ENLACE PATROCINADO

El rol clave que ha tenido el factor suerte en la historia

Es parte de la cotidianidad, pero este concepto abstracto no es nuevo sino que ha formado parte de la humanidad desde tiempos ancestrales  

La suerte. Pixabay
Foto: Pixabay

La fortuna es parte nuestros días, de nuestras actividades cotidianas: conducir así cómo apostar parta un partido de fútbol, cocinar o tener suerte a encontrar una promoción para un fin de semana en las playas encantadora de Brasil

Pero, ¿de dónde nace este concepto ancestral de la suerte?

Dar una cara a un concepto abstracto como la suerte siempre ha sido de fundamental importancia para los pueblos del pasado, pero en diferentes culturas, más aún en los politeístas, esta deidad estuvo representada de las maneras más diversas.

Vamos a descubrir quién fue la Diosa de la Fortuna en el pasado, cuáles eran sus peculiaridades y cómo se representaba.

La suerte en el mundo romano

Fortuna era la diosa del azar y el destino en la religión politeísta romana. Se celebraba el 24 de junio; su personaje presentaba dos caras de la misma moneda, y era el símbolo utilizado para desear el éxito de las acciones valientes que requerían suerte para lograr al resultado esperado.

El culto de la Diosa Fortuna tiene orígenes muy antiguas. Los habitantes de Roma atribuyìan la introducción al culto de Fortuna a Servius Tullius, quien en Roma tenía veintiséis templos dedicados a la diosa.

Se dice que la amaba y ella le devolvió su amor, recompensando su ingenio, a pesar de que Servius Tullius era un mortal común.

La diosa Tiche en el culto griego

El equivalente helénico de Fortuna era la diosa Tiche, o la personificación de la prosperidad, que también garantizaba un destino favorable.

El nombre Tiche deriva etimológicamente de un verbo que literalmente significa "suceder", atribuyendo así a la Diosa no solo la aleatoriedad de las cosas sino también su inevitabilidad, como en el "Ajax" de Sófocles en el que está escrito: "Ajax, mío señor, no hay más mal terrible para los hombres que el destino que no se puede escapar ".

La mayoría de las veces se representaba a la Diosa Tiche, especialmente en las monedas y artefactos de la era helenística, asociada con la imagen del agua o de un timón, tanto por su capacidad de cambio como porque era capaz de transportar el destino de los hombres a aguas seguras.

La representación de la diosa Fortuna en el tiempo

Tanto en las representaciones romanas como en las griegas, la deidad de Fortuna, en tiempos posteriores, a menudo se representaba como una mujer con los ojos vendados que sostenía una cornucopia, símbolo de la abundancia y de la prosperidad, representado por un gran cuerno del que rebosan frutas, flores, monedas y toda clase de bienes y riquezas.

Sin embargo, es correcto decir que tradicionalmente la diosa con los ojos vendados era Dike, o la diosa griega de la justicia, hija de Zeus y Temi, ya que la justicia no podía discriminar. Sin embargo, a lo largo de los años, las representaciones de la diosa de la fortuna también se han estabilizado con un vendaje delante de los ojos.

Más allá de cómo se la represente, es importante buscar una buena fortuna. Para esto, solo hay que confiar...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados