TERRORISMO

Los “Beatles”, iconos sádicos del grupo Estado Islámico serán juzgados en EE.UU.

Cuatro hombres se han convertido en un símbolo del yihadismo globalizado.Deben su notoriedad a los crímenes que cometieron para ISIS.

El sheikh: apodado “George”, uno de los qué será juzgado. Foto: Reuters
El sheikh: apodado “George”, uno de los qué será juzgado. Foto: Reuters

Sus rehenes les apodaban los “Beatles” debido a su acento inglés. Conocidos por su crueldad, estos cuatro hombres, de los cuales dos serán juzgados en Estados Unidos, se han convertido en un símbolo del yihadismo globalizado.

Aún se desconoce mucho sobre ellos pero deben su notoriedad a los crímenes que cometieron en nombre del grupo Estado Islámico (ISIS).

¿Cómo es posible que estos soldados del horror tengan un apodo tan simpático? Un reflejo de rehenes, explica Nicolas Hénin, quien fue prisionero del ISIS durante 10 meses y que estuvo bajo la vigilancia de los “Beatles”.

“Desde el primer día, solo en mi celda, les puse apodos a mis carceleros. Era una forma de romper su anonimato y ridiculizarlos. Es parte de los reflejos de supervivencia del rehén”, añade.

El acento británico hizo el resto. Según Hénin, ex periodista francés, que se convirtió en consultor en materia de antiterrorismo, el mérito es de John Cantlie, corresponsal de guerra y “gran fan de Rock’n Roll”.

El más conocido fue Mohamed Emwazi, alias “Jihadi John”, que fue asesinado por un avión teledirigido estadounidense en noviembre de 2015 y aparece en múltiples vídeos de degollamientos.

Aine Lesley Davis (“Paul”) fue detenido en Turquía el 13 de noviembre de 2015. Fue condenado a siete años y medio de prisión por delitos de terrorismo por un tribunal turco.

Alexanda Amon Kotey (“Ringo”) y El Shafee el-Sheikh (“George”), detenidos en Irak, acaban de ser trasladados a Estados Unidos. Se les acusa de ser responsables de la detención y decapitación de más de 27 rehenes.

Algunos de los actos “cometidos por los ‘Beatles’ son crímenes de guerra, como tomas de rehenes, torturas, las violaciones y las decapitaciones difundidas en videos”, apunta Tanya Mehra, investigadora del Centro Internacional de Lucha contra el Terrorismo (ICCT) de La Haya.

En su apogeo, los “Beatles” habían adquirido una sólida reputación dentro del califato del ISIS. “Sus métodos sádicos no tenían límites, incluyendo la crucifixión y el ahogamiento”, señalan Anne Speckhard y Ardian Shajkovci, que conocieron a Kotey en su celda de la prisión en Siria.

Los sobrevivientes relataron amenazas con pistolas en la sien, espadas en la garganta, palizas, tortura con electricidad y ejecución filmadas, añaden los investigadores en un artículo para el Centro Internacional para el Estudio del Extremismo Violento (ICSVE).

Esta crueldad genera prestigio en las filas del ISIS. “Se consideraban a sí mismos como las fuerzas especiales del Califato”, dice Hénin, describiendo “una arrogancia muy grande, un nivel de convicción y desprecio por los hechos y una indiferencia a la violencia que era bastante asombrosa”.

Esto les garantizó un vínculo directo con el portavoz del ISIS, Abu Mohamad al-Adnani, y con el “Califa”, el iraquí Abu Bakr al-Baghdadi.

“Se beneficiaron de su estatus de celebridad”, indica Dan Byman, profesor y experto en yihadismo de la Universidad de Georgetown en Washington. “Eran portadores de una mística de ‘chicos malos’ que motivó a algunos individuos a unirse al grupo”, agrega.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados