TECNOLOGÍA

Mentiras: tecnologías que las logran develar

Detectores para dar con los culpables y proteger a inocentes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Google.

Luego de realizar algunas interrogantes irrelevantes, el preguntador va al grano: ¿Usted falsificó datos en el formulario de solicitud de empleo? "No", contesta el indagado. Automáticamente, se enciende una luz roja que indica que mintió en su respuesta.

Esta fue solo una de las tantas preguntas que se le realizó a un aspirante a una empresa de seguridad en Uruguay con el detector de mentiras llamado Sistema Computarizado de Análisis de Estrés en la Voz (CVSA, por su sigla en inglés).

Esta tecnología, importada por Permont Group, utiliza solo la voz para conocer si la persona miente o no. "El sistema tiene la capacidad de analizar la tensión de la voz en una entrevista", contó Hernando Hernández, quien comercializa este producto en Uruguay y lo ha ofrecido a las fiscalías.

A diferencia de los tradicionales polígrafos —que conectan a las personas con cables— este sistema no es invasivo y no es necesario conectar a la persona a ninguna máquina. Solo es con la voz.

Según Hernández, el sistema es capaz de detectar el momento en que se tensionan las cuerdas vocales. "Esto se da cuando hay miedo a ser descubierto, por sentimiento de culpabilidad y por el placer que produce el juego del engaño", señala Hernández, quien también trabaja como coordinador académico de Securitas.

No obstante, el polígrafo sigue gozando de buena salud. Si bien solo se los ve en películas de espías, el abogado Rafael Ravera trabaja con un sistema de este tipo.

Su aparato tiene otras características: "Utilizamos más canales, no solo la voz". Según este jurista, que dirige la empresa Hermes Servicios Poligráficos, su tecnología puede conocer la reacción cardiológica, respiratoria y abdominal del indagado.

Ambos aparatos son de origen estadounidense. El CVSA cuenta con 20 años de experiencia en el mercado, tiene el respaldo del Gobierno de Estados Unidos y, según el sitio oficial de la compañía que lo distribuye, para militares estadounidenses es una herramienta en "operaciones especiales".

Por su parte, Ravera contó que antes de adquirirlo y de traer el dispositivo al país hizo un curso en el Instituto Poligráfico de San Diego en EE.UU. En Uruguay, cuenta con cinco técnicos capaces de ejecutarlo.

Método y resultado.

El sistema de voz utiliza una metodología europea que, según Hernández, garantiza un buen resultado final. Todo empieza con una pregunta irrelevante: ¿Su nombre es Mario? Luego se formula "una de control" —se dice una mentira conocida para evaluar—. Ejemplo: ¿El color de la pared es negra?

Estas respuestas le van dando más conocimiento sobre las reacciones psicológicas y emocionales del indagado. Para seguir "conociéndolo" se hace una pregunta irrelevante: una verdad conocida, no relacionada al problema. "¿Usted está sentado?". Después, sí va la más importante de todas: "¿Robó un banco?".

Este sistema, capaz de medir las reacciones neuronales y psicológicas, tiene una efectividad del 96,7 % de efectividad. "Se puede hacer a través de Skype", agregó el experto.

Ese restante 3,3% puede causar que el interrogado salga con la suya. Hernández atribuye que esto sucede no por una falla del software, sino porque quien pregunta se ha apartado de la metodología.

El polígrafo de Ravera, que cuenta con una efectividad del 97%, advierte que la prueba debe realizarse en una sala pequeña, privada y acondicionada para la ocasión. También emplean técnicas de preguntas inocuas y directas para lograr el resultado esperado.

Quiénes lo usan.

En Argentina, Hernández ya lo ha ofrecido a diferentes empresas en la región y en algunas en Uruguay.

El año pasado, en el marco de las investigaciones por la muerte de Lola Chomnalez, el Ministerio del Interior se había interesado en adquirir este producto. Hernández aseguró que está a la espera de una llamada. Asimismo, se ofreció para que la policía lo utilice para cualquier caso.

El vocero de la Suprema Corte de Justicia, Raúl Oxandabarat, dijo a El País que no recuerda que un juez haya utilizado este sistema en Uruguay en los últimos tiempos. No obstante, Raúl Ravera dijo haber colaborado desde 2002 en unas 60 causas judiciales. El abogado entregó a El País un documento en el que el presidente de la Suprema Corte de Justicia de 2003 califica de "valioso aporte" a este detector para dilucidar el caso criminal "Andrés Trigo", quien fue baleado de dos disparos en la cabeza en Colonia en 1998. La Justicia logró procesar a su exnovia.

El sistema también fue contratado por las autoridades del nuevo Aeropuerto Internacional de Carrasco para reclutar al personal auxiliar. "Son personas que pueden ayudar a traficar cualquier cosa", acotó Ravera.

Para un uso comercial, el polígrafo cuesta 1.500 dólares por cada servicio a cada persona, mientras que el sistema de voz 140.

Voluntad del indagado.

Ambas tecnologías requieren de una previa aprobación del indagado para poder utilizarse. En caso contrario, no se puede implementar.

Si el "sometido" a la detección de mentira acepta utilizarlo y se detecta que engañó en sus respuestas, no se lo sancionará por la mentira. ¿Por qué? "Porque tiene derecho a mentir. El sistema penal espera que el indagado mienta", dijo Oxandabart.

Al indagado no se lo castiga por haber evadido la responsabilidad, sino "por el delito cometido", concluyó el vocero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)