Publicidad

CON LOS HIJOS

Los ciclos de Marha: El después del nacimiento, una etapa hermosa pero desafiante

En una nueva columna, la doula y educadora perinatal subraya la importancia de planificar la llegada del bebé a casa desde el embarazo, para que el recién nacido y la familia puedan adaptarse lo mejor posible.

Compartir esta noticia
recién nacido
recién nacido
Foto: Pixabay

Por Marha Scanu

Luego de que nace un bebé se abre un nuevo camino a transitar como familia; comienza otra etapa que es igual de hermosa como desafiante.

Para que estas primeras etapas no nos agarren desprevenidos, es importante comenzar a visualizar en el embarazo el después del nacimiento, y planificar ciertas cosas.

Primero veamos lo básico: en caso de que hubiese otro hijo u hijos, acordar al cuidado de quien quedarán durante la internación; planificar la llegada a casa de todos los integrantes, las visitas y la ayuda; en caso de que haya mascotas, planificar la vuelta de las mismas si estuvieron en otro lugar; dejar freezer y alacenas con comida fácil de cocinar o calentar.

Es bueno generar acuerdos honestos con la familia, en donde la mamá o la pareja puedan ser claros sobre sus preferencias a la hora de las visitas y de la ayuda.

Hay que recordar que el recién nacido es vulnerable y que el momento que está viviendo la nueva familia también, por lo cual antes de ir de visita se debe preguntar si se desea ese encuentro, cual es el mejor horario, y una vez allí prestar ayuda a la mamá y no tanto querer sostener al bebé. Deben ser visitas cortas, ya habrá tiempo para conocer más al nuevo integrante. El momento ahora es para mamá, papá y bebé, que se están conociendo y adaptando a la nueva vida.

En cuanto a la ayuda, puede ser que la mamá/pareja necesite que alguien se quede unos días en el hogar, o que alguien concurra durante determinado tiempo cada día, o pueden no necesitarla. Lo importante aquí es que la mamá/pareja evalúe su situación y sus necesidades y pida la ayuda que considere oportuna.

Si hablamos de lo médico: los controles del recién nacido son importantes porque nos van a mostrar cómo está adaptándose al mundo extrauterino. Estos son a la semana, a los quince días, y luego todos los meses (hasta el año). También son importantes los controles médicos de la mamá, a los 10 días y al mes aproximadamente.

Por último, para tener en cuenta y que sea parte de la planificación: el registro del bebé se puede hacer hasta 10 días hábiles después del día siguiente al nacimiento (en zonas rurales hasta 20 días hábiles), para hacer ese trámite hay que solicitar en el centro de salud el “certificado de nacido vivo”. La cédula se saca con la partida de nacimiento antes de los 30 días de expedida.

Tener planificada la vuelta a casa y los primeros tiempos, va a alivianar la carga mental y las tareas, ayudando a dar un poco de orden a la intensidad que se puede llegar a vivir en esta etapa.

CONOCÉ A NUESTRA COLUMNISTA

Marha Scanu

Marha Scanu

Lic. en Comunicación, Educadora en primera infancia, Doula, Educadora perinatal.

Podés seguirla en Instagram como @losciclosdemarha

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

embarazada

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad