LA CARRERA A LA CASA BLANCA

Trump va por el voto de sus "deplorables" latinos

Amenazó con revisar la apertura a Cuba de Barack Obama.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Donald Trump pidió que se desarme a los guardaespaldas de Hillary Clinton, "a ver qué le ocurre". Foto: Reuters.

El republicano Donald Trump busca recuperar algo del electorado hispano, que le ha dado dramáticamente la espalda y cuyo voto es crucial para ganar el 8 de noviembre.

El magnate inmobiliario cortejó en particular a los afroestadounidenses, a los cubanos y a los venezolanos en el estado de Florida, donde sólo tiene el apoyo de 9,1% de los hispanos, según el sondeo de la Universidad Internacional de Florida divulgado la semana pasada.

"A los afroestadounidenses: ¿Qué tienen que perder? No pueden estar peor", argumentó Trump ante las cerca de 4.000 personas, mayoritariamente blancas, en el teatro James L. Knight Center de Miami.

El electorado afroestadounidense es tradicionalmente demócrata.

También prometió mano dura contra los gobiernos de Cuba y Venezuela.

"Vamos a apoyar al pueblo cubano en su lucha contra la opresión comunista", dijo, criticando la apertura iniciada por Barack Obama en 2014.

También prometió apoyar "a todos los pueblos oprimidos del hemisferio".

Los venezolanos "anhelan ser libres, anhelan ayuda. El sistema es malo pero su gente es maravillosa".

Trump aprovechó para devolver el golpe a su rival, Hillary Clinton, que calificó a sus seguidores de "deplorables" el sábado pasado.

Bajo los acordes del épico tema principal del musical Les miserables, Trump entró triunfalmente al podio, adornado con un gran póster de la obra que ponía "Les Deplorables".

En su discurso, Trump repitió el estribillo de su campaña: construirá un muro infranqueable y le pasará la factura a México.

La batalla está reñida en Florida, el estado que protagonizó en el año 2000 el sombrío recuento de votos que le dio el triunfo a George W. Bush.

Por eso, Trump y Clinton están cortejando con tanto ahínco este "swing state" o estado oscilante, que suele definir el resultado de las elecciones.

Con más de 20 millones de habitantes, es el tercer estado más poblado del país y su diversidad le hace impredecible políticamente. En general, el sur es demócrata y el centro y norte son republicanos.

Pero la situación en el centro ha cambiado, porque el estado vivió un cambio demográfico drástico desde las elecciones de 2012: ahora hay un millón más de hispanos.

La mayoría de ellos son puertorriqueños que se instalaron en los alrededores de Orlando, tienen ideas predominantemente demócratas y llegan al continente con derecho a votar, a diferencia de otros inmigrantes. Aún así, la última encuesta de la Universidad Quinnipiac mostró que Clinton y Trump están empatados en la intención de voto en Florida (47% cada uno).

En este contexto, Trump prometió que si resulta elegido revertiría la apertura de Estados Unidos hacia Cuba a menos que se produzcan "libertades religiosas y políticas" en la isla.

"Todas esas concesiones que Barack Obama ha dado al régimen de (Raúl) Castro fueron hechas a través de órdenes ejecutivas, lo que significa que el siguiente presidente puede revertirlas, y eso es lo que voy a hacer a menos que el régimen de los Castro escuche nuestras demandas", afirmó Trump.

"Esas demandas incluirán libertad religiosa y política para la gente de Cuba", agregó.

Esto representan un giro al apoyo que ha dado Trump a lo largo de la campaña electoral al restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países, que se inició con el anuncio simultáneo en diciembre de 2014 por parte de los presidentes Obama y Castro de realizar un acercamiento tras más de 50 años de silencio.

Michelle Obama a los jóvenes: "a arremangarse por Hillary".

La primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, hizo su primera aparición oficial en la campaña electoral a favor de la aspirante demócrata, Hillary Clinton.

Ante cientos de estudiantes de la Universidad George Mason (Virginia), la primera dama hizo gala una vez más de su gran habilidad para conectar con el público, y apeló a los más jóvenes "no solo a venir a un mitin para hacerse un selfie, sino a salir y registrar votantes".

"Voy a trabajar muy duro para lograr que Hillary Clinton sea elegida. Necesito su ayuda, pero tienen que arremangarse. ¿Están listos?", preguntó Michelle Obama a los estudiantes. La primera dama recordó que Virginia es uno de los estados clave en los comicios presidenciales e insistió en que las pasadas elecciones, cuando su marido fue reelegido, el margen de victoria en los estados que se granjeó fue de apenas unas cuantas papeletas.

"Las elecciones no son solo sobre quién vota, sino también sobre quién no vota", advirtió a los más jóvenes, quienes suelen registrar los índices más bajos de participación.

Por eso, dijo, es tan importante que "se pongan a trabajar con el corazón" y lograr que Clinton sea finalmente elegida presidenta. EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)