Preservan espacios públicos en Salto

Tirarán todos los ranchos salteños a orillas del Uruguay

Ni las casas de pescadores se salvarán desde Arenitas Blancas hasta desembocadura del arroyo San Antonio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Muchos hallaron un apasible modo de vida, que se hace un infierno con las crecidas. Foto: archivo El País

La Intendencia de Salto está dispuesta a retirar la totalidad de los ranchos que se han instalado sobre la costa del Río Uruguay, en el área comprendida desde Arenitas Blancas hasta la desembocadura del arroyo San Antonio.

El pasado lunes 15 venció el plazo de un exhorto que la comuna hizo a los propietarios para cumplir con una resolución del 22 de enero. Previo trámite en la División Jurídica, se enviará a la Justicia un documento para la intimación correspondiente a fin de concretar la preservación de los espacios públicos y del medio ambiente.

Si bien la crecida del Río Uruguay de diciembre de 2015 se llevó algunas de estas precarias viviendas construidas con maderas y chapas, aún queda en pie la mayoría. Algunas han vuelto a ser ocupadas a pesar del programa para su erradicación y de las advertencias sobre problemas sanitarios.

Paisaje alterado.

Estos asentamientos costeros que llevan varios años, pero han crecido en cuanto al número en los últimos tiempos, ocuparon miles de metros de lo que antes era un lugar de esparcimiento de los salteños y desde donde se apreciaba el majestuoso Río Uruguay.

También impiden la libre circulación de las personas, ante la presencia de perros agresivos y criaderos de aves de corral en su entorno.

El retiro de los ranchos por voluntad propia de quienes lo construyeron no será fácil. Varios se oponen a la exhortación de la Intendencia.

La resistencia de parte de algunos, como por ejemplo los pescadores, se plantea desde ya porque sostienen que con ellos habrá una excepción y no se los tocará.

Pescadores.

"A mi me lo dijo el propio Intendente Andrés Lima los otros días cuando me reuní con él: que a nosotros no nos van a retirar los ranchos y creo en su palabra", dijo José Artigas de Freitas, quien representa al grupo de pescadores artesanales y vive en la costa entre Arenitas Blancas y el Frigorífico La Caballada.

De Freitas tiene 53 años y hace 20 que se dedica a la pesca. Para él, a quienes sí van a "correr" es "a los que tienen ranchos para venir los fines de semana".

El pescador que ha visto cómo en estas últimas tres crecidas del Río Uruguay la fuerza de sus aguas se ha llevado media cuadra de costa, producto de la erosión, indicó que en sus alrededores solo tres vecinos viven del sustento de los espineles y redes artesanales.

"Los demás vienen a comer un asado y ni se preocupan de limpiar", acotó.

El tema de los asentamientos y la construcción de ranchos en las costas del Río Uruguay tuvo el alerta de los vecinos de Arenitas Blancas cuando se detectó en este barrio residencial, ubicado al sur de la ciudad, el primer caso positivo de leishmaniasis canina, que derivó en el sacrificio de varias mascotas y en la declaración de emergencia sanitaria departamental dada en los últimos días del pasado año.

Los vecinos de Arenitas Blancas han responsabilizado precisamente a las autoridades sanitarias por la falta de control en torno a esos rancheríos sobre el Río Uruguay, a los que atribuyeron la expansión de la lesyhmaniasis. Además cuestionaron la responsabilidad de varias administraciones de la Intendencia al permitir la instalación de los ranchos.

Tolerancia cero.

El secretario general de la Intendencia, Fabián Bochi, descartó que la resolución tomada por la administración comunal contenga excepciones como sostienen los pescadores.

"Ya se ha vencido el plazo otorgado para el retiro voluntario, ahora el tema pasó a la división Jurídica; ésta se ocupará del trámite judicial y el retiro de los ranchos será en su totalidad para cumplir con las normativas vigentes. Nunca se habló de unos sí y otros no", sostuvo el jerarca municipal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)