Publicidad

Lo inculparon de un crimen y se lanzó del primer piso del juzgado para escapar

Fachada del Poder Judicial. Foto: Gerardo Pérez

JUSTICIA

Acusado de matar al policía Robert Santana protagonizó una escena de “película” cuando quiso escapar durante una audiencia judicial.

Pasaron ocho meses desde el día en que cuatro delincuentes en un auto alquilado interceptaron la camioneta del cabo Robert Santana . Sucedió en el Cerro. Frenaron delante al grito de “policía, policía”. El objetivo era engañarlo y robarle su vehículo.

En esa escena del 3 de abril de 2019, Santana se identificó como el verdadero policía que era y al intentar agarrar su arma para repeler el ataque uno de los delincuentes disparó. Esa única bala se cobró la vida del cabo que en ese momento iba en el auto junto a su pareja.

Durante ocho meses fueron cayendo uno a uno aquellos delincuentes que estuvieron en ese auto desde donde intentaron robarle y luego mataron Santana. Pero faltaba uno. La persona que el fiscal de Homicidios de 1ª Turno Juan Gómez ya tenía en la mira desde hacía tiempo y buscaba la manera de encontrar la prueba para pedir a la Justicia una orden de detención y así poder formalizarlo por el homicidio de Santana.

Ese momento llegó el pasado miércoles 23 de diciembre. El fiscal Gómez citó a audiencia a las tres personas que se encuentran cumpliendo prisión preventiva por el crimen del cabo y también a una cuarta persona involucrada: la que según su investigación había sido el culpable de disparar y matar al cabo.

Delincuente atrapado.

En una sala del Juzgado Penal ubicado en la calle de Juan Carlos Gómez esquina Camacúa, el fiscal de Homicidio le estaba tomando declaración a las primeras tres personas imputadas, frente a sus defensas y a un juez. En una sala adyacente, se encontraba la cuarta persona en calidad de indagado escuchando, por audio, lo que sucedía del otro lado del muro, donde estaba también su defensa participando de la instancia judicial.

Según indicaron a El País fuentes que participaron de la audiencia, en determinado momento los tres procesados por el crimen identificaron al hombre que le disparó a Santana. Confirmaron lo que decían las investigaciones: el culpable era el que estaba en la sala de al lado. Por eso el juez pidió la orden de detención inmediata.

El hombre al oír su nombre y que iba a quedar detenido corrió hasta la ventana de la sala, que da hacia la calle Juan Carlos Gómez, y sin dudarlo saltó del primer piso.

El delincuente cayó sobre el techo del auto de una actuaria que estaba sobre la puerta del juzgado. Se incorporó y comenzó a correr hacia la rambla, donde se encuentra una terminal de ómnibus.

En ese momento el seguridad del fiscal de Homicidios vio la situación y comenzó la persecución. También se sumaron efectivos policiales que estaban en la zona. A llegar a la terminal los agentes preguntaron hacia dónde había escapado el delincuente y finalmente, a unas pocas cuadras del lugar, lograron capturarlo.

El hombre quedó detenido y al otro día volvió a presenciar otra audiencia: esta vez la que lo inculpaba de matar al cabo Santana.

El fiscal Gómez expuso su teoría de lo que sucedió el 3 de abril de 2019 en el Cerro: cuatro delincuentes, que se dedicaban a robar autos y arrebatos contra a las personas de la zona, alquilaron un auto. Llevaban armas, y cuando veían su objetivo se bajaban y robaban. En determinado momento vieron pasar una camioneta y enseguida se trazaron el objetivo de robarla. En las inmediaciones de las calles Vizcaya y Suiza, los delincuentes bajaron del auto y haciéndose pasar por policías sorprendieron al cabo. El cabo intentó repeler el ataque y el delincuente que se tiró por la ventana le disparó. Santana, de 41 años, fue trasladado a un centro asistencial donde, poco más tarde, se constató su fallecimiento.

Según indicaron fuentes de la investigación a El País, quedó probado que el grupo había alquilado un auto para robar. Ese vehículo y el contrato de alquiler fueron ubicados durante la investigación.

El fiscal Gómez pidió el pasado jueves que se impute al delincuente de 23 años como autor responsable de un delito de homicidio muy especialmente agravado. Como medida cautelar y haciendo énfasis en el intento de huida, pidió que fuera a prisión mientras continúa el proceso. La Justicia hizo lugar. De esta manera, los cuatro involucrados en la muerte del cabo Santana se encuentran en prisión preventiva a la espera de sus condenas.

Temas relacionados

Juan Gómez

Publicidad

Publicidad