SOLIDARIDAD ANTE OLA DE FRÍO

"Hay gente que viene con la olla en la moto y comparte lo poco que tienen"

Ante la ola de frío que comenzó esta semana y los pronósticos que indican que junio será el más frío de los últimos años, grupos organizados salen, como lo hacen desde hace tiempo en los inviernos, a llevar un plato de comida caliente o abrigo a las personas que están en la calle.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ayuda durante la ola de frío. Foto: Facebook grupo Algo por alguien

El Instituto Nacional de Meteorología de Uruguay (Inumet) mantiene una alerta amarilla hasta el próximo lunes por una ola de frío, con temperaturas muy bajas y sensaciones térmicas por debajo de cero en la noche para todo el país.

En este escenario, el Ministerio de Desarrollo Social de Uruguay (Mides) ha intensificado sus acciones para la protección de los individuos sin hogar, y ha aumentado en 200 los puestos disponibles en 51 refugios nocturnos de siete departamentos (provincias), que durante los meses invernales llegan a albergar hasta 1.791 personas.

Sin embargo, la sociedad civil organizada también se moviliza para proteger a los sectores más vulnerables, y son numerosas las entidades religiosas y seculares que salen a las calles a brindar un plato de comida caliente y abrigos a quienes los necesitan.

Por ejemplo, es el caso del grupo "Algo por Alguien", una iniciativa que surgió espontáneamente hace cuatro años en una plaza céntrica de Montevideo y que aglutina en Facebook a más de 4.000 miembros "sin fines religiosos o políticos" que unen sus fuerzas para dar alivio a personas en situación de calle.

Cada miércoles y sábado, una decena de voluntarios se juntan al anochecer para servir un plato de comida caliente y ofrecer abrigo y contención a un centenar de personas en vulnerabilidad, muchas de ellas adultos mayores o mujeres con niños a cargo.

Marta Silva, una de las impulsoras del grupo, que vivió en varios países antes de decidir afincarse en Montevideo, no dudó en afirmar que "la gente es muy solidaria en el Uruguay" ya que sus compañeros voluntarios dan al prójimo muchas veces hasta "lo que no tienen".

"Hay mucha gente que viene de lejos con la olla en la moto, en el ómnibus y comparten lo poco que tienen. Hoy en día gracias a la colaboración de todo el grupo recibimos muchas donaciones, entonces es muy lindo porque podemos compartir", aseveró a Efe Silva.

Además, hacen campañas en sus círculos sociales para conseguir alimentos perecederos con los que cocinan, además de frazadas, ropa de abrigo y juguetes, aunque prefieren no recibir dinero.

"No nos gusta manejar dinero por la transparencia. No somos una ONG, si fuéramos una ONG formada, podríamos hacer la cosas de forma diferente, pero por ahora estamos progresando y estamos pudiendo ayudar a más gente", matizó Silva.

Para algunas personas, el ambiente alegre que se respira en esta instancia trae un poco de sosiego a la adversidad que viven en su día a día, ya que, por ejemplo, en el grupo se festejan colectivamente los cumpleaños.

"Pasamos un rato entre amigos y gente conocida. Nos la pasamos muy bien", dijo a Efe Schubert, uno de los beneficiarios de la iniciativa ciudadana, que aunque ahora vive en casa de un familiar, estuvo en situación de calle.

Estas fechas "son un poco duras porque recién estamos arrancando el invierno. Se siente el frío. Muchos que están en la calle necesitan una mano y acá nos dan esa mano que tanto se precisa", aseveró.

"Es como una familia pero fuera de la familia. A veces compartís emociones, otras veces te rezongan. Está bueno", expresó por su parte Macarena, otra joven que acude al grupo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados