El socialismo tiene ventaja

Elección que va más allá de Andalucía

Andalucía, tradicional feudo socialista en el sur de España, celebra hoy domingo comicios regionales convertidos en ensayo general para las elecciones legislativas de fin de año.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Susana Díaz, candidata del Partido Socialista de España

"Aunque son dos elecciones totalmente diferentes, todo el mundo va a interpretar los resultados como si fueran una primera ronda de las elecciones generales", comenta Antón Losada, profesor de ciencias políticas.

Todos los sondeos predicen que ninguna de las formaciones obtendrá la mayoría absoluta en esta gran región del sur de España, donde 6,5 millones de personas están convocadas a las urnas, por lo que serán necesarias alianzas para formar un gobierno en Sevilla.

Los analistas consideran Andalucía, la región más poblada del país, como un laboratorio de las coaliciones posteriores a las legislativas en España, donde el bipartidismo imperante desde 1982 entre socialistas y conservadores parece tener los días contados por la irrupción de los antiliberales de Podemos y los centristas de Ciudadanos.

En el poder en Andalucía desde hace 32 años, el Partido Socialista (PSOE) espera mantener su hegemonía en la región, la única junto a Asturias que gobierna actualmente de las 17 existentes en España.

A pesar de los escándalos de corrupción estallados en esta región turística afectada especialmente por la construcción desenfrenada, los sondeos le auguran una pérdida de solo uno o dos escaños.

Sería una importante victoria para su líder, Susana Díaz, que con 40 años aparece como una de las figuras más influyentes del socialismo español, generando rumores de posterior candidatura al gobierno central.

Mientras, el Partido Popular, que gobierna en España, pierde incluso más fuerza en Andalucía que en el resto del país, ya que los electores de esta región devastada por el desempleo no perdonan la austeridad impuesta por los conservadores en plena crisis.

Junto a la caída de los grandes partidos, la izquierda radical de Podemos, tras sorprender en las europeas de 2014 con 1,2 millones de votos poco después de nacer, se alza a la tercera plaza en los sondeos con 15 escaños. A nivel nacional, su irrupción es más fuerte y muchas encuestas la ubican como primera fuerza.

Dudas.

Liderado por Pablo Iglesias, un profesor de ciencias políticas de 36 años con tejanos y la melena recogida en una cola de caballo, Podemos y sus promesas de poner fin a la austeridad y la corrupción de "la casta en el poder" suscitan entusiasmo.

Pero sus vínculos con el socialismo venezolano y su alianza con el partido griego Syriza, con problemas para cumplir sus promesas antiausteridad tras llegar al poder en Atenas en enero, generan dudas en una parte del electorado deseoso de un cambio pero no a cualquier precio.

Ahí surge el éxito de Ciudadanos, que también aspira a limpiar la política pero con postulados más moderados.

"Desde Ciudadanos queremos justicia, mientras que Podemos quiere venganza", afirmó su líder Albert Rivera, de 35 años, en una entrevista en el diario El Mundo. Nacido en 2006 como un partido catalán antinacionalista, Ciudadanos se reinventó como un partido nacional de centro y reformista que crece en los sondeos. A nivel nacional, el instituto Metroscopia le otorgaba en marzo 18,4% de la intención de voto, contra 12% en febrero.

"Soy Susana, tú me conoces".

Susana Díaz, candidata del Partido Socialista Obrero Español a la presidencia de la Junta de Andalucía, centró la campaña en su persona, utilizando en la escenografía de sus actos la etiqueta #YoconSusana, en tanto los videos electorales se dirigieron a los ciudadanos: "Soy Susana, tú me conoces". Asimismo, lanzó fuertes críticas al presidente del gobierno de España, Mariano Rajoy.

PREVÉN CAÍDA DEL PARTIDO POPULAR.

Socialistas deben hacer acuerdo.

Pese al cambio político que se va a producir por la entrada en la Cámara de formaciones pujantes como Podemos o Ciudadanos, la artimética y la lógica política indican que los socialistas seguirán gobernando Andalucía, aunque para garantizar la estabilidad tendrán que llegar a un acuerdo con uno de los partidos emergentes: Ciudadanos. La encuesta de Metroscopía difundida el 15 de marzo indicó que el PSOE liderado por Susana Díaz ganaría las elecciones con el 36,7% de los votos y obtendría 45 diputados, dos menos que en la anterior legislatura y 10 por debajo del umbral de la mayoría absoluta (55). La encuesta indica que el mayor descalabro lo sufriría el Partido Popular que tendría 25,1% de los votos y 29 bancas, 21 menos que hace tres años. Sería el peor resultado del centro-derecha andaluz desde 1990, cunaod el PP aún estaba lejos de tener aspiraciones reales de ser alternativa en Andalucía. Podemos se establecería como la tercera fuerza en el Parlamento autónomo con el 14,7% de los sufragios y 15 bancas. Ciudadanos se ubicaría en la cuarta posición con 11% de los votos y 12 diputados. (Fuente: El País de Madrid)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados