CIENCIA

Buscan revivir un mamut

Un equipo de investigadores asegura estar a dos años de crear uno de estos animales ya extinguidos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Wikimedia

En el marco de la conferencia de la Asociación Americana por el Avance de la Ciencia (AAAS), los científicos a cargo de la investigación que busca la "des-extinción" del mamut aseguraron que están muy prontos para lograr la creación de un embrión de este animal modificando genéticamente las células de un elefante.

Se trata de un equipo de investigadores de la Universidad de Harvard que en 2015 comenzaron los esfuerzos para "recuperar" a un mamut gracias al material genético obtenido de los ejemplares que se congelaron hace miles de años.

Para lograrlo, los científicos han utilizado la conocida técnica de modificación genética Crispr para crear lo que informalmente han denominado como "mamutfante", ya que están programando los genes identificados del mamut en un elefante asiático. Según recoge The Guardian, el equipo está a solo dos años de crear el primer embrión.

"Nuestro objetivo es producir un embrión híbrido de un elefante-mamut", detalló el profesor George Church, de la Universidad de Harvard. "Realmente, será más como un elefante con algunas de las características más reconocibles de un mamut. No estamos en esa etapa aún, pero podría pasar en solo un par de años".

La tecnología Crispr es una herramienta molecular utilizada para "editar" o "corregir" el genoma de cualquier célula. Sería algo así como unas tijeras moleculares que son capaces de cortar cualquier molécula de ADN haciéndolo además de una manera muy precisa y totalmente controlada. Esa capacidad de cortar el ADN es lo que permite modificar su secuencia, eliminando o insertando nuevo ADN.

Desde que comenzaron los esfuerzos de este equipo hace dos años, los científicos han logrado aumentar la cantidad de cambios en el ADN del elefante.

"Ya sabemos sobre los genes que producen las orejas más pequeñas, la grasa subcutánea, el pelo y la sangre resistente a bajas temperaturas, pero aún existen algunos otros (genes propios de mamuts) que parecen posibles de ser seleccionados", añadió Church.

Pero la Universidad de Harvard no es la única en la carrera de revivir este animal extinto. En 2013 una expedición llevada a cabo por la Sociedad Geográfica rusa y especialistas de la Universidad Federal del Noreste halló la carcasa bien conservada de una hembra mamut lanudo, localizada en el islote de Maly Liajovski, en el océano Ártico ruso.

El jefe de la expedición, Semen Grigoriev, dijo que el animal murió a la edad de unos 60 años hace 10.000 0 15.000 años. "Descubrimos mamuts prácticamente todos los años, pero esta expedición permitió encontrar por primera vez una hembra en muy buen estado de conservación", aseguró.

Lo excepcional del descubrimiento fue que los restos contenían todavía tejidos musculares preservados y sangre. "¿Cómo la sangre pudo permanecer líquida? ¡Después de al menos 10.000 años! Y los tejidos musculares estaban rojos, del color de la carne fresca", aseguró Grigoriev.

La explicación, según él, es que el mamut "cayó en un pozo de agua o en un pantano, probablemente hasta la mitad de su altura, y la parte inferior del cuerpo se congeló en el agua".

"Este descubrimiento nos da posibilidades reales de encontrar células vivas que pueden permitir concretar el proyecto de clonación de un mamut", sostuvo el científico entonces.

Más allá de lograrlo o no, científicos de distintos centros de estudio se cuestionan si sería pertinente crear un animal como estos si un día se extinguió. El clima de la Tierra no es el mismo y el medio ambiente en el que vivían ya no existe como tal, advierten. En base a EL MERCURIO/GDA

Por todo el hemisferio norte.

Un estudio internacional de científicos ha desvelado que los mamuts, extinguidos hace menos de 5.000 años, se organizaban en matriarcados en los que las hembras permanecían en la manada hasta su muerte. Esta es una de las conclusiones del mayor estudio genético sobre mamuts hecho hasta la fecha, realizado por científicos de una docena de países, y publicado en Scientific Reports. Principalmente, los mamuts se dividen en cuatro grandes especies paleontológicas: el meridional, el de Columbia (Norteamérica), el de las estepas (estrecho de Bering y Siberia) y el lanudo (Eurasia).

Algunas especies tienen más de 2,5 millones de años y otras, como los lanudos, aparecieron hace 700.000 años, pero hace 50.000 todas ocupaban prácticamente al completo el hemisferio norte, desde Europa occidental hasta la costa atlántica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)