preparan lista de productos con precios congelados para frenar inflación

Temor al desempleo casi iguala al de la inseguridad en Uruguay

En un contexto complicado por la elevada conflictividad laboral, el alza del dólar que puede alimentar la inflación, la desaceleración económica y un deterioro de las expectativas, el gobierno acelera un acuerdo para mantener estables por dos meses los precios de alrededor de 300 productos de primera necesidad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Se movilizaron por el Centro los sindicatos de UTE, Ancap, Aebu y la enseñanza pública. Foto: F.Flores.

Será anunciado probablemente este jueves por el ministro de Economía, Danilo Astori. Por otro lado, la empresa Equipos Consultores divulgó ayer una encuesta que indica que el desempleo ya es la mayor preocupación para el 33% de la población, apenas detrás de la inseguridad que sigue en primer lugar.

En el acuerdo de precios participarán la Cámara de Industrias, supermercados como Tienda Inglesa y Disco y los importadores de alimentos. La Cámara de Comercio no fue invitada y es muy escéptica. Ayer en la Cámara de Industrias hubo una reunión para aunar criterios.

El lunes Astori recibió en su despacho a los actores privados, según informó ayer El Observador. Astori, que estaba acompañado por el director de la Asesoría Macroeconómica, Andrés Masoller, y el subsecretario Pablo Ferreri, les pidió un acuerdo similar al que tuvo vigencia entre marzo y fines de junio del año pasado. Pero este año, los privados advirtieron que el acuerdo no podrá ser exactamente igual. Fernando Melissari, presidente de la Asociación de Importadores Mayoristas de Almacén, dijo a El País que considera difícil que el acuerdo pueda ser por tres meses y entiende más realista un plazo de dos. "Faltan algunos detalles, va a ser un acuerdo voluntario, similar al del año pasado. Su continuidad va a depender sí o sí del dólar", explicó. Se baraja una lista de 300 productos, similar a la del año pasado, entre los que estarán el arroz, el azúcar, las pastas, las harinas, el aceite y los artículos de limpieza, informó.

Lo que limita el margen de maniobra, según el empresario, es que el dólar subió "muy rápido en los últimos días y no dio tiempo para nada, el alza nos sorprendió". A esto se suma que los importadores mayoristas subieron los salarios 8,53% el pasado 1° de julio porque así lo establecía el convenio salarial del sector, agregó. "Se nos pidió que colaboremos y vamos a tratar. Será un sacrificio bastante grande", señaló.

El dólar subió en lo que va del mes 5,5% y en lo transcurrido del año, 17,15%, lo que encarece los productos importados. El gobierno quiere evitar que la inflación llegue al 10% anual.

El presidente de la Cámara de Industrias, Washington Corallo, dijo a El País que participó de la reunión el lunes junto con el secretario de la gremial, Juan Carlos de León, y que se transmitió el pedido del gobierno a las gremiales vinculadas a la alimentación que conforman la cámara. La intención oficial es que el ministro Astori haga los anuncios este jueves en conferencia de prensa, señaló. "El combate a la inflación es algo bienvenido por la gente y los gobiernos, lo que apoyamos si no va en detrimento de la actividad empresarial", dijo Corallo.

Cambadu, que reúne a los almaceneros y baristas, participó en la reunión del lunes pero es difícil que suscriba el acuerdo final. A priori, considera que no puede pedirle a sus asociados que contengan sus precios.

Está confirmado que la Cámara de Comercio no participará. Su presidente, Carlos Perera, dijo a El País que "no participamos, ni nos invitan y es un problema menos para nosotros". Para Perera, no se le puede pedir a una pequeña o microempresa que no traslade sus costos a los precios". Los acuerdos "pueden ser para el corto plazo pero no resultan para el mediano, no es fácil, es mejor que no estemos", señaló.

Preocupa el empleo.

El intento del gobierno por quitarle impulso a la inflación (que en los 12 meses cerrados a junio se ubicó en 8,53%) se produce en un contexto de mayor pesimismo de la población respecto a la marcha de la economía, según una encuesta de la empresa Equipos que presentó su director de Opinión Pública, Ignacio Zuasnabar, en un desayuno organizado por el banco HSBC. La inseguridad sigue siendo el principal problema del país para el 39% de los encuestados, pero el desempleo que en abril era la más importante dificultad de Uruguay para el 12% de los interrogados, pasó a serlo para el 33% en junio. Zuasnabar consideró que el consumidor uruguayo entró en una etapa de menor optimismo y el 68% espera una inflación alta. El 52% aguarda que el desempleo suba. Es el mayor nivel desde fines de 2008 cuando esa era la opinión del 49% de los encuestados. La situación ha cambiado la agenda de prioridades de los ciudadanos, valoró.

En el mismo evento, el economista de CPA Ferrere Alfonso Capurro, señaló al analizar la situación económica que "lo malo de la historia es que lo que antes eran amenazas se consolidaron y dejaron de ser amenazas y pasaron a ser hechos instalados y lo bueno es que la política económica va en línea con los desafíos".

Capurro mencionó como factores que complican a Uruguay el deterioro de la situación regional, la caída de los precios internacionales y el hecho que los países vecinos están devaluando a mayor ritmo que Uruguay. "Si quisiéramos mañana tener la misma competitividad que tuvimos con Brasil en los últimos 30 años precisamos un dólar 30% más alto, instantáneamente", advirtió Capurro.

El especialista cree que la producción de las dos plantas de celulosa infla las cifras de crecimiento del Producto Bruto Interno. Su pronóstico es que la actividad crecerá 2,5% este año (1,5% si no se computase Montes del Plata) y 2% en 2016. En 2010 la actividad creció 9,9%, en 2011, 5,2%, en 2012, 3,3%, en 2013, 5,1% y en 2014, 3,5%. (Producción: Maximiliano Montautti).

LAS DIFICULTADES PARA LA RONDA

Clasificar sectores de actividad

El informe del Instituto de Relaciones Laborales dijo que la clasificación por sectores que propone el gobierno para la ronda salarial quizás en algunos casos sea posible, pero advierte que hay intereses contradictorios, además de que en cada sector hay empresas con situaciones diferentes. "Este será un tema que de acuerdo a lo ocurrido en años anteriores puede tener dificultades para su resolución", dice el informe.

Correctivo a fin de cada año

"Muy probablemente los delegados sindicales propongan que los correctivos se incluyan al fin de cada año, para tener una garantía de que los salarios no decrecerán o decrecerán si la inflación crece por dos años (que es cuando los criterios incluyen el primer correctivo)", dice el Instituto de Relaciones Laborales. Agrega que probablemente los sindicatos propongan que en lugar de ajustes semestrales haya uno anual, lo que implicará un aumento del salario real.

Escenarios de ajustes nominales

El Instituto de Relaciones Laborales considera que la propuesta del Pit-Cnt de que los aumentos salariales acompañen el crecimiento de la economía, no será apoyada por el gobierno y las empresas. "Esto puede originar una conflictividad importante", dice el informe. Otra alternativa es ajustes que acumulen la inflación esperada, correctivos y crecimiento. En este caso tampoco contarían con el apoyo del gobierno, pero sí de los empresarios.

Alza y baja salarial por sector

El Instituto de Relaciones Laborales considera que con los lineamientos del gobierno no puede afirmarse un descenso de todos los salarios reales, pero tampoco un crecimiento asegurado. En los sectores dinámicos (los que crecen por encima del 4% anual) los salarios crecerán; en los medios crecerán si la inflación tiene un descenso significativo; y en los con dificultades seguramente tengan un descenso incluso con una inflación inferior a la actual.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados