vea la fotogalería

Rezan por la Capilla del Maciel

En la emblemática Capilla de la Caridad del Hospital Maciel no solo se ve muy afectada la decoración y pintura de una de las paredes laterales sino también algunas imágenes o esculturas, como la Virgen del Carmen y la decimocuarta estación del Vía Crucis o el taller de carpintería de José de Nazaret.

Foto: Agustín Martínez
Foto: Agustín Martínez
Foto: Agustín Martínez
Foto: Agustín Martínez
Foto: Agustín Martínez
Foto: Agustín Martínez
Foto: Agustín Martínez
Foto: Agustín Martínez
Foto: Agustín Martínez
Foto: Agustín Martínez
Foto: Agustín Martínez
Foto: Agustín Martínez
Capilla del Hospital Maciel. Foto: Agustín Martínez
Capilla del Hospital Maciel. Foto: Agustín Martínez

La restauración cuesta un millón de pesos, de acuerdo a un estudio del estudio Collet-Neri, ambos especialistas en arquitectura sacra, tanto en proyectos como en el rescate de obras en declive.

El monto de dinero necesario no está sin embargo disponible para atender una de las tres edificaciones coloniales de Montevideo, declarada Monumento Histórico Nacional en 1975 y restaurada en 1980.

A su cargo están las Hermanas del Huerto y pertenece al histórico hospital del Ministerio de Salud Pública.

"A las nueve y media la hermana Delys abre la puerta que da al hospital y vienen familiares de pacientes o gente que llega a la policlínica. Eso es hasta las once. De tarde, a las cuatro y media, se abre la capilla, la puerta que da a Solís, se reza el Rosario y a las cinco todos los días tenemos misa. Los domingos es a las nueve y media, de mañana. También viene gente del barrio y cuando hay algún muchacho internado por un accidente de motos, no sabe usted, se llena de jóvenes, de amigos", dijo a El País la hermana Verónica.

Interés particular.

Beatriz Silvera, una mujer que un día fue a conocer la capilla atraída por las pilas de agua bendita (que son valvas de moluscos traídas desde las Islas Mauricio del Pacífico por la fragata española La Dolores), quedó tan conmovida por el estado de afectación de muros y reliquias, que decidió armar una completísima monografía con toda la historia del edificio, a fin de entregarla a diversas autoridades nacionales y llamar su atención. Por ejemplo, al doctor Villar, director del Maciel, al ex presidente de la República, José Mujica, a la esposa del actual presidente, María Auxiliadora de Vázquez, al ex ministro de Educación Ricardo Ehrlich, al Ministerio de Salud Pública, a ASSE y a la Comisión del Patrimonio. Hasta ahora no ha recibido ninguna respuesta, salvo la del director Villar, que según Silvera le explicó que el hospital no tiene capital para encarar las obras recomendadas.

"Yo había entrado muchas veces a la capilla pero no me había percatado de esas pilas de agua bendita. Hacía un tiempo que no la visitaba y quedé muy mal impresionada. Por el patrimonio que hay allí y por las hermanas, su congregación no tiene fondos, viven de la limosna", afirmó Silvera.

Un plan.

Las hermanas agregaron que mucha gente se acercó con ánimo de formar una comisión para reunir los fondos necesarios, pero nada se efectivizó. En un encuentro con el ex arzobispo de Montevideo Nicolás Cotugno, este les respondió que la capilla no estaba en jurisdicción de la Iglesia Católica. Nada podía hacer.

—¿Cuál fue el origen del gigantesco deterioro?

—Hace dos años la hermana Delys se había caído acá, tuvo fractura de cadera y quedé yo. Por eso me acuerdo bien. Un día empecé a ver una humedad, y cuando era un poco más grande me moví para que mandaran un sanitario, porque me parecía que había un caño roto. Lo mandan y dice que no. Cada vez fue avanzando más la humedad. Al final llegó un arquitecto, Líber, que trabaja acá en el hospital y se preocupó mucho. Y bueno... se arregló lo sanitario pero el daño quedó, dijo a El País la hermana Verónica, paciente pero amargada.

Protección.

En la calle Maciel 1440, el padrón 2605 es un terreno de 6.626 metros cuadrados. La edificación, cuya piedra fundamental se colocó en el año 1754 en el medio de la manzana, (antes de erigirse el Cabildo y la Catedral), tiene el máximo grado de protección por parte de la Comisión de Patrimonio. En el inventario edilicio y urbanístico de la Ciudad Vieja confeccionado por la Comisión Especial (dependiente de la Intendencia de Montevideo), le asignan el nivel 4 y se estima que habría sido terminada hacia 1807.

Entre los elementos destacables de la obra (atribuida entre otros al arquitecto español Miguel Estévez), queda en relieve "una serie de vitrales de diseño geométrico que cierran los arcos superiores laterales", o "el piso con baldosas decoradas, el púlpito y la decoración barroca del altar principal, adquirido mucho después de terminada la iglesia, en el siglo XIX", cuando también el arquitecto Poncini terminó la clásica fachada. Hospital Maciel, Capilla del Maciel, Capilla de la Caridad, Intendencia de Montevideo, Comisión de Patrimonio, José Mujica, Tabaré Vázquez.

Reclamos por una reliquia.

Cerca de US$ 37.000 se deberían destinar a los arreglos de la Capilla de la Caridad, perteneciente al hospital público del mismo nombre. Ni la movilización de laicos ni la esperanza de las Hermanas del Huerto han dado resultados como para hallar la fórmula que permita recuperar una de las paredes afectada por la rotura de un caño de agua. Unos dicen que no tienen dinero y otros explican que no les compete.

Estilo de interior y fachada.

En la calle Maciel y 25 de mayo, la capilla se estructura como una nave rectangular con cerramiento superior en forma de bóveda de cañón decorada con casetones. Con lenguaje clásico académico, jerarquiza el acceso a través de un monumental frontón curvo apoyado en cuatro semicolumnas. Se declaró Monumento Histórico en 1975 por la Comisión de Patrimonio. En el año 1980 se le hizo la última restauración.

Figuras relevantes.

Para promover la calidad artística de la Ciudad Vieja se ha hablado de la Caridad de la "C" que se trasunta en tres edificaciones: el Cabildo, la Catedral y la Capilla del Maciel.

De frente al portal de entrada a la capilla, en la columna izquierda se observa incrustada una bala de cañón. Una versión cuenta que el disparo se dio durante el ataque de los ingleses en 1807. Otros, como Isidoro de María, sostuvieron que fue lanzada por cañones orientales que sitiaban la plaza en 1813.

La recaudación de fondos para construir la Capilla de la Caridad se inició con el aporte de Francisco Antonio Maciel, quien murió en 1807 en combate justamente contra los ingleses. También figura en la lista Martín Artigas (padre del Prócer).

En la capilla tuvo lugar el primer ensayo del Himno Nacional, cantado por el Coro de alumnos de un colegio ubicado en la cercana esquina de 25 de Mayo y Maciel.

La llegada a Uruguay de las italianas Hermanas del Huerto ocurrió en 1856. El 1° de diciembre de ese año, ellas asumieron la dirección del Hospital Maciel. También estarán al frente de la capilla que este contiene.

En la parte trasera del templo se encontraba un camposanto, en donde entre otras fue sepultada el 10 de diciembre de 1824 Rosalía Villagrán, (esposa de José Gervasio Artigas), que había sido internada por demencia.

Columnas en faux mambre en tonos verdes, dorado a la hoja en las decoraciones, el sagrario en forma de templete clásico son elementos destacados en la capilla. En el presbiterio, separado del resto por una balaustrada de mármol de Carrara, se halla la mesa del Altar, con un Cristo tallado en madera noble, de frente a quien ingresa por el centro de la nave.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados