Programa de gobierno oficialista

FA evitó las diferencias en discusión de programa

Plenario aprobó revisar criterios con que se otorgan exoneraciones a privados por donaciones.

El tema de la vivienda fue otro aspecto central en el Plenario de ayer. Foto: @Frente_Amplio
El tema de la vivienda fue otro aspecto central en el Plenario de ayer. Foto: @Frente_Amplio

No hubo grandes discusiones y el Plenario del Frente Amplio terminó de aprobar ayer en su reunión el programa de gobierno para el período 2020-2025. En plena campaña electoral, la izquierda se inclinó por evitar las diferencias que estaban centradas en las propuestas sobre educación.

Se quiso dar una señal de unidad. Todos los participantes destacaron el “buen clima” y la ausencia de grandes discusiones porque ya se habían tejido acuerdos previos a la instancia en el marco del Secretariado.

Educación fue uno de los capítulos junto a defensa y vivienda, que quedaron por cerrar desde el Congreso que se reunió en diciembre del año pasado. “Hubo un buen clima de unidad del Frente, salvo dos mociones todas se aprobaron por unanimidad”, dijo el presidente de la coalición Javier Miranda en conferencia.

Plenario

El tema de la vivienda fue otro aspecto central en el Plenario de ayer del Frente Amplio. Se aprobó duplicar el presupuesto destinado a vivienda y priorizar a las personas que se encuentren “en situaciones de vulnerabilidad social”. Se acordó también buscar una solución para los deudores del Banco Hipotecario y redefinir las tasas de interés a las cooperativas de vivienda.

“Somos el único partido político con un programa cerrado que es común a todos los candidatos y aprobado con el aporte de todos los compañeros”, destacó el senador Charles Carrera (MPP). “Le dimos continuidad al clima unitario del Congreso”, dijo el secretario general del Partido Comunista Juan Castillo.

A su vez, el diputado de Asamblea Uruguay y vicepresidente de la coalición de izquierda, José Carlos Mahía, dijo a El País que en la discusión del eje educativo “se priorizaron los aspectos que unen al Frente Amplio por encima de los que puedan dividir”.

En educación, donde estaban las mayores diferencias, se logró limar asperezas. Por ejemplo, la moción de comités de base para el “inicio de un proceso de derogación del marco legal” que establece la renuncia fiscal a través de devoluciones impositivas a los privados que realizan donaciones terminó fracasando, porque la retiraron los mismos que la proponían.

Lo que sí se aprobó fue comenzar a iniciar un “proceso de revisión y análisis” de los aportes privados a la educación. Esto implica revisar “los criterios” con que se aplican exoneraciones a empresas que realicen donaciones a la enseñanza privada, contaron a El País integrantes del Plenario. Fuentes consultadas indicaron que la idea es ver “caso a caso” cuándo aplicar las exoneraciones, porque no son lo mismo un colegio católico en un barrio de clase media que una universidad privada, por ejemplo.

Se ratificaron las grandes líneas históricas en materia de educación, algunas de las cuales ya eran parte del programa anterior como el 6% del PBI para la enseñanza y el 1% para ciencia y tecnología. Ambos objetivos no pudieron ser alcanzados como se había comprometido el FA en campaña durante este mandato por cuestiones de índole fiscal.

Por otro lado, ayer en el Plenario se acordó mantener el cogobierno de la educación como hasta ahora y no hacerlo pleno (sin miembros designados por el Poder Ejecutivo) en todos los órdenes como se pretendía.

Como prioridad se fijó la aprobación de la Universidad de la Educación, autónoma y cogobernada. Sobre esto ya hay un proyecto de ley en el Parlamento que no se aprobó por no contar con los votos opositores.

También se determinó que el Congreso de la educación, instancia que se convoca cada dos años, tenga resoluciones de carácter “vinculante” porque hasta ahora la mayoría de las declaraciones aprobadas no pudieron ser implementadas.

Otra medida que estaba planteada y quedó por el camino es la revisión del concepto de repetición. Este punto pasó para su análisis en Programa.

De reducción a redistribución de FF.AA.

El Frente Amplio prefirió no hablar de una reducción de las Fuerzas Armadas (FF.AA.) como estaba planteado inicialmente en el programa de gobierno.

En el texto original se hablaba de “reducir” la pirámide de las FF.AA. “en forma racional y gradual” y de acuerdo a las misiones que le asigne el gobierno. Puntualmente se habla de los cargos de oficiales y oficiales generales. El presidente del Frente Amplio Javier Miranda dijo en conferencia de prensa que la coalición respalda el proceso de reforma de la ley orgánica militar y promueve el “redimensionamiento” de las Fuerzas Armadas de acuerdo a las necesidades operativas que existan.

Miranda separó este tema de la polémica generada a partir del cese del comandante en jefe del Ejército Guido Manini Ríos, quien mantuvo diferencias con el Poder Ejecutivo y la Justicia. Miranda dijo que ambos temas no están relacionados y defendió el cese del comandante, por ser un cargo “de confianza” del presidente Tabaré Vázquez. “Este es un debate totalmente diferente respecto a cuál debe ser la política de Defensa, que hoy el FA reafirma la necesidad de apegarse a la ley marco de Defensa”, señaló el titular del Frente Amplio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)