“los militares lo involucraron, él sabía que entrega personas a los verdugos”

Para abogado, el fallo “queda corto”

Para Federico Álvarez Petraglia, abogado patrocinante de las 28 mujeres que denunciaron haber sido objeto de abusos en 1972 en el batallón Florida, el procesamiento con prisión de Héctor Amodio Pérez es “pertinente y correcto” pero al mismo tiempo “quizás se quedó un poco corto” y debió imputársele un delito de “tortura” al ex guerrillero.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Héctor Amodio Pérez pensó que tendría una breve estadía en Montevideo. Foto: G. Pérez

El abogado razona que si bien Amodio Pérez no cometió directamente torturas, “cometió los actos necesarios (previos) a las privaciones de libertad al señalar” a los miembros del Movimiento de Liberación Nacional que fueron detenidos.

“Él conocía el Batallón Florida y sabía perfectamente que iban a ser torturados de manera salvaje”, dijo Álvarez Petraglia a El País ayer, poco antes de comunicarse con sus patrocinadas para informarles sobre el procesamiento del ex guerrillero tupamaro.

Según Álvarez Petraglia, “pesó mucho el testimonio del militar Orosmán Pereira, que no se puede decir que tenga animosidad contra Amodio y que dijo que él salía vestido de militar con las patrullas”.

“Las mujeres nunca denunciaron a Amodio. Fueron los militares los que lo trajeron a colación”, recordó. El abogado dijo que no se opone a que por razones médicas Amodio Pérez cumpla detención domiciliaria. “La cárcel no tiene que matar. El tratamiento tiene que ser parejo para todos”, señaló.

“No estoy gratificado ni contento. Hubo muchos civiles que tuvieron una participación mucho más activa en la dictadura que se olvida que fue cívico-militar: médicos, abogados, que fueron grandes señores. Hay mucho por hacer”, consideró Álvarez Petraglia.

El abogado sostuvo que no se puede argumentar que al “señalar” a sus compañeros Amodio estuviese colaborando con la Justicia. “Tenía plena consciencia de la existencia del aparato represivo. Había democracia formal, es verdad, pero los procesos eran totalmente irregulares. Él no estaba colaborando con la Justicia como podemos hacer usted o yo hoy en día. Participaba en detenciones irregulares. Él sabía que entregaba a verdugos. Se cae de maduro. No era un niño de pecho. A todos los que señaló les deparó meses de torturas. Su actuación fue claramente delictiva. Técnicamente él era un paramilitar”, consideró.

A su juicio, no es de recibo el argumento de que las acusaciones contra Amodio son consecuencia de animosidad. “Siempre hay animosidad. Es algo connatural al proceso penal. Nadie lo quería como amigo”, señaló.

Para Álvarez Petraglia, la lógica indica que deberían ser procesados los militares Asencio Lucero (por acción) y el capitán retirado Orosmán Pereira (por omisión o sea por no evitar la realización de torturas). Pereira había declarado que Amodio “ayudó a detener personas”. El oficial afirmó que los patrullajes se realizaban “por orden del comando” y que “salían de la unidad oficiales, personal subalterno y Amodio Pérez”, y que cuando llegaban los detenidos a las unidades militares “se los interrogaba”.

El abogado se afilia a la tesis de que los delitos que considera que cometió Amodio no prescribieron en la medida en que no corrieron plazos durante el período de vigencia de la ley de Caducidad. “Además, los delitos de lesa humanidad nunca prescriben”, sostuvo.

Álvarez Petraglia entiende que corresponde que continúen las actuaciones judiciales con la indagatoria a decenas de personas, incluidos más de una veintena de militares.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados