AZUCENA ARBELECHE

"Seguramente el ajuste anunciado por Economía se quedará corto"

La economista fue una de las cartas que jugó el senador Luis Lacalle Pou en la campaña electoral de 2014. En ese momento, ella aspiraba a ser ministra de Economía y tuvo un fuerte cruce con el actual titular de la cartera, Danilo Astori, por advertir que se prendían “luces amarillas” debido al elevado déficit fiscal.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Azucena Arbeleche. Foto: Francisco Flores.

A un año de la asunción del presidente Tabaré Vázquez en el gobierno, Arbeleche, que forma parte del Centro de Estudios del Partido Nacional, cuestionó el ajuste fiscal anunciado por Astori, que incluye un aumento del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF), y advirtió que no será suficiente para equilibrar los números rojos en las cuentas públicas.

—En campaña electoral usted dijo que se prendían luces amarillas por el déficit fiscal. En ese momento el ministro Danilo Astori discrepó con esta afirmación. ¿Le erró en el cálculo?

—A mí me parece que los números fiscales eran muy contundentes y ya nos hablaban que la situación fiscal ameritaba cautela. En ese momento, el déficit fiscal estaba en el 3,4% del producto y luego el 2014 termina con un nivel de 3,5% del PIB. En mayo de 2015, cuando el ministro va al Parlamento convocado por el senador (Luis) Lacalle Pou, es muy claro en que las cuentas fiscales "son absolutamente manejables". El panorama fiscal era el mismo que se había mostrado hace tiempo y el contador presenta los mismos gráficos, los mismos datos y afirma: "Este gráfico nos dice que de persistir la situación, la trayectoria de la deuda sobre el producto no es sostenible". A lo que voy, es que el panorama fiscal ya estaba claramente deteriorado, con luces amarillas desde el 2014, y es un panorama que se deterioró a lo largo de todo el tiempo de bonanza que vivió la economía uruguaya. Desde el 2004 al 2014 el producto tuvo un crecimiento por encima del potencial, pero el gasto aumentó cinco puntos con respecto al producto. Lo que tenemos es un enorme problema de gasto.

—Si estaba a la vista esa información como dice usted, ¿hubo una intención del ministro Astori de ocultar esos números?

—Yo hablo de los números que había y es evidente que el panorama fiscal ya lucía complicado en el 2014. En algún momento usé una expresión, que sonó como muy dura, fue cuando dije que Astori había actuado con deshonestidad intelectual. Eso es lo que yo creo, porque los números eran bien claros. Lo que me parece importante destacar es que el panorama fiscal ya estaba claro en el 2014, lo que sí hubo sin lugar a dudas fue un deterioro en el panorama externo y en el contexto regional, particularmente en el caso de Brasil. Pero no se puede echarle la culpa a Brasil por lo que luego sucede en Uruguay, que está influenciado. Si uno mira la presentación que hace Astori en el 2015 a la Comisión de Hacienda de Diputados, convocada por el diputado (Jorge) Gandini, ya vemos que hay un deterioro en el precio de los commodities, hay un dólar que se empieza a fortalecer y China empezaba a tener un crecimiento más débil del que venía teniendo.

—¿Puede haber pasado que el gobierno no reconociera esta situación para no complicarse en su primer año de gobierno?

—La pregunta hay que hacérsela al gobierno, lo que sí sé es que cuando se presenta el Presupuesto, y se puede ver claramente en las versiones taquigráficas, la postura de los representantes del Partido Nacional, y fue algo que discutimos bastante en el centro de estudios, era que los supuestos de crecimiento del gobierno eran totalmente idealistas.

—¿El ajuste era inevitable?

—Por lo mismo que estamos hablando, el ajuste era absolutamente evitable. Era evitable en primer lugar porque si se hubiera hecho un diagnóstico correcto, en el momento adecuado se hubieran tomado medidas oportunamente. Pero se negó la situación fiscal hasta que se presentó el proyecto de ley de Presupuesto y ahí es cuando aparece esta idea de que no es sostenible el déficit de 3,5% del PIB. Era evitable porque durante el ciclo económico de bonanza no se ahorró para los tiempos más complicados, que es una ley económica. Después de períodos de crecimiento vienen momentos de menor crecimiento. En síntesis, el ajuste es el ajuste de la fiesta, no es un ajuste porque hubo una crisis económica. Pasamos de una bonanza espectacular a tener el gobierno que decirle a la gente que debe ajustarse.

—El gobierno dice que la economía crecerá 0,5% este año. ¿Comparte esta proyección?

—Lo que digo es que desde el centro de estudios nosotros proveemos nuestras proyecciones internamente para nuestros representantes del Partido Nacional, no las comunicamos. Pero todos los indicadores muestran que el crecimiento va a estar en torno del 0% y cuando digo esto puede ser un poquito más o un poquito menos. O sea, vemos un panorama de estancamiento, por eso nos parece que estas medidas aplicadas lo que van a hacer es resentir más la actividad.

—Las medidas se empiezan a aplicar recién a partir del 2017. ¿Por qué dice que influirán en el crecimiento de este año?

—Esto profundiza aún más lo que estoy sosteniendo, porque estas medidas lo que generan en este momento es más incertidumbre y tienen un impacto negativo en las expectativas. La mayor parte de esto se refiere al IRPF y si no hay cambios esa recaudación se va a dar más tarde. Vamos a tener un período donde la baja de los dos puntos de IVA de medios electrónicas empezaría de forma inmediata y se postergaría la recaudación por IRPF. Ahora, de todas maneras en lo inmediato vamos a tener un efecto en las expectativas de lo que piensa la gente. Hay que pensar cuál es la conducta que va a tomar una familia o una empresa ante este panorama. ¿La empresa está pensando en contratar más gente? ¿Está pensando en hacer nuevas inversiones? Lo que yo escucho no es así y va en el sentido contrario. ¿Las personas están pensando en aumentar sus gastos? Lo que están pensando es cómo arreglárselas con los ingresos que tienen para llegar a fin de mes, porque estas personas ya se vieron afectadas por un impuesto especial que es la inflación que superó el 10%.

—¿Acá termina el ajuste o se hace necesario otro ajuste?

—Es difícil saberlo, pero en la medida que está propuesta va sobre lo que llamamos los factores de producción, la renta y el capital, y en la medida que ya tenemos niveles de consumo muy afectados creo que va a ser contraproducente y vamos a tener menor nivel de actividad. Y seguramente el ajuste anunciado se quede corto. Dadas las características del paquete, que no comparto, va a ser contraproducente, llega de forma tardía y equivocada y por lo tanto no tendrá el resultado deseado.

—¿Hubiera preferido hacer un ajuste por tarifas y no tocar el IRPF?

—El gobierno que asumiera tenía que corregir el déficit fiscal, eso lo decíamos todos, excepto el gobierno durante la campaña. ¿Qué hubiera hecho el Partido Nacional? Ir por el lado de los gastos, ni tarifas públicas, ni aumento de impuestos. Eso es el camino equivocado para una corrección fiscal.

—¿Solo con eso se podría equilibrar las cuentas?

—Pensamos que sí, creemos que hay que hacer todo el esfuerzo en la parte del gasto, pero hagámoslo en serio. Si realmente hay una parte que no se puede cubrir, sentémonos ahí para ver cuál es la mejor manera para lograrlo. Pero aquí no vemos un esfuerzo por el lado de los gastos. Por eso es que decimos que el sector público dice: "señores trabajadores ustedes tiene que aportar lo que nosotros hemos despilfarrado". Por eso digo ni más tarifas, ni más IRPF.

"El ajuste se lo pasan al sector privado".

La economista Azucena Arbeleche entiende que este no es el primer ajuste que hace el gobierno del Frente Amplio, ya que señala que el aumento de tarifas en diciembre del año pasado fue el primero. Además cuestiona que el ajuste pase por el sector privado y no por el público.

"El que se anunció el lunes es un ajuste fiscal, pero ya venía otro en curso que se vio por el lado de aumento de tarifas y una mayor inflación. Ya había un ajuste fiscal en curso y ahora hay un nuevo paquete de medidas para realizar un segundo ajuste fiscal. El ajuste que no hace el gobierno, lo está haciendo el sector privado, el comportamiento que no asume el gobierno se lo pasa al sector privado", afirmó.

Con respecto a la gestión, dijo que es necesario "mejorar" sobre todo en las empresas públicas y afirmó que no alcanzaba con que el ministro de Economía y exvicepresidente Danilo Astori alertara en la pasada administración por gastos "fuera de control".

"El ministro Astori fue vicepresidente de la República, forma parte del Poder Ejecutivo, por lo tanto es corresponsable de la mala gestión y el despilfarro de Ancap.

Los artículos 197 y 198 de la Constitución dicen que se puede observar a las empresas por actos de ilegalidad o conveniencia, no me meto en lo primero, pero claramente acá hubo negocios que fueron inconvenientes. Entonces, el Ejecutivo pecó por omisión", acotó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)