El orden mundial de Donald Trump

Acuerdan la primera cumbre Trump-Putin en terreno neutral

Sería en un país europeo luego de la cumbre de la OTAN el 11 y 12 de julio.

Putin y Trump se encontraron en el G20 de Alemania hace un año. Foto: EFE
Donald Trump-Vladimir Putin: hasta ahora coincidieron en dos oportunidades: en julio de 2017 en el G20 de Alemania y en noviembre en la APEC. Foto: EFE

Vladimir Putin y Donald Trump preparan su primera cumbre. Será en un país neutral, como la de Trump con el norcoreano Kim Jong-un el pasado 12 de junio. La cumbre ruso-estadounidense quedó confirmada ayer miércoles luego de una reunión en Moscú entre el presidente Putin y el consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton.

"Lo que puedo decir es que hemos llegado a un acuerdo para celebrar una cumbre, e incluso hemos acordado la fecha y el lugar" del encuentro, que se anunciarán hoy jueves en forma simultánea en Washington y Moscú, declaró a las agencias de prensa rusas el consejero del Kremlin, Yuri Ushakov.

Este cara a cara de Trump y Putin se celebrará en "un tercer país, muy práctico tanto para Rusia como para Estados Unidos", agregó Ushakov.

Las relaciones entre Moscú y Washington, envenenadas por la guerra en Siria, la crisis ucraniana y las acusaciones de injerencia rusa en las presidenciales estadounidenses de 2016, nunca habían sido tan malas desde el fin de la Guerra Fría.

Putin y Trump se reunieron por primera vez en julio de 2017 durante la cumbre del G20 en Alemania. La última vez que se encontraron fue en noviembre de ese año, en el marco del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

"Desgraciadamente las relaciones ruso-estadounidenses no están en el mejor nivel", lamentó ayer Putin, considerando que "en granparte es el resultado de la dura lucha de política interior en Estados Unidos". "Rusia nunca deseó el enfrentamiento", afirmó Putin, insistiendo en que quiere restablecer "relaciones completas, sobre la base de la igualdad y el respeto recíproco".

"Espero que podamos, como en las negociaciones con sus colegas, debatir sobre la posibilidad de mejorar la cooperación entre Rusia y Estados Unidos", respondió por su parte Bolton.

Putin, cuyo país acoge actualmente el Mundial de Fútbol, felicitó a Estados Unidos por haber logrado, junto con México y Canadá, la organización de la Copa del Mundo de 2026: "Compartiremos nuestra experiencia con ustedes con gusto", dijo sonriendo.

La cumbre Trump-Putin será observada al detalle, sobre todo debido a las acusaciones de injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016, algo que Rusia desmiente.

La cita podría tener lugar en una capital europea, antes o después de la cumbre de la OTAN, prevista para los días 11 y 12 de julio en Bruselas. El sitio de información estadounidense Politico citaba Helsinki como posible sede de la cumbre. Otra posibilidad es que se realice en Viena. La cumbre también podría darse inmediatamente después de la visita de Trump al Reino Unido, prevista para el 13 de julio.

Por ahora se sabe que la cumbre será por la tarde y durará varias horas, incluirá un cara a cara, una posible una rueda de prensa conjunta.

Antes de reunirse con Putin, Bolton mantuvo una reunión de trabajo con el jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, con quien evocó durante hora y media los conflictos en Siria y Ucrania, además de las relaciones bilaterales. "No esperamos resultados concretos de esa reunión, porque ha pasado mucho tiempo sin una cumbre oficial entre los mandatarios de nuestros países", afirmó Bolton.

EE.UU. mantendrá las sanciones a Rusia

Es sabido que dos de los asuntos que más preocupan a Vladimir Putin de la política de Estados Unidos son las sanciones económicas contra Rusia y el despliegue del sistema antimisiles cerca de las fronteras rusas. El consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, confirmó ayer miércoles en Moscú que la postura de la Casa Blanca en las dos cuestiones es inamovible.

Además, ayer casi al mismo tiempo que en Moscú se oficializaba la próxima cumbre entre Putin y Donald Trump, en Nueva York países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU reclamaban a Rusia que respete sus compromisos en el sudoeste de Siria y ayude a detener la ofensiva del ejército sirio, respaldado por Moscú, que amenaza, según la ONU, el relanzamiento de un proceso político en el país.

"Estados Unidos puede confirmar que Rusia llevó a cabo estos últimos días bombardeos en la zona de desescalada del sudoeste" de Siria, dijo Jonathan Cohen, embajador adjunto en la ONU durante una reunión mensual del Consejo sobre Siria.

Por su lado, el embajador francés François Delattre, dijo que su país "llama a todos, comenzando por Rusia, a respetar los compromisos asumidos para que esta ofensiva cese de inmediato".

MENSAJE A EE.UU.

China "no cede ni una pulgada de territorio"

China está comprometida con la paz y no provocará "caos" en el mundo, pero no cederá una pulgada de su territorio, le dijo ayer miércoles el presidente chino, Xi Jinping, al secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis.

Mattis ha sido muy crítico de los movimientos militares de China en el Mar de China Meridional. Las fuerzas armadas estadounidenses incluso retiraron una invitación a China a participar en un ejercicio naval multinacional.

La visita de Mattis a China tiene lugar en momentos de una creciente tensión comercial entre las dos economías más grandes del mundo. China también está suspicaz sobre las intenciones de Estados Unidos respecto a la isla de Taiwán, que tiene un autogobierno democrático y al que Washington provee de armas. China considera a la isla como parte sagrada de su territorio.

En una reunión en el Gran Salón del Pueblo de Pekín, Xi le dijo a Mattis que China solo tiene intenciones pacíficas y que no "provocará caos", informó la televisión estatal. Añadió que los intereses comunes de ambos países superan con creces sus diferencias, pero que en temas territoriales no habrá concesiones.

"No podemos perder incluso una pulgada del territorio que dejaron nuestros ancestros. Lo que es de otros pueblos no lo queremos", declaró Xi, citado por la televisión estatal.

Estados Unidos acusa a China de militarizar el Mar de China Meridional con su trabajo de construcción de islas artificiales allí, mientras que a Pekín le molestan las patrullas navales estadounidenses en su vía marítima estratégica.

No obstante, ambos países tienen amplios intereses estratégicos comunes, como la estabilidad en la Península de Corea. China elogió la histórica cumbre de este mes entre Donald Trump y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, en Singapur.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados