LA BITÁCORA

El "Brexit" de los colombianos

El plebiscito sobre el acuerdo de paz terminó siendo una batalla personal entre Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe. Habían sido un dúo invencible. Con Uribe como presidente y Santos como ministro de Defensa, el ejército puso en retroceso a las FARC.

Le propinó golpes demoledores, como la "Operación Jaque", que liberó a Ingrid Betancourt y a otros catorce secuestrados. También capturó y extraditó al narco-guerrilleros como Simón Trinidad; mató a la comandante Karina, jefa del frente que había asesinado al padre de Uribe, y a los principales líderes de las FARC: Raúl Reyes, Iván Ríos, Luis Briceño y Alfonso Cano. Pero después se convirtieron en sus respectivos peores enemigos.

Finalmente, Uribe logró que Santos hiciera un tremendo papelón ante Colombia y el mundo. Líderes y representantes de muchos rincones del planeta estuvieron en Cartagena siendo parte de un monumental acto que las urnas, seis días después, convirtieron en acto fallido.

¿Por qué se equivocó Santos? Porque se dejó llevar por la ansiedad de extinguir la presencia política de Uribe y de conquistar el capítulo más rutilante de la historia colombiana. Entonces empezó a buscar más un Nobel de la Paz, que una pacificación lógica. Y las FARC vieron el flanco que les abría esa ansiedad y le sacaron en la negociación más concesiones que las justificables.

Santos cayó en la falacia de presentar a las FARC como si fuera la misma guerrilla que nació en la llamada República de Marquetalia, legitimada por el campesinado y digna en su forma de hacer la insurgencia. Esa guerrilla había dejado de existir tras la muerte de su fundador, Jacobo Arenas, en 1990. Desde entonces comenzó a envejecer y a envilecerse. Se asoció con el siniestro cartel de Sinaloa, reclutó niños, industrializó el secuestro extorsivo y cometió masacres.

Con ese aparato delictivo negoció Santos, presentándolo como si tuviera la legitimidad insurgente que tuvo el FMLN cuando negoció la paz en El Salvador, cuando la guerrilla salvadoreña nunca se criminalizó como las FARC.

Como si pudiera mostrar desde la tierra el lado oscuro de la luna, Uribe logró mostrar a los colombianos el lado oscuro del acuerdo.

El gobierno tenía todos los telescopios y mostraba sólo el lado que quería mostrar. Por eso, cuando Santos ya había cantado victoria, Uribe, el ex aliado y mentor que terminó siendo su peor enemigo, le propinó el sopapo que lo dejó políticamente grogui.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)