FRANCIA

Una batalla terrible que está viva en el recuerdo

Conmemoran 100 años de Verdún; Hollande y Merkel enfocan los nuevos desafíos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La evocación de los caídos comenzó ayer en Verdún, con una recreación de época. Foto: AFP.

El presidente de Francia, François Hollande y la canciller de Alemania, Angela Merkel conmemoran hoy domingo en Verdún, en el este de Francia, el centenario de una de las más sangrientas batallas de la I Guerra Mundial, en momentos en que el eje franco-alemán no logra unir a una Europa en crisis.

"Lo que deseamos no es una reconciliación, que ya está hecha", explicó el presidente francés. "Queremos decir juntos lo que deseamos hacer en este preciso momento por Europa", un continente que "está enfermo del mal del populismo", aseguró.

Hollande y Merkel iniciarán esta jornada conmemorativa en el cementerio alemán de Consenvoye.

La imagen destacada de la ceremonia será la entrada del presidente y la canciller, acompañados cada uno por un niño, en la inmensa nave del osario de Douaumont, bajo la cual están enterrados los restos de 130.000 soldados franceses y alemanes.

Hace más de 30 años, ante este mismo osario, en diciembre de 1984 el canciller alemán Helmut Kohl y el jefe de Estado francés François Mitterrand, ya habían significado de forma altamente simbólica la amistad franco-alemana.

En esta jornada doblarán las campanas a varios kilómetros a la redonda en memoria de una batalla que entre febrero y diciembre de 1916 causó más de 300.000 víctimas en los dos campos, y cuyo recuerdo sigue muy vivo en la memoria colectiva de los franceses.

La batalla de Verdún fue finalmente ganada por el ejército francés bajo el mando de Philippe Pétain, futuro mariscal de Francia y que sería durante la Segunda Guerra Mundial el artífice de la colaboración con los nazis.

Dimensión.

Tras la ceremonia, Merkel y Hollande pronunciarán cada uno un discurso de unos diez minutos, centrados en la actualidad europea, según la presidencia francesa.

En un almuerzo de trabajo, los dos dirigentes hablarán de los grandes temas europeos, en particular la crisis de los migrantes, que divide a París y Berlín, y constituye uno de los mayores desafíos que ha enfrentado la Unión Europea (UE) desde su creación, o del Brexit, a menos de un mes del referéndum del 23 de junio sobre el mantenimiento o no del Reino Unido en la Unión Europea.

El referéndum británico fue abordado días pasados en la cumbre del G7, realizada en Japón, donde Merkel declaró que "todos los participantes quisieron dar una señal a favor de la permanencia del Reino Unido en la UE".

Para subrayar la dimensión europea de esta conmemoración, los presidente de la Comisión y del Parlamento europeos, Jean-Claude Juncker y Martin Schulz estarán también presentes en la inauguración del renovado monumento conmemorativo de Verdún .

No es la primera vez que Hollande y Merkel conmemoran juntos la Primera Guerra Mundial. El 8 de julio de 2012, el presidente francés, elegido dos meses antes, recibió a la canciller en Reims (noroeste) para celebrar la reconciliación franco-alemana, sellada 50 años antes por el general de Gaulle y el canciller Konrad Adenauer, en esta otra ciudad mártir de la guerra de 1914-18.

La orquesta israelo-palestina, dirigida por Daniel Barenboim, y símbolo de otra reconciliación, debía estar inicialmente presente en la ceremonia. Finalmente no podrá acudir, oficialmente debido "a las limitaciones del sitio" según los organizadores. Fue reemplazada por una "orquesta todoterreno" de la Guardia republicana francesa.

Varios medios de comunicación europeos y de Estados Unidos han evocado en estos días la batalla de Verdún y sus terribles alcances, así como a los comandantes y soldados y las huellas que han quedado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)