ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Una familia pide perdón a la sociedad

Piden encerrarlo


@|Al fin, por única vez una familia se avergüenza y pide perdón por haber engendrado un monstruo, un depredador sexual, un criminal incorregible. Es una excepción porque los familiares generalmente cegados por sus lazos los defienden a ultranza, así pasó por ejemplo con un conocido asesino serial y con muchos otros.

La familia Pintos en su inmenso dolor clama porque saquen a su consanguíneo de las calles para siempre, lo hacen en forma por demás explícita. Reconocen algo que otros que teniendo oportunidad no comprendieron o no captaron. El peligro para la sociedad que significó siempre este sujeto. Así expusieron a la opinión pública el frondoso prontuario de este “buitre sexual” que se dio el lujo de violentar cuantas veces quiso a aquellos que tienen que ser protegidos más que nadie por la legislación: a los más vulnerables, a lo más puro de nuestro género humano.

No faltarán como siempre aquellos que siempre apuntan un porotito a la recuperación de estos tipos, que se visten de buenos samaritanos hablando que no hay que sembrar odio ni ejercer venganza ante justificados reclamos populares, llamando a tener cabeza fría y de algún modo haciéndonos culpables a todos. No podrán decir en este caso que esta familia habla por odio o por venganza. Puede más que su vergüenza familiar el sentimiento de dolor por el mal causado. Entienden ellos mejor que muchos comentaristas lo que debe hacer la justicia en estos casos: hacer desaparecer a estos reincidentes de las calles.

Recién ahora se oye la voz de un ministro “vitalicio” en réplica a una idea de un senador, hablar de hacer un registro de criminales sexuales. Sinceramente creí que ese registro existía. Me olvidé que siempre estamos un paso atrás. Tiene que llegar la sangre al río para empezar recién a movilizarnos. Así pasó cuando falleció un escolar y recién después se exigió cinturones de tres puntas en los buses que los transportan.

Tanto que les fascina el régimen cubano, tomen por ejemplo que hacen en la isla con este tipo de criminales.

Nuestra legislación ante desgracias de este tipo es obsoleta, está totalmente perimida.

La cadena perpetua es totalmente diferente a la ley del Talión. Ésta es vendetta, la otra es prevención.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
volver a todas las cartas