ESTE MIÉRCOLES

Heber removió al director de la Escuela Nacional de Policía, Washington Curbelo

Curbelo realizó en 1978 y 2010 pericias caligráficas sobre la carta adjuntada a la botella de vino envenenada que bebió la madre del secretario de Estado, Cecilia Fontana de Heber.

Luis Alberto Heber, ministro de Transporte. Foto: Leonardo Mainé
Luis Alberto Heber, ministro de Transporte. Foto: Leonardo Mainé - Archivo El País

El ministro del Interior, Luis Alberto Heber, removió de su cargo al director de la Escuela Nacional de Policía, comisario general (retirado) Washington Curbelo, informó Montevideo Portal y confirmó El País.

Curbelo fue el encargado de realizar la primera pericia caligráfica vinculada a la muerte de la madre del ministro, Cecilia Fontana de Heber, quien falleció en setiembre de 1978 tras beber de una botella de vino que estaba envenenada.

La botella iba acompañada del siguiente mensaje: “El jueves 31 al mediodía brindaremos por la patria en su nueva etapa”, con la firma: “MDN”.

Tal como informara La Diaria, Curbelo realizó esa pericia en 1978 y en aquel momento se archivó la causa. En 2006 se reabrió el caso con una denuncia penal efectuada por el líder histórico blanco Carlos Julio Pereyra, quien también había recibido una botella envenenada pero no la abrió.

En 2010, la jueza Gabriela Merialdo detuvo a la mujer policía María Lemos como presunta autora del texto enviado junto a la botella. En esa instancia, Roberto de los Santos realizó el peritaje caligráfico de la carta y tras un año de trabajo, determinó que la carta había sido escrita por la mujer, quien integraba el equipo dirigido por Víctor Castiglioni, jefe de inteligencia policial en la dictadura (1973-1985).

No obstante, a pedido de la defensa la jueza determinó una nueva pericia, a cargo de Curbelo, quien en 24 horas determinó que la mujer policía no era la autora del texto.

Heber había declarado a Desayunos Informales (Canal 12) a comienzos de enero de 2020: la jueza Merialdo "entendió hacer otra pericia caligráfica —nunca entendí por qué— pero la hicieron y fueron contradictorias una con otra" y frustró la posibilidad de "llegar a quien había escrito las tarjetas".

"Yo no me doy por vencido. Quiero que pase el ruido electoral para no mezclar el tema. Pero con mis hermanos nunca quisimos que esto se utilizara de forma no apropiada. Queremos saber qué paso, quiénes son los autores intelectuales del tema, quién esta atrás y tenemos la convicción que la gente de la época sobre todo vinculada a inteligencia policial participó de esto, pero no tenemos la prueba", agregó. 

"Si se prueba que es ella, puede decir 'yo no soy culpable, a mí me lo mandó a hacer tal'", había dicho Heber.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error