PERSONAS

Ser de clase trabajadora te hace feliz, según Disney

En las películas de Disney, incluso Gruñón, el personaje de «Blancanieves y los siete enanitos», está feliz de ir a trabajar.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Animados. Los personajes de la casa Disney-Pixar tienden a ser de clase alta y media y alta.

Según el diario británico The Guardian, un estudio realizado por sociólogas de la Universidad de Duke (EE.UU.), señala que los estereotipos de clase retratados en las cintas de Disney introduce a los niños y jóvenes a la idea de aceptar su destino hasta que el trabajo duro transforme su situación para salir de la pobreza.

El estudio «Benigna desigualdad: Retratos de la pobreza y la desigualdad de clase social en películas para niños», analiza la clase social de los protagonistas de 36 películas de Disney y Pixar que recaudaron más de US$ 100 millones desde enero de 2014. Los personajes fueron clasificados por parte de las responsables del proyecto, la profesora Jessi Streib y las estudiantes de grado Miryea Ayalas y Colleen Wixted.

Según el informe, las investigadoras descubrieron que solo el 4% de los personajes estudiados pueden ser clasificados como «pobres» y que los dibujos representan la diligencia y el espíritu fuerte como los indicadores de la movilidad social y económica. Solo uno de los personajes de la clase obrera, un 16% del total de protagonistas analizados, estaba preocupado por el dinero.

«El gran problema es que la desigualdad es benigna», dijo Streib. «Ser pobre no es un problema. El trabajo en la clase obrera te hace feliz. Cualquier persona que quiera salir adelante, y sea ambicioso y una buena persona puede hacerlo. Y los ricos son felices de ayudar a cualquier persona. Obviamente, no es exactamente la forma en que funciona el mundo».

La encuesta encontró que la mayoría de los personajes de las películas de Pixar y Disney son de clase alta y media alta. En el mundo real, casi el 25% de los niños estadounidenses viven en la pobreza, según The Guardian.

«Los estudios han demostrado que cuando los niños cumplen 12 años, ya han interiorizado un montón de ideas sobre clases como que los pobres son perezosos y los ricos son inteligentes y trabajadores», dijo Streib. «A los padres no les gusta hablar de clases sociales con sus hijos, así que pensé que las películas que los niños ven son la forma en que ellos construyen sus ideas sobre las clases sociales», arguyó.

Streib reconoce que reflejar la realidad social en el cine infantil es difícil ya que eso podría desalentar a los niños a esforzarse. «Si usted muestra a personajes pobres como muy trabajadores pero que aún así no pueden avanzar, entonces, los padres verían eso como un esfuerzo que no paga, lo que puede ser una idea conflictiva para los niños», remató. (En base a O Globo/GDA)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados