Negociación por acuerdos comerciales

Nin es pesimista con la UE y pide, otra vez, atender a China

Uruguay asume la presidencia del Mercosur y quiere redefinir las prioridades del bloque. Expertos creen que se podría plantear diluir la unión aduanera.

Hasta Paraguay se plantea alejarse de Taiwán y establecer relaciones con China. Foto: EFE
Hasta Paraguay se plantea alejarse de Taiwán y establecer relaciones con China. Foto: EFE

Los cancilleres del Mercosur se reunieron ayer en Asunción para preparar la cumbre de presidentes que se realizará hoy, y Uruguay y Argentina dejaron claro que creen que comienza a cerrarse la ventana de oportunidad para llegar a un entendimiento con la Unión Europea (UE) y que hay que volcarse a la búsqueda de un entendimiento con China. El asunto será tratado hoy en la cumbre de presidentes del Mercosur que comienza por la mañana en la capital paraguaya.

El planteo fue realizado por el canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa y compartido por su colega argentino, Jorge Faurie, lo que supone un cambio porque el gobierno de Mauricio Macri apostaba fuertemente a llegar a algún trato con los europeos. El canciller brasileño Aloysio Nunes no hizo comentarios sobre esta postura. Paraguay no está en condiciones de impulsar un acuerdo con China porque no tiene aún relaciones diplomáticas con ese país.

Todo cambió en pocos meses. En diciembre pasado el Mercosur y la Unión Europea mantuvieron conversaciones en Buenos Aires y se esperaba el acuerdo con el bloque europeo —que se busca desde hace dos décadas—, de un momento a otro. Pero no ocurrió y tampoco las charlas que se realizaron la semana pasada en Montevideo lograron avances. De hecho, no se fijó una nueva fecha para continuar con las conversaciones.

Uruguay ejercerá en la segunda mitad del año la presidencia pro tempore del Mercosur, en sustitución de Paraguay, y se espera que le dé un renovado impulso a la búsqueda de algún entendimiento con China, aunque Brasil ya ha dejado en claro que se opondrá a un acuerdo bilateral con el país asiático por parte del gobierno del presidente Tabaré Vázquez.

Al hablar en la capital paraguaya, Nin Novoa pidió a la UE que "muestre una voluntad real de concluir las negociaciones", y advirtió que los países de la región están "próximos a presenciar un quiebre" de las mismas aunque el Mercosur tiene la intención de evitarlo.

"Tal vez sea hora de replantearnos una repriorización" en la búsqueda de los acuerdos comerciales, aseguró después de lamentar el nuevo retraso en el cierre del acuerdo con la UE.

"Esperábamos que hoy se estuviera celebrando la finalización de las negociaciones con la Unión Europea", dijo Nin Novoa, que incluso alertó de que los países que integran el Mercosur están "próximos a presenciar un quiebre" de esas conversaciones. "Nunca el Mercosur estuvo tan preparado para cerrar el acuerdo, los capítulos políticos y de cooperación se encuentran prácticamente cerrados y sin embargo a pesar de la voluntad política y los esfuerzos técnicos que hemos hecho, aún no hemos podido ponerle fin a la negociación comercial", comentó el canciller.

Los cancilleres de Uruguay y China celebraron los 30 años de que se retornaran las relaciones. Foto: EFE
Foto: EFE

La semana pasada Nin Novoa dijo a El País que "estamos trancados con el tema de las indicaciones geográficas", y que si bien el Mercosur está "interesado" eso "no quiere decir que vayamos a cerrar cualquier cosa".

La UE tiene un poderoso lobby agrícola, sobre todo en países como Francia y Polonia, muy renuentes a abrirse a las importaciones provenientes del Mercosur. Además, los productores europeos quieren la exclusividad para sí de la utilización de denominaciones "geográficas" como son rochefort y parmesano en el caso de los quesos.

Faurie dijo en Asunción que el bloque sudamericano se encuentra en una posición dinámica que le permite abordar conversaciones comerciales que van más allá del levantamiento de aranceles. Recalcó que el Mercosur no debe contentarse con "lanzar nuevas negociaciones", sino que debe "ser capaz de tomar las decisiones que permitan alcanzar acuerdos con beneficios concretos".

Nunes se limitó a decir que "(vamos a) persistir y demostrar al resto del mundo, y también a nuestros conciudadanos, que estamos en una fase de Mercosur renovado y cada vez más presente en el mundo", apuntó.El brasileño cuestionó que el Mercosur mantuvo durante "muchos años una agenda externa profundamente tímida", que empieza a revertir con su "vocación de regionalismo abierto al mundo".

Con China.

La semana pasada Nin Novoa se reunió con el embajador chino en Uruguay, Wang Tang, y le planteó el interés del gobierno del presidente Tabaré Vázquez de sumarse a la iniciativa china "Una Franja, Una Ruta", de incorporar y actualizar instrumentos bilaterales que promuevan más inversiones productivas chinas en el país e incrementar la cooperación bilateral en materia penal y judicial.

Las exportaciones uruguayas hacia el mercado chino aumentaron un 12% en promedio entre 2012 y 2017, y llegaron en el último año a US$ 1.771 millones. Las ventas externas de Uruguay hacia China crecieron un 57% respecto al 2016. Los principales productos exportados por Uruguay en 2017, sin considerar Zonas Francas, fueron soja (43,6%) y carne bovina congelada (34,2%), los que crecieron respectivamente 102% y 21% en comparación con el año anterior. Se destaca en particular la performance de la carne, cuyas exportaciones, desde 2012 hasta 2017, crecieron un 53% promedio anual.

El Mercosur, dijo Nin Novoa, no puede "prescindir" de China, responsable del 11% del comercio mundial, ya que la falta de acuerdos "nos cuesta US$ 1.500 millones anuales en aranceles" sin contar con aquellos de "nuestros productos que no llegan porque ya han sido desplazados de ese mercado".

Recordó que China ya ha cerrado acuerdos de libre comercio con países "directamente competidores" con el Mercosur, como Chile, Costa Rica o Nueva Zelanda, por lo que considera que acercarse a esa economía debe ser una "discusión estratégica" en el seno del bloque.

"Esos países pagan muchos menos aranceles para entrar en China que nosotros, que pagamos el 14,8% en productos agropecuarios y solo el 9% del total de nuestros productos están libres de aranceles", repasó el ministro.

Dos caminos se abren para aflojar las ataduras
Rodolfo Nin Novoa, ministro de Relaciones Exteriores. Foto: Efe.

Para Marcos Soto, de la consultora PWC, un camino es negociar un acuerdo marco entre el bloque y China que permita distintas etapas de desgravación por países; otro es redefinir el Tratado de Asunción, "bajar un escalón" en la integración regional e ir claramente a una zona de libre comercio que implique la caída del Arancel Externo Común y, por tanto, de la unión aduanera. Así los países recuperarían su soberanía en materia de negociación. "Es que entre los países del Mercosur hay distintos intereses y urgencias. Brasil está siendo duro en la negociación automotriz que es algo que a nosotros no nos importa tanto. Así es difícil mostrarse monolíticos", evaluó. Un acuerdo con China sería importante porque "detrás del comercio vienen las inversiones", opinó. La inversión china en Uruguay es escasa. Ignacio Bartesaghi, de la Ucudal, cree que el gobierno debe asegurarse que el debate sobre la relación con China sea realmente técnico.

reunión
Banderas de la Unión Europea en Bruselas.Foto: Reuters
Sensación clara de retroceso

La última reunión de negociación con la Unión Europea dejó una clara sensación de retroceso y eso es lo que está detrás de los comentarios de Nin Novoa. Las ofertas en el sensible tema agrícola (clave para el Mercosur) están sin confirmar y persisten las diferencias en asuntos industriales (Brasil se muestra renuente a abrir más su mercado automotriz). "Se sobredimensionaron las expectativas. Hay un desgaste generalizado", cree Ignacio Bartesaghi, director del Departamento de Negocios Internacionales en la Ucudal.

acuerdo con china
Tabaré Vázquez en China. Foto: EFE
No debería aceptarse otro "no"

Bartesaghi cree que Uruguay no debería aceptar un "no" de sus socios grandes a su pretensión de firmar un acuerdo bilateral con China a la que considera la mejor opción para sus intereses. Aceptar ese rechazo como lo ha venido haciendo desde 2016 cuando planteó la idea de un TLC por primera vez, sería un error que podría llevar a que China dejara de tomarlo en cuenta, advirtió. Sin necesidad de irse del Mercosur, Uruguay debería explorar los diversos "grises" que podrían existir para llevar adelante una negociación, opinó.

posición contraria
Michel Temer, presidente de Brasil . Foto: AFP
Razones del desinterés de brasil

Para Marcos Soto, de la consultora PWC, difícilmente Brasil dé su aval para buscar un acuerdo Mercosur-China porque compite en muchos rubros con el país asiático, a diferencia de lo que pasa con Uruguay que tiene una estructura productiva más complementaria. De todas formas, para Uruguay siempre será necesario buscar un entendimiento porque China es su principal socio comercial y se sigue consolidando en ese rol. Se debe buscar una estrategia pragmática porque salir del Mercosur no es posible.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º