CENTRO EDUCATIVO DEL BARRIO MARACANÁ

Alertan por consumo de marihuana en escuela

Padres de alumnos se unieron para reclamar “una solución”.

Escuela de tiempo completo N° 385: está ubicada en el barrio Maracaná; al lugar asisten cerca de 290 alumnos. Foto: Google Maps
Escuela de tiempo completo N° 385: está ubicada en el barrio Maracaná; al lugar asisten cerca de 290 alumnos. Foto: Google Maps

Desde hace dos semanas, dos niños de 10 y 13 años mantienen en vilo a las autoridades y familias de los alumnos de la escuela N° 385 del barrio Maracaná: consumen drogas en la institución, amenazan a las niñas y agreden física y verbalmente a varios de sus compañeros.

Desesperada —y luego de agotar todos los recursos— Deborah Custodio, madre de uno de los estudiantes de la escuela, decidió denunciar la situación en su perfil de Facebook:

"Dos alumnos, que son hermanos, de 10 y 13 años, consumen marihuana en horario escolar dentro del centro educativo y amenazan a las niñas con que las van a violar si van al baño solas", escribió Custodio en la red social. Los hechos llevaron a un grupo de padres a realizar la denuncia en la comisaría y a enviar una carta a las autoridades de Primaria, pero hasta el momento "nadie ha hecho nada", dijo.

Tras las denuncias policiales, los padres de los dos hermanos fueron citados en varias oportunidades a la escuela, pero según contó Custodio a El País, se presentaron solo una vez. "No hubo solución: la madre no vive con ellos y el papá le dijo a la directora que él no sabía qué hacer, porque como la marihuana era legal... Me parece una respuesta absurda", dijo indignada. Otra hermana de 14 añosse encarga de llevar e ir a buscar a los dos menores a la escuela. "Hemos pedido que fuera un mayor de edad o los padres quienes los retiraran, porque cada vez que pasa algo la dirección tiene que estar llamándolos , pero nunca aparece nadie", dijo Custodio.

Planteos.

La semana pasada el grupo de padres se reunió con la directora de la escuela y con una psicóloga para intentar solucionar la situación. "Nos dijeron que entendían nuestra preocupación, pero que esos niños eran parte de la sociedad y nuestros hijos se iban a encontrar con ellos en cualquier esquina, por lo que lo mejor era hablarles en las casas y explicarles lo que es la marihuana y qué es una violación", contó la madre sin ocultar su asombro por el planteo de las autoridades del centro. "Nadie se hace cargo ni de ellos ni de la situación", agregó.

Según dijo Custodio, la intención de los padres no es que los niños sean expulsados de la escuela, sino que buscan que reciban atención y tratamiento. "Pero la escuela no está preparada para atender a estos niños: no se hace un seguimiento y ni siquiera hay en la institución un equipo propio de psicólogos y asistentes sociales", narró.

Las situaciones.

Además de consumir droga tanto en horario de clase como en los recreos, los dos niños le han ofrecido marihuana a otros alumnos menores que ellos, e incluso han llegado a repartir semillas de esa planta en el recreo. "Eso lo han visto las maestras y se las han retirado. ¿Por qué nunca fueron suspendidos y por qué esto nunca fue derivado a Primaria?", se preguntó la madre.

En una ocasión, según dice Custodio, el más grande agarró a una niña del cuello, la golpeó contra el escritorio y le dijo que la iba a "coj... hasta que se cansara"; además amenazaba a otras compañeras con que si iban solas al baño "las iba a agarrar", y en alguna ocasión se bajó los pantalones y les mostró sus partes íntimas.

"Yo me pregunto: si esas criaturas utilizan esos términos, actúan como actúan y consumen lo que consumen, ¿qué es lo que estará sucediendo en su casa y en el entorno?", reflexionó. "Esos niños tienen derecho a tener una vida normal como todos los demás, y si no la están teniendo y en la casa están pasando cosas, la institución tiene que hacerse cargo porque los niños están bajo su tutela por ocho horas", agregó.

Según contó Custodio, recién el viernes, tras realizar la denuncia en la televisión, las autoridades de Primaria y el Ministerio del Interior se hicieron presentes en el lugar.

"Somos muchas madres y padres que estamos preocupados. No sabemos qué más hacer para que nos escuchen y tomen alguna medida. Incluso los niños van con miedo a la escuela", dijo la madre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º