LA CLAVE

La palabra de Temer

Muy graves deben ser los problemas que hay en Brasil cuando un ministro (de Agricultura en este caso) desautoriza la palabra empeñada por el presidente de la República a otro presidente de otra República. Peor aún si se considera que son dos países vecinos y amigos. Eso exactamente fue lo que ocurrió con el presidente Temer y su anuncio al presidente Vázquez de que el problema de los lácteos estaba solucionado. Nunca fue cierto, las trabas siguen existiendo y Temer no cumplió su palabra.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos