Asesinato antisemita: perfil psiquiátrico de Peralta

Un complejo cóctel psicológico fue definiendo a un homicida

Tiene rasgos esquizoparanoicos y psicopáticos, además de síntomas depresivos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El homicida se hacía llamar Abdullah Omar, apuñaló al comerciante cuatro veces. Foto: Facebook.

La pericia psiquiátrica del procesado por el homicidio del comerciante sanducero David Fremd, Carlos Peralta, establece que tiene rasgos de personalidad esquizoparanoicos y psicopáticos, además de síntomas depresivos. Aunque aparentemente en él estas condiciones se presentan juntas, lo cierto es que ellas tienen características propias y diferentes.

El psiquiatra Enrique Pera explicó a El País que los paranoicos se caracterizan por ser desconfiados, rígidos y "creen que todo el mundo está en contra de ellos y quieren que todas las personas sean como ellos, generalizan, discriminan y sienten que tienen que poner orden en un mundo caótico". Se trata de una condición que puede empeorar con el paso del tiempo. Además el paranoico "es muy creíble y convincente cuando dice, por ejemplo, que está amenazado de muerte, tiene pruebas" y "no es como el esquizofrénico que cree que tiene un marciano debajo de su cama o que está convencido que es Napoleón".

Los psicópatas buscan un beneficio inmediato y no sienten ni culpa ni empatía por las otras personas. Esa es una condición que presentan muchas veces los delincuentes jóvenes. "Son lo que los psiquiatras viejos llamaban ciegos morales. No entienden las convenciones. Por ejemplo, no saludan", explicó Pera. En ambas condiciones, la persona tiene dificultades para hacerse cargo de sus actos y "siempre la culpa la tiene otro".

Tanto los psicópatas como los paranoicos pueden ser "extremadamente violentos", aseguró el especialista. En el caso de los paranoicos, la persona puede desatar la violencia por entender que está en situación de riesgo. Pueden ser sumamente inteligentes al punto que pueden tener un buen desempeño laboral o profesional.

En cambio, los esquizofrénicos rara vez son agresivos, explicó el especialista Vicente Pardo. Según este psiquiatra, está instalada la percepción de que sí lo son, lo cual resulta en una estigmatización por parte de la sociedad que no tiene sustento científico. "Hasta una persona normal puede ser violenta. Basta con ser humano para poder ser violento", agregó.

"Es muy poquito lo que pueden planificar. No pueden estar atentos a muchas cosas a la vez. No se concentran, no filtran los estímulos relevantes e irrelevantes. A veces son ingenuos. Es una condición que se desarrolla en la juventud (a partir de los 15 años y aproximadamente hasta los 30) y que puede resultar en mucho aislamiento social", detalló Pardo.

Otras características del esquizofrénico son la pérdida del impulso vital, de la paciencia, la iniciativa, la continuidad y la tenacidad. Pardo explicó que esta condición se diferencia de la depresión en que esta suele ser transitoria.

En Uruguay los esquizofrénicos son aproximadamente el 0,7% de la población. La esquizofrenia puede derivar en cuadros delirantes agudos sin agresividad o "delirios de filiación", que se producen cuando la persona cree ser hija de alguien famoso, con quien en realidad no tiene ninguna vinculación. Aproximadamente el 10% se suicida. "Presentan impotencia para hacer cosas tanto buenas como malas. La sobrecarga de estímulos los afecta, presentan hipervulnerabilidad al estrés y, aún medicados les resulta difícil autosustentarse y trabajar. Tienen déficit cognitivo", enumeró. "A priori, esquizoparanoico no quiere decir mucho. Los casos hay que estudiarlos uno por uno", sostuvo. La exposición a la redes sociales no hace una gran diferencia para la conducta de estas personas porque en ellas es marcada la abulia, enfatizó.

Algunas de las características de estas condiciones parecían estar presentes en Carlos Peralta, el homicida de Fremd. Su vecina Esther Rivero dijo a El País que hasta diciembre Peralta se comportaba en forma normal.

"Pasaba y saludaba como todo vecino, pero luego hubo una ruptura de pareja y el comportamiento cambió abruptamente. Vivía como un ermitaño, tiró la cocina, el ventilador y todas las noches armaba tremendas fogatas donde quemaba sus muebles, todas sus cosas".

"Pasaba encerrado, escuchando música rara todo el día y cuando salía, caminaba sin mirar a nadie y concentrado en sus pensamientos", señaló Rivero.

Por su lado, el psicólogo Robert Parrado entiende que la globalización ha demostrado que ningún país está inmunizado contra ataques racistas y que se debe trabajar en la definición de los elementos psicológicos a tomar en cuenta para determinar qué personas pueden resultar peligrosas. "Sin menoscabar la libertad hay que pensar para adelante, no ser reactivos como ahora sino proactivos. Los posibles atacantes son resultado de una acumulación de historias. De pronto, una persona que sufrió bullying (acoso) puede cometer un crimen diez años después", señaló Parrado. En su opinión, "esto dejó algo que no se borra, el miedo se instaló, esto no ocurrió de noche". A su juicio, debe haber "una atención integral, sin barrer bajo la alfombra y sin tratarlo políticamente".

Antecedentes.

Peralta ingresó por concurso a la docencia de enseñanza Primaria en 2011. Fue sumariado en 2013, luego de que los padres de los niños de una escuela rural en la que tenía cinco alumnos a su cargo denunciaran que se dirigía de manera inapropiada a ellos, dijo a El País la directora del Consejo de Primaria, Irupé Buzzetti. Se le retuvo parte del sueldo y los servicios jurídicos de Primaria recomendaron que su actuación fuera objeto de seguimiento especial, algo que, según Buzzetti, efectivamente ocurrió. Peralta había sido procesado en 2008 por "receptación".

En junio de 2014 se encadenó en las puertas de la Inspección Departamental de Primaria en Paysandú para reclamar por su caso. Adujo ser inocente y que vivía "de la caridad de amigos". Antes había decidido no presentarse a la elección de horas por consejo de su abogado, al que luego demandó. Dijo también que el sindicato de magisterio le impidió afiliarse, informó en ese momento El Telégrafo de Paysandú.

El lunes pasado sustituyó a otro docente que estaba enfermo e impartió clase. Al día siguiente mató a Fremd en pleno centro de la ciudad de Paysandú y a la luz del día.

¿Qué es un "lobo solitario"?

Peralta podría haber actuado como un "lobo solitario". Así se conoce a quienes cometen actos de terrorismo en apoyo a algún grupo, movimiento o ideología en forma solitaria sin asistencia y sin someterse a ninguna estructura de comando. Aunque actúe solo puede haber sido influido o motivado por la ideología y creencias de un grupo. El término apareció en la década de 1990 en Estados Unidos y fue acuñado por dos racistas blancos, Alex Curtis y Tom Metzger. En ese país la gran mayoría de los ataques terroristas son atribuibles a ese tipo de activista que pueden ser desde militantes antiaborto, racistas o yihadistas.

Entrevista "difícil" y una actitud "fría y oscura".

La pericia a Peralta indica que en la entrevista que tuvo con un psiquiatra el miércoles en Salto tuvo un "discurso desorganizado, elíptico, que por momentos fue oscuro, frío, estructurado, con reticencias y contradicciones". La entrevista, escribió el médico, fue "difícil". "Por momentos se angustia y llora, por momentos se desentiende de la entrevista y entra en espacios de mutismo selectivo", señaló.

A su juicio, Peralta presenta "marcados rasgos de personalidad esquizoparanoicos (posiblemente portador de un trastorno de personalidad esquizoparanoico) y psicopáticos (y se encuentra) descompensado por síntomas depresivos con impulsividad, heteroagresividad, ideas de muerte y de autoeliminación". El homicida es, "un individuo que actualmente comporta elevado riesgo social, para sí mismo y para terceros".

Por ese motivo, el médico psiquiatra pidió "la internación en sala de salud mental... para mejor evaluación, clarificar diagnóstico, evitar intentos de autoeliminación y el inicio de un tratamiento orientado a sus especificidades". El magistrado Fabricio Cidade resume en su fallo la pericia psiquiátrica y dispuso la internación de Peralta en el Hospital Vilardebó para que sea evaluado y diagnosticado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados