UN CASO CLAVE

Votan desafuero a De Vido, pieza clave de corrupción K

El diputado y exministro de los Kirchner seguiría el proceso en prisión.

Julio de Vido: Cristina dijo que "no pone las manos en el fuego por él". Foto: archivo El País
Julio de Vido: Cristina dijo que "no pone las manos en el fuego por él". Foto: archivo El País

Pasadas las legislativas del domingo, donde el presidente Mauricio Macri y los candidatos de su partido Cambiemos obtuvieron un amplio triunfo, la atención en Argentina volvió a centrarse en las investigaciones judiciales sobre los hechos de corrupción que involucran a exfuncionarios de las administraciones kirchneristas.

Y una pieza clave en este proceso es Julio De Vido, actual diputado nacional al que hoy miércoles la Cámara se apresta a quitarle los fueros y dejarlo a las puertas de una celda. Un golpe que le hace abrir los ojos a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, electa senadora el domingo pero sobre la que pesan causas judiciales que podrían ponerla en una situación similar a la de De Vido.

Ayer martes la comisión de Asuntos Constitucionales de Diputados dio un paso en ese sentido, al aprobar llevar el caso de De Vido al plenario para que se vote el desafuero.

De Vido fue ministro de Planificación entre 2002 y 2015, el período que abarca los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

El diputado afronta una orden de detención dispuesta por el juez Luis Rodríguez, quien investiga el desvío de 1.500 millones de dólares desde la empresa carbonífera estatal de Río Turbio en la provincia de Santa Cruz, y otra del juez Claudio Bonadio, quien investiga el presunto pago de sobreprecios en la compra de gas licuado. Además de otras causas que lo tienen como protagonistas.

La defensa de De Vido pidió ayer la eximición de prisión del diputado, pero la Justicia rechazó esa solicitud y comunicó que si le quitan los fueros, los jueces Rodríguez y Bonadio dispondrán su arresto.

"Nunca fue un simple ministro. Era el gran responsable del control político a partir de la obra pública. Manejaba todo el tema de energía, transporte y obras públicas", dijo el politólogo Carlos Fara.

En junio pasado, la Cámara de Diputados no alcanzó los dos tercios reglamentarios para quitarle los fueros. De Vido se defendió en el recinto al calificar de "nulo, vacío, inconsistente, arbitrario y revanchista" el pedido de expulsión.

En ese momento, 138 diputados votaron a favor de la expulsión, 95 en contra, tres abstenciones y 20 ausentes.

Pero entonces la Justicia aún no había formulado un pedido de arresto, razón que varios legisladores habían esgrimido para rechazar la expulsión.

"Ahora hay dos pedidos, lo inevitable va a ocurrir. Mañana (por hoy miércoles) probablemente haya suspensión del diputado con la inmediata detención", dijo el diputado oficialista Fernando Sánchez.

Algunos medios ayer en Buenos Aires indicaban que el oficialismo contaría con al menos 160 votos a favor del desafuero, propios y de bloques opositores, sobre un total de 257 escaños que tiene la Cámara Baja. En la reunión de la comisión de Asuntos Constitucionales de ayer, bloques como el Frente de Izquierda y el Frente Renovador adelantaron que votarán a favor del desafuero.

Quien fuera la mano derecha de De Vido en la cartera de Planificación, el exviceministro José López, fue arrestado en junio del año pasado cuando intentaba ocultar bolsos con unos 8 millones de dólares en un convento.

De Vido era parte del círculo íntimo de Kirchner a quien conocía desde sus inicios en la política como alcalde de Río Gallegos, en la provincia de Santa Cruz. "Tenía mejor relación con Néstor, no tanto con Cristina, por su perfil de hombre rudo y menos intelectual", explicó Fara.

Cristina, electa senadora el domingo, dijo que hay una "utilización política" de las causas judiciales. Pero aclaró en una entrevista reciente: "No pongo las manos en el fuego ni por De Vido ni por nadie".

En tanto, el abogado defensor del exministro, Maximiliano Rusconi, dijo a Radio 10 que "solo en la dictadura hemos tenido que discutir una garantía tan básica como que haya juicio previo. Autoridades del gobierno han dicho del kirchnerismo que van a terminar todos presos. Es una presión descomunal a la Justicia".

"Cada minuto que pasa con De Vido en libertad hay un riesgo latente de que se vea frustrada la investigación", respondió ayer durante el debate en la comisión Lucas Incicco, diputado de la oficialista Propuesta Republicana (Pro), quien calificó al exministro como el "icono de la mayor corrupción de la historia" argentina.

La diputada Karina Banfi, de la Unión Cívica Radical, fuerza que integra el gobernante Cambiemos, dijo a sus colegas que "voten tranquilos" porque "se terminó la impunidad" en Argentina. "En la cárcel es donde tiene que estar De Vido durante el proceso judicial", afirmó el también radical Luis Petri, quien señaló que el exministro tiene "poder" para entorpecer las investigaciones si permanece en libertad.

De Vido fue citado a la reunión de comisión de ayer, pero no concurrió y presentó un escrito de sus abogados.

Elisa Carrió: "El comienzo de lava jato" en Argentina.

La diputada Elisa Carrió (Cambiemos), que el domingo obtuvo casi el 51% de los votos en la Ciudad de Buenos Aires, dijo que a Julio De Vido le quedan dos caminos: "renuncia o se vota el desafuero". También hizo mención al pedido de licencia del parlamentario y dijo: "Lo que está buscando con la licencia es una prisión domiciliaria y tiene que tener prisión común. Si necesita una atención (médica) que la tenga, pero tiene que tener lo que cualquier ciudadano común que haya cometido tantos delitos como él". De Vido "tiene tantas causas que no sale nunca más y me parece muy bien. El centro del delito corrupto era él, tocar a De Vido es tocar el centro del sistema. Esto puede ser el comienzo del Lava Jato si se expande", afirmó Carrió. De Cristina Kirchner, electa senadora el domingo, Carrió dijo: "Cristina ha quedado con fueros... vamos a ver cómo obra el Senado con un pedido de desafuero de la Justicia (...), puede ser que pase antes de que asuma".

Un "verdadero escándalo jurídico", dice la defensa.

El diputado Julio De Vido lanzó ayer martes un último intento por frenar su desafuero y evitar la prisión.

Por medio de un escrito de sus abogados Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmeiro, De Vido enfatizó que el proceso de desafuero al cual es sometido en la Cámara de Diputados es un "verdadero escándalo jurídico". Además, advirtió que ninguna de las resoluciones por las que los jueces Luis Rodríguez y Claudio Bonadio solicitaron su desafuero "está firme".

"Es evidente que con solo esperar quince días aproximadamente para que el propio sistema de Justicia convalide o corrija las decisiones (judiciales) se evitaría un daño descomunal a las instituciones republicanas", enfatizaron los letrados.

El escrito arribó ayer de tarde a la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, donde se discutió el desafuero del exministro de Planificación del kirchnerismo.

El oficialismo y todos los bloques de la oposición adelantaron su voto a favor del desafuero; en cambio, la bancada del Frente para la Victoria, envuelta en un fuerte debate interno, pospuso una decisión hasta hoy miércoles, cuando está convocada la sesión en la Cámara de Diputados para definir el futuro de De Vido.

En su escrito, los abogados de De Vido anticiparon que se reunirán con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Asimismo, negaron que De Vido esté en condiciones de obstruir las investigaciones que lleva adelante la Justicia, tal como advirtieron los jueces Rodríguez y Bonadio en sendos pedidos de desafuero. LA NACIÓN, GDA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)