Dos victorias trascendentes

Coalición anuncia la muerte de comando entero del EI

Entre los dirigentes muertos estaba uno vinculado a los ataques en París.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Combates: la devastada Homs, en Siria, fue inspeccionada por civiles. Foto: Reuters.

Estados Unidos esperó ayer a que se completara la toma de Ramadi en Irak para anunciar la muerte de diez dirigentes del Estado Islámico (EI), entre ellos un "contacto directo" del cabecilla de los atentados de París, y cerrar así 2015 con un nota victoriosa que se le había resistido.

El portavoz del Pentágono a cargo de la misión estadounidense en Irak contra el grupo yihadista, el coronel Steve Warren, anunció en una teleconferencia que desde el 7 al 27 de diciembre han acabado con la vida de 10 líderes del EI en bombardeos en Siria e Irak.

Warren destacó la muerte en Siria el día antes de Navidad de Charaffe al Mouadan, dirigente del EI y "vínculo directo" con el líder de los atentados del 13 de noviembre en París, el belga de origen marroquí Abdelhamid Abaaoud.

"Lo matamos el 24 de diciembre en Siria y estaba preparando activamente nuevos ataques contra Occidente", aseguró Warren, quien también reveló que otro de los fallecidos era el encargado de falsificaciones para la red que contribuyó a los atentados de París, que dejaron más de cien muertos.

Los investigadores franceses hallaron un pasaporte sirio falso con el que Ahmed Almuhamed, uno de los atacantes suicidas de París, pudo llegar a Europa infiltrado con refugiados sirios.

El portavoz confirmó que otro de los diez líderes del EI muertos en los ataques es Siful Haq Sujen, un bangladesí que estudió en Reino Unido y tenía conocimientos para realizar ciberataques y operaciones de contrainteligencia.

Esta operación se suma a la del 7 de diciembre cuando acabaron con la vida de un responsable de gestión de finanzas y equipamiento del EI y con el emir del EI en la provincia de Kirkuk (Irak), Abu Wadha.

El anuncio de la decena de líderes yihadistas muertos se hizo al día siguiente de que el Ejército iraquí tomara el centro de gobierno de la ciudad de Ramadi, la capital de la provincia suní de Al Anbar.

La caída de Ramadi puso fin a siete meses de ocupación de la ciudad por parte del EI, cuyos avances en Irak y Siria habían elevado las críticas a la estrategia estadounidense, que parecía no estar poniendo a los yihadistas suníes en retirada.

"Además de nuestras operaciones tácticas, estamos golpeando la cabeza de la serpiente con la muerte de líderes del EI", explicó Warren.

La carta de triunfo fue, sin duda, el yihadista francés Charaffe al Mouadan, quien estaba estrechamente vinculado a Samy Amimour, uno de los terroristas suicidas que actuó en la sala de espectáculos Bataclan de París el 13 de noviembre.

Pieza clave.

El anuncio de su muerte por el Pentágono hizo que los medios franceses pusieran ayer de relieve la relación de Al Mouadan con Amimour, e incluso las sospechas de que el primero pudo haber estado implicado en la masacre del Bataclan. El diario "Le Parisien" había revelado la semana pasada que los investigadores de los ataques del 13-N barajan que Al Mouadan fuera la persona que respondía al alias de "Suleimán" que los yihadistas mencionaron en una conversación.

Según un testigo presente en la sala de conciertos, uno de los asesinos dijo a otro si iba a llamar al citado Suleimán, a lo que esa persona le respondió que no. Al Mouadan, nacido el 15 de octubre de 1989 de padres marroquíes, se crió en la ciudad de Drancy, en la periferia noreste de París, y allí fue donde conoció a Amimour, sobre quien influyó en su radicalización integrista, según fuentes de la investigación citadas por "BFM TV".

Los dos fueron detenidos e imputados por terrorismo en octubre de 2012 por sus planes para sumarse a grupos yihadistas en Somalia o Yemen.

Quedaron en libertad bajo control judicial, pero pese a ello al año siguiente pudieron viajar a Siria para integrarse en el Estado Islámico (EI).

De acuerdo con el Pentágono, Al Mouadan y los otros líderes del Estado Islámico muertos estos últimos días en ataques de la coalición en Siria estaban planeando activamente atentados contra Occidente, aunque no se sabe qué planes tenían o si eran inminentes.

Cabe recordar que en los últimos días surgió un alerta por atentados en alguna capital europea, proveniente del intercambio de información entre los servicios de inteligencia.

Las autoridades estadounidenses señalaron que el terrorista francés también estaba ligado directamente a Abdelhamid Abaaoud, considerado el "cerebro" de los ataques de en París del 13 de noviembre, que murió cinco días después en una operación policial en la ciudad de Saint Denis, al norte de la capital francesa.

Con la toma de la ciudad iraquí, esta operación anotará un triunfo contundente antes de cerrar el año en la lucha contra el grupo yihadista.

Llamado a Asad para abandonar el gobierno.

Los ministros de Exteriores de Arabia Saudita, Adel al Yubeir, y de Turquía, Mevlüt Cavusoglu, reiteraron ayer su llamamiento para que el presidente Bashar al Asad abandone el poder como única salida al conflicto en Siria. Los dos titulares se reunieron en la capital saudita en el marco de una visita oficial de dos días que una delegación turca, encabezada por el presidente Recep Tayyip Erdogan, realiza a Riad. Erdogan se reunió ayer con el rey de Arabia Saudita, Salman Bin Abdelaziz, y ambos abordaron las relaciones bilaterales.

Empieza la reconstrucción de devastada ciudad de Ramadi.

La ciudad iraquí de Ramadi se enfrenta al reto de la reconstrucción y la vuelta de los desplazados, después de su liberación del yugo del grupo terrorista Estado Islámico (EI), que ha dejado la ciudad sembrada de explosivos. Un día después de haber recuperado el control de la ciudad, la prioridad de las tropas iraquíes es desactivar los artefactos explosivos colocados por los yihadistas en edificios y calles de Ramadi. Fuentes militares explicaron a Efe que estas tareas llevarán tiempo debido a la gran cantidad de explosivos y a que es difícil hallarlos entre los escombros de los edificios bombardeados. A medida que los barrios son limpiados de esos explosivos y de posibles focos de resistencia, son entregados a las autoridades locales para que garanticen su seguridad y preparen la vuelta de los residentes, algunos de los cuales se muestran ansiosos. El 80 % de la ciudad está destruido, según los datos ofrecidos por la Gobernación de la provincia de Al Anbar, cuya capital es Ramadi.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados