UN CASO CON REPERCUSIONES

"Nunca me voy a olvidar la primera noche preso"

Diego Berrutti estuvo recluido casi 4 años siendo inocente.

El Centro Penitenciario Cerro Carancho donde estuvo recluido Diego Berrutti. Foto: Archivo
El Centro Penitenciario Cerro Carancho donde estuvo recluido Diego Berrutti. Foto: Archivo

Diego Berrutti es camionero. Vive en la ciudad de Tranqueras, Rivera. El 27 de mayo de 2014 fue alojado en la cárcel de Cerro Carancho en el marco de un sonado caso de supuesta prostitución de menores. Berrutti fue acusado de dar dinero a una menor a cambio de sexo. "Nunca más me voy a olvidar el día que fui preso ni la primera noche. Además de la manera que fui preso. Siendo inocente pasé casi cuatro años preso", dijo Berrutti a El País.

La "única prueba" en su contra fue un reconocimiento de una adolescente a través de un vidrio espejado del Juzgado de Rivera, señaló el abogado defensor, Octavio Dutra.

Advirtió que ni la jueza ni el fiscal del caso le preguntaron a la menor si Berrutti le había pagado para tener sexo o no.

El camionero explicó que hay muchas cosas que ocurren en un penal que no se olvidan. "Por ejemplo, estar un año preso sin condena. Eso fue muy duro. Ahora, con el nuevo Código de Proceso Penal, no va nadie preso por el delito que me acusaron", explicó.

En la etapa del procesamiento, Berrutti fue defendido por un abogado de oficio. "De nada sirvió que declarara que no tuve relaciones con ella. Podría cruzarme mil veces con esa adolescente y no sé quien es. Tengo la impresión que fui procesado porque alguien debía ir preso ese día porque la prensa generó una gran repercusión en Rivera y en Tranqueras", consideró el ex preso.

Berrutti rechazó las versiones existentes en el imaginario popular sobre eventuales abusos sexuales en las cárceles.

"Me colocaron en un lugar donde estaba con otros presos de buena conducta", dijo.

Operativo vida nueva.

La investigación policial comenzó con una denuncia anónima.

Tres hombres, entre ellos Berrutti, fueron interrogados por la Policía. Luego lo llevaron a declarar a la sede judicial de Rivera.

"En el Juzgado Penal me hicieron una sola pregunta y la contesté. Luego me mostraron la carátula del expediente que decía que había sido procesado con prisión", dijo Berrutti.

El caso fue muy sonado a fines de mayo de 2014.

Entre los procesados se encontraba la madre de una adolescente niña, quién fue acusada de incurrir en un supuesto delito de omisión de los deberes inherentes a la patria potestad.

Por este caso declararon unas 20 personas, en el marco del operativo "Vida Nueva", que se venía desarrollando desde hace tres meses, ante la denuncia de que existía una supuesta red que explotaba a menores de 15 y 16 años.

Las menores recibían $ 500 por mantener relaciones sexuales con adultos.

Sin condena.

Cuando fue procesado, Berrutti tenía 52 años. Hoy tiene 56.

Fue excarcelado el 14 de diciembre de 2017 al finalizar la prisión preventiva. Hasta hoy no pudo renovar su libreta profesional porque poseía antecedentes penales.

"En 36 años de camionero nunca cometí un delito de tránsito. Y ahora no puedo renovar la libreta profesional para volver a trabajar como camionero", afirmó.

Berrutti agregó que su esposa le creyó que no había pagado a una menor para tener sexo. Ella fue su "principal pilar" para poder superar el trance de estar preso en forma indebida durante casi cuatro años, dijo.

El ex preso jamás permitió que sus dos hijos lo fueron a visitar a la cárcel Cerro Carancho. No quería que sus hijos padecieran la revisión que efectúan los guardias. Tampoco deseaba que lo vieran tras las rejas.

Abogado dijo que iniciará un juicio civil

El abogado de Diego Berrutti, Octavio Dutra solicitó a la Fiscalía que realice la acusación contra el camionero de haber retribuido a una menor a cambio de sexo. "Yo estoy tramitando en el Juzgado la inocencia de mi cliente", agregó.

El profesional confirmó declaraciones de Berrutti sobre que este fue procesado con solo un reconocimiento de una menor. "La pregunta (a la adolescente) fue si conocía a uno de los denunciados. Y esta reconoció a Diego", dijo Dutra. Enseguida agregó: "Tranqueras es un pueblo chico. Y esa menor era vecina de Berrutti y fue compañera de su hijo en el jardín de infantes y en la escuela N° 3 de esa ciudad".

Dutra dijo que agregó en el expediente judicial el informe de la escuela, las fotos de las fiestas de fin de año. "La menor estuvo a punto de quebrarse y reconocer que había mentido. Pero el juez dijo: si no se acuerda diga eso y ya está. La menor dijo que no se acordaba y mi cliente fue procesado", recordó el profesional.

Explicó que la Fiscalía solicitó fotos de Facebook si había mensajes entre la denunciante y su cliente. "Pero no se hizo y no hay nada", expresó. Agregó que iniciará un juicio contra el Poder Judicial cuando su cliente sea absuelto por falta de pruebas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)