PARLAMENTO

"Disneylandia", "profundo retroceso" y "despilfarro": Senado discute el Presupuesto

"En el fondo lo que se propone es aumentar irresponsablemente los niveles de endeudamiento, que ha crecido como nunca en el país en los últimos 15 años", dijo el senador Guido Manini Ríos.

Sesión de la Cámara de Senadores este lunes. Foto: Francisco Flores
Sesión de la Cámara de Senadores este lunes. Foto: Francisco Flores

El Senado comenzó a discutir este lunes el Presupuesto 2020 - 2024, que deberá ser aprobado antes del 4 de diciembre.

El senador Jorge Gandini destacó en su exposición que este "no es un presupuesto austero, guarda los debidos equilibrios macroeconómicos y sostiene la actividad social y estatal adecuadamente. No es de recortes, destina más recursos que el anterior en relación al Producto Bruto. No contiene un ajuste fiscal, con más impuestos que aumentarían la presión tributaria y empresas ya saturadas en su capacidad de pago y baja competitividad. Es un presupuesto con énfasis en la gente".

En tanto, el senador frenteamplista Charles Carrera manifestó en el Plenario que la oposición "no comparte la visión de la política económica aplicada por este gobierno". Consideró que este presupuesto "representa un profundo retroceso en las condiciones de vida de la población, se van a perder derechos adquiridos, se van a afectar servicios públicos, y coloca el peso del recorte en las espaldas de los trabajadores, jubilados, pensionistas y más débiles de la sociedad uruguaya".

"Prometieron proteger a los más débiles. El proyecto presupuestal no prevé la creación de ningún programa ni el fortalecimiento de los programas existentes para atender las contingencias que el país enfrenta", agregó.

Por su parte, el colorado Pablo Lanz destacó que este es un presupuesto "razonable, justo, y real". En ese sentido, consideró que es "genuino y no incrementa, ni asigna nuevos impuestos", con una "mirada general del Estado para optimizar los recursos que hoy tenemos sin comprometer las economía de futuro".

"Este presupuesto primero que nada es el presupuesto posible, responsable, serio y realista", comenzó señalando el líder de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos. "Es claro que este presupuesto tiene que atender la realidad del país. No puede atender cosas deseables. No puede ser voluntarista. Tiene que atender la realidad de las finanzas y arcas públicas. Tiene que ser siempre como todo en la política, el arte de lo posible".

"Se ha dicho una y otra vez que este es un presupuesto mezquino, con recortes, y por otro lado se habló de insustentabilidad, incoherencia, de que parte de supuestos demasiados optimistas. Creo que hay cierta incoherencia en los planteos", agregó.

"En el fondo lo que se propone es aumentar irresponsablemente los niveles de endeudamiento, que ha crecido como nunca en el país en los últimos 15 años", dijo en referencia a los gobiernos del Frente Amplio. "Hemos propuesto este presupuesto que no pasa por aumentar la deuda a términos irresponsables, impagables", agregó el líder de Cabildo Abierto. 

El senador frenteamplista Daniel Olesker manifestó que a la oposición "sí le importa" el tamaño del Estado. En este sentido, señaló que es "totalmente fuera de lugar discutir tamaño y eficiencia (del Estado)", porque "no hay Estado eficiente chico. Puede haber Estado grande no eficiente, pero no en un chico".

"Vamos a votar contra este presupuesto porque sustenta su base en ajustar en la clase trabajadora e introduce la lógica mercantil en los servicios públicos, sociales y productivos", remarcó Olesker.

Por otro lado, el senador nacionalista Sebastián Da Silva pidió la palabra y apuntó al "Estado frentista" y la exposición de cifras que hizo Olesker en la sala. "Los que nos dan clases en las gráficas habían dicho que el año pasado iba a terminar con un déficit de 2,5% del producto, sin pandemia, y la realidad es que termina con cinco y pico (de déficit)".

El frenteamplista Mario Bergara dijo que la oposición no apoyará este presupuesto porque "matriza una concepción" del Estado que no comparten, y que es "técnicamente inconsistente", e "ignora el contexto de pandemia", plantea "montos inciertos para la ejecución presupuestal", presenta "poco apego a la transparencia y al debate profundo", y es "políticamente incumplidor".

"Ellos ven al Estado como una carga, como un lastre para el sector privado, para el mercado", apuntó Bergara, quien lo consideró una "falacia de falsa imposición" porque "no se verifica la idea de que si se retira el Estado mejora el mercado y el sector privado, ni se verifica la idea de que si el Estado es más potente los mercados funcionan peor. Más bien todo lo contrario, más bien uno ve países donde funcionan de manera más profunda los mercados y con más potencia el sector privado, cuando hay Estados más potentes, con más capacidades".

Gandini pidió la palabra para responder a los conceptos de Bergara. "Tengo que respetar lo dicho por otro senador, pero lo dice quien fue ministro de Economía de los gobiernos anteriores, que no pudieron cumplir con una sola de sus proyecciones", lanzó.

El blanco Sergio Botana aseguró que este presupuesto es "el planteo realista del país que andamos buscando, supone el cumplimiento de los deberes fundamentales del Estado, la atención de las obligaciones básicas, cumplimiento de la función social, herramientas para el crecimiento".

Por otro lado, la frenteamplista Silvia Nane consideró que se está frente a un presupuesto con "menos Estado y más mercado", lo que implica una "distribución más desigual de la riqueza".

El senador colorado Tabaré Viera señaló que este presupuesto tiene que "planificar" en base a una "realidad, que está agravada por la pandemia". Por este motivo, entiende que tiene que ser "realista, austero, manejarse con la realidad, con un criterio de buen padre de familia, que tengo que pensar en el mañana, no solo endeudarme".

Frente a las críticas, respondió que el Presupuesto "no se acaba hoy". "Esto no es fijo para los cinco años y no lo revisamos más como en la época de los soviets en la antigua U.R.S.S con los planes quinquenales. Aprendieron eso, ¿no?".

Consideró que este presupuesto es "responsable" porque es "sostenible", y apuntó: "Se puede presentar Disneylandia en el Presupuesto, pero si después no es sostenible en los cinco años...". Además, consideró que está "focalizado en las personas".

El frenteamplista José Carlos Mahía consideró que este presupuesto es de "recorte, de salarios, jubilaciones, pensiones, políticas sociales, inversiones en áreas estratégicas como educación, salud, vivienda y seguridad".

Respondiendo a palabras de Viera, señaló que "el buen padre está recortando en lo que nosotros entendemos son las áreas de mayor sensibilidad y mayor actividad del Estado a la hora de proteger a los sectores que más lo necesitan".

Por otro lado, la blanca Carmen Asiaín remarcó que con este presupuesto "la idea es terminar con el despilfarro, el gasto como si la lotería se hubiera sacado dos veces". Consideró que es un presupuesto "numéricamente cuidado", y aseguró que con el dinero "se va a poder gestionar bien", así como es "austero, para no aumentar impuestos".

La frenteamplista Sandra Lazo apuntó contra el presupuesto del gobierno, calificándolo de "opaco, discrecional al Poder Ejecutivo", y señaló que habrá un "severo ajuste del gasto público".

"Solo tenemos una certeza en este proyecto presupuestal, y es que la asignación de recursos resultante una vez en forma de ley será incierta", señaló Lazo.

El senador comunista Óscar Andrade apuntó contra el Presupuesto, al señalar que la coalición realiza un "recorte" de salarios, jubilaciones, así como "baja el presupuesto de la vivienda, de la educación".

"¿Y la fórmula que durante toda la campaña electoral sostuvieron a la ciudadanía de que se podían ahorrar U$S 900 millones sin afectar nada de esto, la perdieron por el camino? Esa varita tipo Copperfield que permitía lo contrastamos durante toda la campaña electoral".

"La única manera de un ajuste de estas características es golpeando a la enorme mayoría de nuestro pueblo, a pesar de que se sostiene un día sí y otro también de que hay preocupación por el bolsillo de los uruguayos", lanzó.

El senador frenteamplista Alejandro "Pacha" Sánchez indicó que con este articulado "se está procesando una reducción sustantiva de los salarios, privados y públicos, un recorte de $15.000 millones de presupuesto público solo para el año que viene".

Consideró que el "efecto de este recorte, la baja de salarios y en definitiva de las restricciones van a generar que circule menos dinero en la economía. Van a generar que todos los comercios de este país no tengan a quién venderle porque le venden a la enorme mayoría de la población que vive de su salario". Sánchez estimó que habrá "concentración" de los comercios. "Cerrarán los pequeños boliches y se abrirán más grandes superficies, que pagan a 180 días a productores y trabajan con el dinero ajeno", dijo.

Coalición destacó "logros" del articulado

Gandini había destacado el miércoles pasado en conferencia de prensa que este es un Presupuesto "sin impuestos, con equilibrio fiscal, con proyección de disminución de la inflación, con crecimiento de la economía y una fuerte apuesta de generación de empleo a partir y a través de la reactivación económica".

Por otro lado, se destacó que habrá un "tope de endeudamiento", y que se pondrá "en práctica" una regla fiscal, la "desmonopolización" de los combustibles en puertos y aeropuertos, y la búsqueda de bajar el costo de medicamentos, entre otros aspectos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error