PREOCUPA AUMENTO DE CASOS

Alertan a pediatras por más casos de púrpura

Creció la cifra de diagnósticos de niños con la enfermedad.

En 2017 se registraron siete más que el año pasado con síntomas de la enfermedad. Foto: Pixabay
En 2017 se registraron siete niños más que el año pasado con síntomas de la enfermedad. Foto: Pixabay

La Sociedad Uruguaya de Pediatría (SUP) exhortó ayer a los médicos a "estar atentos" ante el aumento de casos de niños a los que se les detectó púrpura en los últimos meses. Si bien la situación para el Ministerio de Salud Pública (MSP) está controlada, para los pediatras "la enfermedad meningocóccica continúa presentándose en forma de endemia baja en nuestro país".

En un comunicado interno dirigido a pediatras de todo el país al que tuvo acceso El País, la SUP indicó que lo que ocurre con la enfermedad no se puede calificar como un brote epidémico y que ante estos casos "no está indicada la vacuna universal".

Para el MSP, los diagnósticos de casos de púrpura aumentaron este año. En 2014 se registraron 14 casos, en 2015, 13, en 2016, 14 y en 2017, 21, de los cuales dos llevaron a muertes. En todos los años se registraron fallecimientos como consecuencia de la enfermedad que es detectada sobre todo en niños en etapa escolar. A su vez, las autoridades de la salud desmintieron que haya un brote epidemiológico, y dijeron que el aumento se explica por la cantidad de diagnósticos y no por un incremento en los casos presentados.

Los pediatras informaron que "este año se identificó un leve aumento de la tasa de incidencia sin constituir hasta el momento una situación epidémica". No obstante, indicaron que "dado lo impredecible y dinámico de la epidemiología de la enfermedad y debido a que se dieron algunas situaciones especiales (como la aparición de dos casos coprimarios y la alta virulencia de alguno de los casos asistidos en el Centro Hospitalario Pereira Rossell) es necesario estar atentos".

Hace dos semanas en el marco de un ateneo médico en el Hospital Pereira Rossell, varios profesionales realizaron algunas recomendaciones sobre cómo tratar la enfermedad. Según indicaron pediatras a El País, algunos colegas recomendaban a los padres de niños viajar a Buenos Aires en Argentina para inmunizarse. Según comunicó la sociedad, "las dos vacunas registradas en Uruguay son efectivas y seguras para prevenir la enfermedad meningocóccica". Por estas circunstancias, "no está indicada la vacunación universal". Lo que sí se promoverá es la decisión del MSP sobre la aplicación de vacunas en situaciones de brotes o para aquellos casos en los que se detecten indicadores que señalen la posibilidad del pasaje de endemia a epidemia.

En las situaciones en las que el paciente no presente el tipo de púrpura para el que son recomendadas ambas vacunas, la decisión de inocularse algún otro tipo de dosis dependerá exclusivamente del médico y de la familia del niño. Se sugiere además que "respecto a la indicación individual de las vacunas fuera de estos grupos de riesgo y fuera de la situación de brote, será una decisión que deberán tomar juntos el pediatra y la familia" del paciente. Agregan que no se encuentra disponible en Uruguay la vacuna Bexsero y que "en caso de decidirse su administración, es necesario hacerlo en lugares y condiciones adecuadas dado que solo así puede garantizarse su efectividad".

De todos modos, las autoridades de la salud insisten en que no hubo un aumento de casos sino de diagnósticos gracias a la implementación de nuevos exámenes clínicos.

Mortalidad.

La directora general de la Salud del MSP, Raquel Rosa, dijo a El País que el año pasado hubo tres muertes y que por lo general representan el 12% de los casos detectados. "La letalidad es la misma, el aumento de casos es el aumento de identificaciones", dijo la médica. Agregó que muchos casos quedaban antes diagnosticados sin germen y que este año gracias a la incorporación de nuevos exámenes, se logró avanzar un paso más.

La enfermedad meningocóccica es una infección causada por el meningococo y puede presentarse como meningitis (meningoencefalitis) y también como una enfermedad invasiva (septicemia, shock séptico). Según informaron, la enfermedad meningocóccica invasiva es difícil de diagnosticar.

La bacteria que transmite la enfermedad se contagia por contacto directo de persona a persona a través de las gotitas de las secreciones respiratorias de fosas nasales o faringe, desde una persona infectada. Además la propagación de la enfermedad es facilitada por el contacto estrecho y prolongado (a través de besos, estornudos, tos, dormitorios colectivos, vajillas y cubiertos compartidos) con una persona infectada.

El grupo de riesgo para contraer la enfermedad son los lactantes, los niños menores a 5 años y los adolescentes de hasta 19; las poblaciones hacinadas, estudiantes que viven en residencias estudiantiles, reclutas militares, personas que participan en peregrinaciones a La Meca, cuidadores e integrantes del núcleo familiar en contacto con pacientes infectados. También son propensas a contraer la enfermedad aquellas personas que viajan a zonas endémicas, personal de industrias o laboratorios que trabaja con meningitidis, personas con inmunodeficiencias/inmunodeprimidas, incluidas aquellas con deficiencias de componentes terminales del complemento e infectados con VIH Sida.

Según datos de la sociedad, "la primera epidemia registrada ocurrió entre los años 1975 y 1976, con un total de 1.232 casos". "Como consecuencia de esta situación, se implementó una campaña masiva puntual para mayores de 2 años de edad con vacuna polisacárida que logró controlar eficazmente el brote". Luego ocurrieron brotes causados por cepas en Rivera (1993, 15 casos) y más tarde en Paysandú (1995, 21 casos).

Detectaron brotes intrafamiliares.

Los pediatras informaron que durante el año ocurrieron dos brotes intrafamiliares. En 2017, dos de los 21 casos derivaron en fallecimientos. Los casos de púrpura en niños aumentaron en los últimos meses del año. En el último caso registrado, se descartó finalmente un cuadro de púrpura fulminante. Se trataba de un niño de 5 años que estuvo internado en el Centro de Tratamiento Intensivo (CTI) del Hospital Pereira Rossell. Según informó a El País el médico del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), Rolando Viotti, el niño asistía a la escuela 178 de Barros Blancos en Canelones. Viotti indicó que el paciente pediátrico tenía meningococo y que ya se había activado un protocolo de Vigilancia Epidemiológica con sus compañeros del centro educativo.

El otro caso más reciente -en el que se descartó púrpura- fue el de una niña de un año que había asistido a un cumpleaños en un CAIF de Lezica, junto a otros tres niños. Ese mismo día, el subdirector del MSP, Jorge Quian, informó que "la situación epidemiológica de este año no es diferente a la de otros". Agregó que "hay un nuevo método de diagnóstico, por lo que se puede incrementar el número de casos que antes pasaban como meningitis a ser ahora meningitis con germen".

Quian coincidió con la directora general de la salud en que "lo único que cambió fue la implementación a fines del año pasado de exámenes de laboratorio más certeros en el diagnóstico".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)