Diversidad

El colectivo LGTB+ cancela marchas pero no reivindicaciones por la pandemia

Internet ha sido el lugar donde se ha celebrado este fin de semana la Global Pride 2020

global pride 2020
Foto: EFE

La pandemia de coronavirus obligó al colectivo LGTB+ a cancelar las marchas y fiestas del Orgullo, pero no a aparcar sus reivindicaciones de igualdad que este año ha defendido en internet y en alguna que otra pequeña manifestación.

Internet ha sido el lugar donde se ha celebrado este fin de semana la Global Pride 2020 con un concierto desde casa en el que han participado artistas como Elton John, el "Can't Cancel Pride" (no pueden cancelar el orgullo) en el que actuaron, entre otros, Ricky Martiny y Katy Perry, o el "Orgullo Dentro" que ofrece charlas y otras actividades hasta el 5 de julio.

Uno de los eventos virtuales más simbólicos se retransmitió desde la puerta del icónico bar Stonewall, donde el 28 de junio de 1969 se produjeron los violentos enfrentamientos entre la clientela gay y la policía que dieron paso al movimiento en favor de los derechos de los homosexuales.

Ayer se cumplían 50 años de la primera manifestación por los derechos de los homosexuales, pero la pandemia impidió la celebración multitudinaria en Nueva York y las protestas amtirracistas de las últimas semanas le han dado al acontecimiento un carácter más serio. El acto se celebró bajo el lema: "Cada vida negra trans perdida cuenta".

Más tarde, centenares de personas salieron a las calles para participar en una marcha alternativa "por las vidas negras queer y trans". Los organizadores reclamaron el carácter de protesta que tenía el Desfile del Orgullo en sus inicios, frente a la fiesta patrocinada por grandes empresas en la que afirman que se ha convertido.

Algo muy parecido ha ocurrido en Londres donde, a pesar de que el desfile principal se suspendió, un grupo de personas se congregó en una manifestación que enlazó las reivindicaciones del colectivo gay con el de las recientes protestas contra el racismos, y marcharon bajo el lema: "Las vidas de los trans negros importan".

Otra marcha, también con medidas de seguridad para evitar el contagio, fue protagonizada por un puñado de veteranos del Frente de Liberación Gay en el Reino Unido, que conmemoraron el 50 aniversario de la pionera asociación formada en 1969 en Nueva York y que dio inicio al movimiento de liberación homosexual.

En Barcelona también se ha recordado una manifestación histórica, la primera que tuvo lugar en España para reivindicar los derechos de los homosexuales. Cientos de personas recorrieron el sábado el centro de Barcelona para conmemorar esa primera manifestación celebrada hace 44 años, meses después de la muerte del dictador Francisco Franco.

Por lo demás, los actos del orgullo en España están circunscritos a internet y el tema central de los foros y debates son las mujeres lesbianas, trans y bisexuales en el activismo LGTB+, con el lema "2020, mujeres LTB: sororidad y feminismo".

La fiesta callejera se ha trasladado a muchos balcones que estos días lucen la bandera arcoiris. El Ayuntamiento de Barcelona colgó un pendón con los colores del arcoiris. En Moscú también penden banderas arcoiris de dos edificios oficiales, pero no del Gobierno ruso, sino de las Embajadas de Estados Unidos y el Reino Unido que así han actuado en solidaridad con un colectivo que no goza de libertades en ese país.

En Berlín, la manifestación del Orgullo arrancó este sabado desde un lugar que conmemora uno de los actos más violentos contra esta comunidad: una placa en recuerdo de los homosexuales víctimas del nazismo en la que aparece el triángulo rosa que los identificaba durante el Tercer Reich. Se trató de una de las marchas más ´multitudinarias´ de estos días, ya que congregó, según la policía, a unas 3.500 personas.

Pero también en Israel ha habido manifestaciones concurridas, si bien mucho menos que otros años, que han congregado a miles de personas en Tel Aviv, Jerusalén, Haifa y Beer Sheva.

En Italia, la reivindicaión de este año es muy concreta: una ley efectiva contra la homofobia. Esta semana se prevé que la Cámara de los Diputados empiece a estudiar un proyecto de ley para reforzar una ya existente que, desde 1993, que castiga los delitos de odio por razones de raza, étnicas, religiosas o vinculados a la nacionalidad, incluyendo la "discriminación basada en la orientación sexual, identidad de género" o la misoginia.

Y en Argentina, donde la situación epidemiológica aún requiere confinamiento, se ha recurrido a iluminar los principales monumentos del país, como el Obelisco, la Floralis Genérica, el Planetario capitalino, y la Torre Monumental, con los colores de la bandera LGTB+.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados