NEGOCIOS

Las "Crocs argentinas" buscan dejar su huella fuera de fronteras

Los calzados de goma eva, Humms, apuestan a su expansión en la región, incluido Uruguay.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tendencia. Las Humms están fabricadas con goma eva inyectada, al igual que las Crocs.

Apostar por un material que marca tendencia en el mundo y adaptarlo al mercado local con diseños propios al mercado local. Así podría sintetizarse el recorrido de Matías Carrabs (34) y sus tres hermanos que, hace tres años, comenzaron a darle forma a Humms, un emprendimiento que produce calzado y accesorios con goma eva inyectada y proyecta superar los $ 12 millones (unos US$ 757.000 a cambio actual) de facturación este año.

«Venimos de una familia con experiencia en el calzado y siempre buscamos hacer un proyecto», relata el fundador de la compañía que tiene su planta en La Matanza (en el Gran Buenos Aires), en referencia a la trayectoria de su padre, quien se dedicó a la fabricación de calzado con su marca Pigalle y para terceros, por ejemplo, Ricky Sarkany, Jazmin Chebar, Etiqueta Negra, entre otras.

Su proyecto se concretó a fines de 2013. «Encontramos que la goma eva inyectada —el material que usa Crocs— estaba siendo una revolución en el mundo del calzado por la liviandad y la comodidad pero en Argentina había un déficit en este segmento. Se importa mucho pero no se fabrica localmente. Entonces, sacamos un crédito de $ 3 millones (unos US$ 190.000) y lo usamos para la inversión en la maquinaria y las matrices», recuerda Carrabs, formado como ingeniero industrial.

En este emprendimiento, junto a él trabajan sus hermanos Diego (33) y Heidi (31), en el área de desarrollo de producto, y Nadia (26) en el sector de marketing.

Luego de instalar las máquinas, importadas de Italia, estuvieron más de un año para armar el equipo de trabajo, seleccionar los proveedores de insumos (actualmente importan las matrices y la goma eva desde Brasil) y realizar las pruebas del producto. Finalmente, en noviembre de 2015 lanzaron el modelo Bambú, su primer calzado inspirado en una alpargata. La fecha, cuenta Carrabs, complicó su inserción en el mercado: «Generalmente, en octubre los comerciantes empiezan a comprar los productos de la temporada de invierno y nosotros salimos con algo bien de verano».

La empresa, que actualmente emplea a 30 personas, sumó un nuevo modelo de calzado, además de dos carteras, también fabricadas con goma eva.

La proyección es superar los 40.000 pares y las 2.000 carteras en ventas, para rondar una facturación anual de $ 12 millones (US$ 757.000).

La red de distribución de la empresa incluye tiendas de indumentaria outdoor; locales de lifestyle; casas de indumentaria deportiva, donde proyectan vender el 70% de su producción; y el local propio en Palermo.

Para el año que viene los emprendedores proyectan nuevos lanzamientos como por ejemplo botas de lluvia y un modelo que suma capellada textil.

«No tenemos una base de comparación sólida, pero estamos vendiendo según nuestras expectativas. El reto es pegarla con el modelo, porque cada matriz ronda los US$ 4.500», plantea Carrabs.

Además, analizan franquiciar la marca para crecer en el interior y, en el mediano plazo, mirar fronteras afuera.

«Argentina tiene una marca país bastante respetada en la moda e impone tendencia. El desafío es ser fuerte con la marca acá, para apalancarnos desde ese posicionamiento y desembarcar en Uruguay y Chile», concluyó el emprendedor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados