Empiezan a trabajar en un plan para atajar la ola migratoria

Guardia fronteriza para contener a refugiados

Los ministros europeos de Interior comenzarán hoy en Amsterdam a trabajar sobre la propuesta de la Comisión Europea (CE) para crear un cuerpo europeo de guardia fronteriza que ayude a atajar la crisis de refugiados que vive Europa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Cientos de miles de personas buscan escapar de las guerras civiles. Foto. Reuters

La reunión tiene un carácter informal y es la primera de la presidencia holandesa de turno del Consejo de la Unión Europea, por lo que no habrá decisiones definitivas, sino más bien una reflexión sobre cómo organizar los trabajos para lograr un acuerdo político a más tardar en junio, como prometieron los Veintiocho, indicaron fuentes comunitarias.

El papel que debe desempeñar la Agencia Europea de Fronteras Exteriores (Frontex) y la posibilidad de intervenir en las fronteras de un país cuando quede claro que el Estado miembro no es capaz de gestionar la situación son algunas de las cuestiones que se espera tratar esta primera discusión del año.

La jornada comenzará con un desayuno de trabajo previo al Consejo de ministros al que asistirán los países más afectados por la amenaza del terrorismo.

La reunión a Veintiocho empezará después con una primera sesión centrada en la necesidad de que los Estados miembros compartan información y conecten sus bases de datos, un aspecto que ha cobrado especial relevancia tras los ataques del pasado 13 de noviembre, en donde fueron asesinadas 130 personas.

El objetivo es llegar, a más tardar en junio, a un acuerdo político entre los Estados miembros, y trabajar en paralelo con el Parlamento Europeo (PE), que asiste como invitado a la reunión de hoy, para poder aprobar la medida lo antes posible, como ya adelantó el ministro holandés de Inmigración, Klaas Dijkhof, en la presentación de las prioridades de Holanda para este semestre.

Líos entre refugiados.

Mientras las autoridades definen cómo contener esta avalancha migratoria, los refugiados que ya llegaron a algún país europeo llenan los centros de acogida. En ellos, suelen haber problemas.

Alemania, que el año pasado recibió 1,1 millón de refugiados, ha tenido algunos episodios problemáticos en centros de asilo.

Ayer, por ejemplo, la Policía informó que se produjo un altercado en el que participaron 200 personas en un centro de refugiados en Leimen (suroeste del país).

Las autoridades no han comunicado aún el número de personas heridas ni la gravedad de las lesiones de la reyerta, ocurrida la pasada noche.

Las autoridades no han comunicado aún el número de personas heridas ni la gravedad de las lesiones de la reyerta, ocurrida la pasada noche.

No fue el primer incidente de ese tipo en un centro de refugiados en Alemania. En diciembre pasado, en un albergue en Constanza, una pelea entre un afgano y un albanés provocóuna trifulca colectiva después de que se sumasen otras personas de las dos nacionalidades.

La policía advierte de que el riesgo que cualquier conflicto entre dos personas desemboque en una escalada en los albergues de refugiados es grande debido al hacinamiento que hay en algunos y a que muchas veces un problema entre dos individuos termina convirtiéndose en un conflicto entre grupos étnicos o religiosos.

El trato que les dan.

En algunos países, los refugiados son distinguidos con especificidad.

Ayer, se informó que los solicitantes de asilo que han recibido alojamiento en Cardiff (Gales, Reino Unido) están obligados a lucir una pulsera de colores brillantes que les identifique. Esto ha provocado a provocado diversos casos de acoso contra ellos, según reveló ayer el diario "The Guardian".

La empresa Clearsprings Ready Homes, contratada por el ministerio de Interior para gestionar el alojamiento y la manutención de los refugiados en la capital galesa, les exige que lleven en todo momento la pulsera para tener derecho a recibir tres comidas al día.

"Nos dijeron que si nos negamos a llevarla informarán al ministerio", explicó Eric Ngalle.

Grecia se defiende de las críticas

Grecia excluyó ayer la posibilidad de dedicarse a "ahogar mujeres y niños" en el mar Egeo, alzando su tono de voz contra sus socios europeos que le reprochan no bloquear la afluencia de migrantes a su territorio. "Grecia cuida sus propias fronteras y las europeas. Lo que no puede hacer y nunca hará es hundir barcos y ahogar a mujeres y niños, porque las leyes europeas e internacionales y los valores de nuestra civilización lo prohíben", declaró el ministro adjunto de Asuntos europeos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)