos hombres, que se identificaron como amigos del ruso, aparecieron de improviso y le preguntaron por qué quería hablar con él.

Según los medios rusos, el espía desapareció repentinamente a mediados de 2017 tras salir de vacaciones con su familia a Montenegro. A raíz de la desaparición del funcionario, las autoridades rusas abrieron una causa penal por asesinato en septiembre del mismo año. Más tarde, los servicios rusos establecieron que las supuestas víctimas “estaban vivas y se encontraban en otro país”, señala el diario Kommersant.

La salida del espía de Rusia se dio después de que Trump compartiera con el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y su entonces embajador en Washington, Serguéi Kislyak, información de inteligencia que Israel había proveído a Estados Unidos, de acuerdo a los medios estadounidenses. Esa reunión fue en mayo de 2017.

Según The New York Times, Estados Unidos considera que la vida del informante corre peligro dados los precedentes de Rusia con supuestos intentos o asesinatos de espías, como es el caso de Serguéi Skripal el año pasado en Reino Unido. (En base a AFP y EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)