por incidentes

Cuatro agentes de la Republicana procesados por maltrato a menores

La denuncia había sido presentada por la presidenta del Sirpa, Gabriela Fulco. La Justicia consideró"una verdadera tropelía o salvajada" las agresiones a los menores del Ceprili que eran trasladados al Hogar Puertas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Menores fueron golpeados por efectivos de la Republicana.

Cuatro integrantes de la Guardia Republicana fueron procesados con prisión por agredir a un grupo de menores infractores que en el mes de julio fueron trasladados del centro Ceprili al Hogar Puertas, mientras se desarrollaba la huelga de funcionarios del Inau. 

En su resolución el juez Nelson Dos Santos dispuso la prisión para tres de los efectivos, imputados como autores del delito de "abuso de autoridad contra los detenidos" en concurrencia formal con reiterados delitos de "lesiones personales". El restante, también procesado con prisión, imputado como autor del delito de "abuso de autoridad contra los detenidos' en concurrencia formal con un delito de ‘lesiones personales".

La denuncia había sido realizada por Gabriela Fulco, presidenta del Sirpa, luego de conocerse los hechos.

Según se indica en el auto de procesamiento, los menores del Ceprili "Pasaron horas sin asistencia de ningún tipo (sanitaria, alimentaria, etc.) y comenzaron a protagonizar episodios de violencia". Incendiaron colchones y rompieron los candados de algunas de sus celdas.

Cuando se declaró la esencialidad del servicio, se ordenó una requisa que estuvo a cargo de la Guardia Republicana. Los internos les arrojaron proyectiles y salivaban a los efectivos, por lo que se decidió ubicarlos en un salón multiuso, que también fue dañado por los jóvenes.

En ese momento se decide el traslado al Hogar Puertas. Los jóvenes fueron llevados a un patio mientras se esperaba que llegara el ómnibus en que serían llevados al centro y en ese momento se produjo la agresión de los efectivos a uno de ellos.

En el ómnibus viajaban 19 internos, cinco policías de la Guardia republicana y el chofer. Todos los menores aseguraron que, una vez a bordo, los efectivos les dijeron "bienvenidos al infierno". Acto seguido, comenzaron a golpearlos con cachiporras y con los puños.

“Me pegaron en la cabeza con un palo grande y grueso, quedé medio mareado…me recuperé y me dieron en la espalda…Decían ¿Quién manda acá?, los gurises decían la Metropolitana y ahí decían muy bien. Así me gusta y palo y palo", relató uno de los menores.

Tres de los cuatro procesados estaban a bordo del ómnibus al momento de las agresiones, mientras que el restante no viajó en el vehículo, pero si subió al mismo antes de que iniciara el traslado y golpeó en la cabeza a uno de los jóvenes con un bastón policial, que se quebró tras el impacto.

Las investigaciones continúan para poder identificar a los restantes dos agentes que se encontraban en el ómnibus.

El auto de procesamiento del juez Dos Santos. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados