Michael Berkowitz

"Montevideo es un ejemplo excelente de ciudad resiliente"

Según la Real Academia Española la resiliencia es la "capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido".

Michael Berkowitz. Foto: Andy Lane
Michael Berkowitz. Foto: Andy Lane

En 2013 Michael Berkowitz dejó su trabajo como jefe de operaciones globales de riesgo del Deutsche Bank para pasar a formar parte de la fundación Rockefeller, más en concreto: pasaría a crear la organización 100 Resilient Cities (100 Ciudades Resilientes). Este nuevo organismo tendría como objetivo formar una red de ciudades con las que se trabajaría en su recuperación ante la adversidad. En 2016 se abrió un llamado y más de 1000 ciudades se presentaron, entre ellas Montevideo, que quedó seleccionada como una de las urbes más resilientes del planeta.

El pasado sábado Berkowitz visitó Montevideo, realizó una recorrida por el arroyo Pantanoso —uno de los objetivos de rehabilitación que se propone 100 Resilient Cities— y pudo salir a andar en bicicleta por la rambla, entre otras actividades. En ese marco, conversó con El País sobre el trabajo que realiza la organización que preside.

—¿Qué es lo que hace exactamente 100 Resilient Cities?

—Trabajamos con 100 ciudades alrededor del mundo. Son urbes que consideramos más resilientes por cómo ellas sobreviven y prosperan. Lo que hacemos es ayudarlas alcanzar esa resiliencia propia, analizamos sus oportunidades y sus iniciativas para hacerlas más fuertes; las conectamos con plataformas y asociaciones del sector privado, la academia o algunas organizaciones no gubernamentales de alrededor del mundo que tienen formas innovadoras para enfrentar sus problemas. Ponemos todo esto en una red peer to peer (entre pares) para que se apoyen entre sí y puedan convertirse en ciudades resilientes.

—¿Qué necesita una ciudad para convertirse en parte de 100 Resilient Cities?

—Nosotros elegimos las ciudades en base a tres desafíos, en función a ellos hubo más de 1.000 aplicantes y seleccionamos unas 105. Lo que intentamos es cambiar la forma en la que las ciudades planean y actúan frente a los problemas. Todas las ciudades del mundo pueden hacer eso si mostramos cómo lo hace este grupo, por eso seleccionamos perfiles diversos. Tenemos ciudades muy grandes en cuanto a capacidad como Río de Janeiro, Ciudad de México o Lagos, tenemos ciudades pequeñas como Oklahoma o ciudades medianas como Montevideo. Pensamos que las que no fueron seleccionadas necesitan inspirarse en otras ciudades que se vean como ellas.

—¿Hay una ciudad meta a la que observar?

—No, pero sí hay ciudades que hacen un trabajo muy interesante. Por ejemplo, Rotterdam en Holanda es una localidad de punta desde el punto de vista de la prevención, desde el punto de vista de la ingeniería acuática y recientemente han comenzado a comprender que sus desafíos están en la integración social. Una de las cosas que están haciendo es, por ejemplo, por cada dique o sistema de drenaje que construyen, también integran un parque, una infraestructura verde o un lugar donde la gente se pueda integrar y formar lazos más fuertes y así crear una comunidad más fuerte. Creo que Montevideo también es un excelente ejemplo de ciudad resiliente. Estuve en lugares donde entienden cuáles son las necesidades de la comunidad, trabajan con ella y buscan mejorar las condiciones. Realmente han hecho trabajos inclusivos por nuestro proyecto y creo que eso hace a las ciudades más fuertes y resilientes.

—¿Qué hace a Montevideo una de estas ciudades resilientes?

—Uruguay es uno de los países líderes en desarrollo progresivo en este momento, está pasando a ser uno de los países con más energía renovable. Lo que hicimos en el fin de semana fue un tour en el Arroyo Pantanoso, que es un proyecto grande y complejo. Este problema tiene un componente medioambiental; también hay un componente social, ya que mejorar la vivienda e informalidad allí es un punto clave; y después, hay un componente de desarrollo financiero, porque va a haber que encontrar trabajo para las personas que viven en esas áreas. En el pasado lo que se ha hecho es acercarse de formas diferentes, pero la realidad es que si se piensa en todas las aristas juntas probablemente se llegará a una solución mejor y eventualmente se tendrá una ciudad más resiliente. Creo que eso es posible porque está bajo el liderazgo de un intendente como Daniel Martínez. De todos modos, considero que Montevideo tiene mucho que aprender de la red 100 Resilient Cities.

Ranking. El ICD mide la habilidad de los departamentos de gestionar eficientemente los recursos. Foto: Nicolás Pereyra.
Foto: Nicolás Pereyra.

—¿Cuáles son los siguientes pasos a seguir?

—Montevideo acaba de publicar sus estrategias resilientes en los últimos meses y es genial que las ciudades lo hayan hecho, lo siguiente es que las apliquen. Yo no dudo que Montevideo las aplicará, tiene una gran capacidad. Gracias a la capacidad de ejecución de la Intendencia, probablemente lo logre rápido. Uno de los desafíos es la continuidad luego de las elecciones, ya que el intendente no se quedará para siempre y estas estrategias podrían depender mucho de quiénes estén en los cargos.

—¿En dos años podrían aplicarse la mayoría de estas estrategias?

—Hay estrategias que podrían ser aplicadas antes de los dos años, pero algunas son más de largo plazo. Si pensamos en las cosas que hacen una ciudad más resiliente son temas que son más grandes. Son aquellas cosas que educan a las personas, que generan más oportunidades de trabajo y son proyectos que hacen a la ciudad más fuerte. Ese tipo de proyectos no se implementan solo en dos años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)