PREOCUPACIÓN

Centro de Portugal en alerta por los incendios forestales

Vientos, sequía y elevada temperatura contribuyeron a la propagación del fuego; sospechas acción criminal.

Incendio forestal en Portugal. Foto: AFP
Al menos 30 personas debieron ser asistidas por los servicios médicos, algunas graves. Foto: AFP

Portugal permanecía ayer domingo en alerta máxima por un incendio en el municipio de Vila de Rei y que se extendió a Mação, ciudad de unos 7.000 habitantes, en el centro del país. El fuego avanzaba y la situación era muy grave, con 30 personas asistidas por los servicios médicos.

El comandante de Protección Civil Luís Belo Costa informó que la tarde de ayer fue “muy compleja y difícil” por los factores meteorológicos, que se agravaron antes de lo que estaba previsto. La rotación del viento provocó dificultades respecto a la dirección de propagación del fuego, lo que generó igniciones en sitios donde las fuerzas de combate estaban menos reforzadas. Además, esa zona sufre una fuerte sequía con temperaturas de 35 ºC.

El fuego en Vila de Rei, contra el que trabajan más de 800 bomberos, alcanzó varias viviendas, aunque Protección Civil todavía no tiene un registro del número de casas afectadas.

Los efectivos terrestres y aéreos están concentrados para que las llamas no afecten a diferentes cascos urbanos como los de Cardigos, Casas da Ribeira, Sernadas o Freixoeirinho.

El fuego cruzó a media tarde la carretera que une Cardigos con Arganil (5,8 kilómetros), por lo que en esta zona las llamas siguen descontroladas.

Numerosos vecinos de estos pueblos permanecen apostados en los cruces de carretera, a la espera de si pueden continuar la marcha, por miedo a ser alcanzados por el frente, cuyas llamas se alzaban a alturas de más de diez metros junto a la carretera.

Una playa fluvial de Cardigos tuvo que ser desalojada, cuando estaban en ella varios cientos de usuarios.

Las autoridades investigan las circunstancias de los incendios de este fin de semana en el centro de Portugal y, según medios locales, la Policía Judicial encontró artefactos incendiarios en Vila de Rei que podrían estar en el origen de las llamas.

“El origen de los incendios está siendo investigado. Aquí hay algo raro: ¿cómo puede ser que cinco fuegos de dimensiones significativas hayan empezado en lugares tan cercanos?”, se preguntó el ministro del Interior, Eduardo Cabrita, en aparente alusión a una pista criminal.

Un presunto responsable de los incendios, un hombre de 55 años, fue detenido en Castelo Branco, informó la policía judicial. Es sospechoso de haber iniciado el fuego en los alrededores de esa ciudad, aunque visiblemente no está vinculado con los grandes fuegos que estallaron el sábado.

El ejército también se movilizó, con el envío de 20 soldados y maquinaria pesada para abrir vías y facilitar el acceso a los bomberos.

Cinco regiones del centro y el sur de Portugal estaban en alerta máxima por el riesgo de incendio.

Estas regiones del centro de Portugal están poco pobladas. Sus habitantes, con pocos recursos, suelen plantar eucaliptos, una especie de árbol que crece rápidamente y que es apreciado por los fabricantes de papel.

Pero esa reforestación se hace a menudo sin control, en áreas con valles frondosos, donde no se limpia adecuadamente el sotobosque. El eucalipto es además un árbol altamente inflamable.

Portugal vive bajo el recuerdo de los pavorosos incendios de junio y octubre de 2017 también en el centro del país, que causaron la muerte de 114 personas en total.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados