JARED LETO

"Esta experiencia me torna humilde"

Tres décadas después de los eventos de la primera película, un nuevo Blade Runner, el oficial de policía K (Ryan Gosling), desentierra un secreto largamente sepultado que podría sumergir a la sociedad en un caos.

Jared Leto
El actor es gran admirador del film original.

ENTREVISTA Y FOTOS GENTILEZA SONY PICTURES

El descubrimiento de K lo lleva a buscar a Rick Deckard (Harrison Ford), un antiguo Blade Runner de la policía de Los Ángeles que ha estado desaparecido por 30 años. De eso trata Blade Runner 2049, la nueva versión del legendario film que dirigiera Ridley Scott. Denis Villenueve (Sicario, La sospecha, Incendies) es el responsable de la nueva historia en la que Jared Leto interpreta un personaje. En la siguiente entrevista, el actor ganador del Oscar habla de cómo fue filmar la continuación de una película que le voló la cabeza.

-¿Cuáles son sus recuerdos más añejos y valorados de la versión original de Blade Runner? ¿Qué ha quedado marcado en tu mente?

-Es un clásico. Por una u otra razón, estas cintas llegan a tu vida y dejan huella. Te golpean, te cambian, te afectan de alguna forma y se convierten en una parte de tu cosmovisión. A veces ocurre lo contrario, se convierten en algo que hubiese sido mejor no haber visto jamás.

Pero Blade Runner ha permanecido conmigo. La vi de niño en VHS. La veíamos una y otra vez. Había ahí algo muy diferente, algo con lo que podía identificarme de joven, algo de lo que no podía desprenderme. Por ello siempre he amado esta película. Ocupa un lugar muy especial en mi corazón. La cinematografía, el guión, Ridley (Scott), Harrison y Rutger, Shawn.

La película me ha servido de fuente de inspiración a lo largo del tiempo. Tuvo un impacto tremendo en mí.

-¿A qué se deberá que haya sido adorada por tanto tiempo?

-Creo que la gente la ve una y otra vez porque es una película maravillosa. Distinta. Y Ridley es un maestro. Lo que has visto en Blade Runner no es otra cosa que un genio en acción. Alguien que logró hacer de la ciencia-ficción algo más allá de lo habitual, un asunto mucho más ambicioso. Esto mejoró el género, y aumentó la experiencia y las expectativas.

Se trata de una película que te transporta a un lugar completamente novedoso. Pero Ridley realizó esto muchas veces a lo largo de su carrera, en mi opinión. En este caso, el trabajo es sencillamente increíble.

-¿Qué fue lo que le atrajo del nuevo capítulo de Blade Runner? ¿Qué sabía de la dirección al momento de sumarse?

-No sabía nada. Sabía que estaban filmando una nueva versión, que Ridley tenía algo que ver, que Harrison Ford se había involucrado. Y sentía una curiosidad enorme. La versión original me ha parecido fascinante desde siempre. Cuando supe que Denis (Villeneuve) dirigiría, no pude evitar pensar que esto se convertiría en algo sumamente especial.

-¿Qué nos puede decir del mundo expuesto en la nueva Blade Runner?

-Creo que ese mundo se reconstruye. Me parece que es un mundo traumatizado, en gran medida. Un mundo brutal, que apenas si ha logrado sobrevivir. Así que estamos echando un vistazo más allá del otro lado.

Y creo que he tenido suerte. Me siento orgulloso de ser parte de todo esto, de poder gozar de la experiencia que supone el trabajo junto a Harrison, con Ryan (Gosling). La posibilidad de poder trabajar en un mismo proyecto con Denis, Ridley y todos los involucrados, ser parte de un equipo… esto me enorgullece realmente y, honestamente, la experiencia me torna humilde, la sola posibilidad de trabajar con toda esta gente… Porque todos, desde Roger hasta el departamento de peinado y maquillaje, todos los que pueblan en set, sentían, o eso creo, que estaban contribuyendo a algo muy especial. Que esto era mucho más que la filmación de una película. Que estaban avanzando por un sendero que les haría sentir orgullosos gracias a la creación de algo que las había costado mucho, mucho trabajo. Que dejaría una impronta en sus vidas, de una u otra manera. Es una sensación extraña que emerge cuando un grupo de personas no da el brazo a torcer en aras de algo sumamente diferente. Esto me emociona mucho, me enorgullece.

-¿Cómo describiría las primeras reuniones con Denis?

-Denis es un artista sumamente peculiar, no hay muchos como él, no emergen con frecuencia. Lo que más me gusta de él es su entusiasmo, su crónica fascinación. Es curioso por naturaleza. Y no posee un conjunto fijo de nociones preconcebidas. Prefiere sumergirse en el momento, con el actor. Y esto propicia una sensación excitante, de descubrimiento, realmente atractiva. Me gustó muchísimo trabajar con él, descubrí a un director increíble y agradezco la oportunidad.

-¿Qué nos puede decir de él en el set?

-Denis es muy interesante a causa de su nítida visión, pero asimismo se atreve a preguntarse muchas cosas. Debate y discute, y al parecer se encuentra enfrascado en un viaje de descubrimiento. Y creo que esto es lo que transforma a sus películas en algo único y fascinante. Es un visionario, tiene una perspectiva, una manera de filmar que nos mantiene al borde de nuestros asientos. Que nos lleva a lugares que nunca antes habíamos visitado.

-¿Cómo fue el trabajo de rodaje en Budapest?

-Muy divertido porque el set ya estaba operando. Habías sets completos y personajes llenos de vida, totalmente desarrollados. Así que me adentré en una situación que ya prosperaba por su cuenta. Y podías palpar la energía. Era obvio que esto suponía una experiencia única para todos los involucrados.

-¿Cómo fue el trabajo con Harrison Ford?

-Trabajar con Harrison es algo fuera de serie. Es una leyenda, uno de mis favoritos. Y se mostró muy amable y generoso. Estuvo siempre ahí, presente para cualquier cosa que yo necesitara, comunicándose todo el tiempo. Una auténtica fuente de inspiración. Me brindó un apoyo tremendo. Disfruté muchísimo con su presencia. Siempre ha sido un héroe para mí.

-¿Qué nos puede contar de la labor realizada por Roger Deakins, director de Fotografía?

-Adoro a Roger porque se dedica cien por ciento a su trabajo, así como yo me dedico al mío. Me encanta sumergirme y sentirme sepultado por mi trabajo. Una vez llegué uno o dos días antes de comenzar el rodaje a uno de los sets, y decidí vivir ahí a fin de familiarizarme con el ambiente de Wallace. Lo vi a Roger, mientras todos los demás se tomaban el día. Ahí estaba, con su equipo, colocando las luces, trabajando silenciosa e incesantemente. Es un artista fantástico, que sabe cómo pintar con la luz. Me sentí en muy buenas manos. No tuve que preocuparme de las cosas que en otros films suelen preocuparme porque, al final del día, uno sabe bien que los demás se harán cargo, que no hay problema si uno cae y fracasa, siempre habrá una mano amiga que te ayude a levantarte.

-¿Qué espera del público cuando vea Blade Runner 2049?

-Espero que disfrute de una experiencia similar a la que yo tuve de niño, que les vuele la cabeza. Que, como a mí, les haga pensar de manera novedosa en la cinematografía, la creatividad, la narrativa. Espero que le haga sentir al público como si hubiese sido transportado a otra época, a un lugar totalmente nuevo. Me gustaría que todos consiguieran atestiguar algo inesperado, sorprendente, atractivo y emocionante. Esto mismo fue lo que sentí cuando vi la versión original de Blade Runner y lo que aún hoy puedo sentir, sin importar que la haya visto ya cincuenta veces. Espero que esto ocurra de nuevo.

-¿Existe alguna tecnología del año 2049 con la que le gustaría contar ahora mismo?

- La respuesta es: todo. Por supuesto que optaría por un centrifugador. La tecnología resuelve problemas. Me gustaría contar con todas esa tecnología que aún no poseemos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)