ENCUENTRO ENTRE MANDATARIOS

Biden-Putin, una cumbre en Suiza que mira el mundo

Pierre Ruetschi, director ejecutivo del Club Suizo de la Prensa aconseja ser prudente en materia de expectativas. “Varios asuntos van a ser abordados. Pero no se esperan resultados espectaculares.

Algunos de los soldados que integran el dispositivo de seguridad por la cumbre entre Putin y Biden. Foto: EFE
Algunos de los soldados que integran el dispositivo de seguridad por la cumbre entre Putin y Biden. Foto: EFE

El lugar en el que se reúnen hoy miércoles Joseph Biden y Vladimir Putin es uno de los más bonitos de una ciudad como Ginebra en la que abundan los lugares de vistas espectaculares.

La casona La Grange del siglo XVIII está en lo alto de una colina cuya suave pendiente termina en el lago Lemán. Al otro lado del lago está la cadena del Jura, ya en territorio francés. El parque de 12.000 m2 es, en días normales, un paseo en el que se pueden apreciar cientos de variedades de rosas.

El predio tiene, además, restos de una mansión romana que contaba con una treintena de habitaciones. Fue donado en 1917 y a perpetuidad a la ciudad de Ginebra por el magnate William Favre, protector de las artes y dueño de una biblioteca de 12.000 libros, incluidos decenas publicados en los siglos XV y XVI.

Favre había dispuesto que algunos muebles no podían cambiarse de lugar. Pues bien, parece que su voluntad no ha podido ser respetada en su totalidad y el tema ha sido objeto de complicadas negociaciones entre los administradores del lugar y las delegaciones de Estados Unidos y Rusia.

Quienes participaron en la organización de la seguridad en la cumbre Ronald Reagan-Mijail Gorbachov de 1985 consideran que el hecho de que se haya decidido que la reunión se realizara en la orilla izquierda del lago es sorprendente porque representa una complicación. Del otro lado están las embajadas de los dos países involucrados, el aeropuerto, las Naciones Unidas y el hotel Intercontinental.

Suiza consiguió, al lograr ser sede de esta cumbre, reafirmar por enésima vez su posicionamiento histórico como lugar neutral que genera confianza de las distintas partes y eso genera orgullo en la clase política helvética.

Pierre Ruetschi, director ejecutivo del Club Suizo de la Prensa y columnista de Tribune de Geneve, el diario local de referencia, dijo a El País que Ginebra fue elegida por dos razones principales. “Es territorio suizo y por lo tanto neutral, lo que conviene a las dos delegaciones. Y Suiza y Ginebra han demostrado varias veces que son capaces de asegurar la seguridad de una cumbre de esta importancia y su organización. La cumbre Reagan-Gorbachov parece haber dejado buenos recuerdos a una parte y a otra”, señaló.

Ruetschi aconseja ser prudente en materia de expectativas. “Varios asuntos van a ser abordados. Pero no se esperan resultados espectaculares. Los dos presidentes parecen estar en búsqueda de estabilidad y previsibilidad. Habrá, sin duda, algunos puntos de convergencia posible, por ejemplo, sobre las tratativas sobre el cambio climático”, opinó.

Biden se reunirá con Guy Parmelin, el presidente de la Confederación Suiza, un viticultor de 61 años, del cantón francoparlante de Vaud, integrante del partido conservador Unión Democrática de Centro.

El presidente estadounidense ha dicho en alguna oportunidad que veía a Suiza como un “paraíso fiscal”.

Ruetschi relativiza estos comentarios. “Las relaciones son consideradas como buenas a pesar de esta salida de tono de Biden. Suiza es muy útil para la cuestión de Irán, un asunto para el que juega de larga data un rol de facilitador. Y Suiza espera concluir con Washington un acuerdo comercial que se negocia desde hace tiempo. Es probable que busque avanzar en este tema”, consideró.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados