Arte contemporáneo

Un homenaje al Éxodo Oriental en acero

Eran Miles, la obra del artista salteño Diego Santurio intenta homenajear al Éxodo oriental. El grupo escultórico fue creado tras un pedido de la delegación uruguaya de Salto Grande.

El homenaje al Éxodo Oriental emplazado en Salto es la obra mayor de Santurio.
El homenaje al Éxodo Oriental emplazado en Salto es la obra mayor de Santurio. Foto: Marcelo Cattani

Cuando a Diego Santurio (42) le preguntaban cuál era su mejor obra, la respuesta siempre era la misma: la próxima. Tras inaugurar Eran Miles, la obra que acaba de emplazar en Salto y que intenta homenajear el Éxodo del Pueblo Oriental, el artista confiesa que deberá hacer un paréntesis para volver a dar esa respuesta. Por las dimensiones del grupo escultórico, por la carga de responsabilidad, por la investigación que llevó a cabo, por el descubrimiento personal que implicó para el autor.

A cinco kilómetros del taller en que Santurio dio forma a cada una de las piezas, en el último brazo de tierra que recorre la costa del río Uruguay previo a la desembocadura del arroyo San Antonio, la obra se levanta y recorre 47 metros de largo. La escultura alcanza en su punto más alto los 5,50 metros desde nivel del suelo.

El Éxodo se ve venir. En un total de 41 piezas de acero al carbono oxidadas, se vislumbran varios grupos marchando. Ninguna pieza es igual a otra, ninguna comparte con otra la misma curvatura. “Cada individuo tiene una postura diferente. Algunos vienen llegando, erguidos de orgullo, con una postura reflexiva mirando al cruce del río, otros más atrás ya vienen cansados, algunos arrastrados por otros”, cuenta Santurio. Además de los individuos hay líneas que atraviesan toda la composición. Son, además de un recurso constructivo, un intento de plasmar “el sentimiento que une a toda esa gente que va marchando”.

“A Salto le falta un homenaje al Éxodo”. La primera vez que Santurio escuchó eso fue de boca de un amigo, pero en ese momento sus energías estaban puestas en “ser un artista trascendente en el mundo” y nada le llamaba menos la atención que honrar la historia.

Siete años más tarde, luego de forjar una carrera como artista metalúrgico y con una mirada menos preocupada por el exterior, Santurio volvió a escuchar esa frase. Esta vez como propuesta de la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande en apoyo con la Comisión del Patrimonio de Salto. Pese a que no tardó en aceptar la propuesta, fue cuando le propusieron la ubicación actual para emplazar el grupo escultórico que la mente del artista empezó a viajar. “Mientras les decía que me dejaran pensarlo, en mi cabeza empezó a aparecer un bosquejo de la obra”, cuenta.

Es que el lugar carga con esa historia. “Pese a que en ese entonces la frontera no estaba definida, hay registros de que hubo campamento en San Antonio”, relata Santurio. “El cruce del río seguramente fue lo más complejo de todo el proceso. La locación es exacta”, agrega.

Más allá del financiamiento, Santurio asegura que el apoyo de Salto Grande fue primordial para llevar a cabo semejante obra. De hecho, la materia prima fue la tapa de una vieja turbina de la represa. Esa media esfera de 16 metros de diámetro que alguna vez sirvió de retén estuvo 40 años sin usarse, tiempo en el que adquirió el óxido que caracteriza el color rojizo de la obra.

Hasta octubre de 2018 lo que Diego Santurio sabía del Éxodo se acercaba mucho al relato que había escuchado en la escuela. Se embarcó entonces, no solo en un viaje creativo, sino también de investigación de un hecho que define como “enorme”.

Dice, tras varias horas de lecturas y consultas con historiadores, que descubrió varios gestos artiguistas que marcan hasta hoy, sin saberlo, a un montón de uruguayos. Encontró en el Éxodo la orientalidad, la rebeldía, el desafío de ir siempre hacia adelante. “Es apasionante, todo lo que encontré de mí mismo en este proceso, es lo que hace también que esta obra sea casi imposible de superar para mí”, afirma el creador.

La escultura Ascenso se halla emplazada en la ciudad de Shangai.
La escultura Ascenso se halla emplazada en la ciudad de Shangai.

De todas partes vienen,
sangre y coraje,
para salvar su suelo
los orientales;
vienen de las cuchillas,
con lanza y sable,
entre las hierbas brotan
los orientales
.

La escultura Conexa se encuentra en Tierra Garzón, Rocha.
La escultura Conexa se encuentra en Tierra Garzón, Rocha. Foto: Manuel Mariño

Es en los versos de Idea Vilariño, que se repetían en su cabeza mientras trabajaba en el taller, donde Santurio ve tan bien resumido todo ese proceso de investigación de lo que entiende “el hecho más importante de la historia”.

El proceso duró más de un año, lo que el artista reconoce como devastador, no solo en lo físico sino también por la responsabilidad que implicaba para él crear una obra que estuviera a altura del homenaje. “Era tan importante lo que se iba a hacer que yo tenía que intentar estar a la altura. Y hasta ahora sigo intentando estar a la altura. Esto no es la obra que representa al Éxodo, es un intento, es mi mirada”, comenta Santurio.

Faltaba una semana para que terminara el 2019 y Diego Santurio recorría el taller en el que su padre trabajó toda la vida como metalúrgico -ese mismo taller en el que el artista trabaja hoy y en el que descansan varias esculturas en proceso- donde guarda sus primeras piezas. Dice que, en realidad, se trataba de recortes que adaptaba. Recortes que se apoderaron hasta el día de hoy de su obra, que forman parte de su lenguaje.

El procedimiento de aprender a soldar o a cortar fue para Santurio algo tan natural como aprender a caminar. Pero fue recién a los 22 años que sintió que empezaba a encontrar un lenguaje en el arte. “Estaba claro que mi vida era el arte y no la metalúrgica. Para mí el arte es un equilibrio, es una necesidad”, afirma.

El artista confiesa también que su forma de ver el mundo del arte ha ido cambiando. Y en ese decurso influyó el haber nacido en Salto y estar lejos de la capital. Lo que para muchos puede sonar como una desventaja, para él es un desafío. Para el artista, romper los límites de no estar pendiente únicamente de lo que ocurre en Montevideo implicó un viaje más tranquilo y de fronteras más lejanas. Santurio ha expuesto en Buenos Aires, México, Holanda, China, Colombia y Brasil. En esas instancias hubo obras públicas, hubo exposiciones colectivas e individuales. Algo que distingue su obra son los móviles. Dice Santurio que la ingravidez es quizá el eje compositivo principal de su obra.

Detrás de esas piezas colgantes que parecen suspenderse en el aire hay también un proceso de investigación. “Visualmente el objeto debe suspenderse sin depender del hilo. El encanto es que veas flotar la obra en contraste con el material, que es un material pesado. La rugosidad, la textura, el pasaje de la línea hace como si le quitara la gravedad”, señala.

Entre sus referencias, Santurio menciona a los artistas Pablo Atchugarry y Octavio Podestá, con quienes se ha vinculado a lo largo de su carrera. En lo internacional, destaca la obra del español Jaume Plensa y el inglés Anthony Gormley.

Otras obras de Santurio

En el Dining Lingshi Park de Shangai se encuentra Ascenso, obra de Diego Santurio hecha en bronce que se inauguró en 2009 con la presencia del presidente Tabaré Vázquez. A partir de un llamado a artistas uruguayos a través del entonces cónsul Carlos Irigaray, el artista salteño pudo establecer un vínculo con Shangai. Luego de una primera exposición las autoridades de la ciudad se interesaron por la obra del escultor: además de Ascenso, en el mismo parque se instaló en 2015 Contención, otra escultura en bronce.

Cuando Pablo Atchugarry terminaba de crear la Fundación que lleva su nombre en Punta del Este, el artista salteño se presentó en el lugar. Esa misma tarde recorrieron el parque y eligieron un lugar para que Santurio pudiera emplazar allí su primera escultura. En 2015, Santurio instaló la obra Conexa en Tierra Garzón, Rocha, proyecto que también es impulsado por la Fundación. La obra es de acero inoxidable, material que elige usar en la gran mayoría de sus obras ya que no se marca con el tiempo ni se desgasta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error