PETER MCFARREN

"Cuando una ONG se politiza afecta su capacidad de servicio"

Experto en desarrollo de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG), pasó por Montevideo para dictar un taller invitado especialmente por la Embajada de Estados Unidos en Montevideo para representantes de distintos grupos de la sociedad civil.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Peter McFarren. Foto: Marcelo Bonjour

En su prédica, abogó por el fortalecimiento institucional de las ONG con métodos que mejoren el nivel organizativo y la transparencia. Remarcó la necesidad de fortalecer los aspectos comunicacionales y de “mercadeo” de los grupos que ayudan a la sociedad civil.

—Hay un crecimiento de las ONG en todo el mundo. Se dice que algunas de ellas son cada vez más poderosas. —Yo no diría poderosas. Lo que sí hay es un crecimiento en los servicios que brindan en distintos países. En Estados Unidos juegan un papel muy importante apoyando diversos sectores tan importantes como la salud, el medioambiente o la educación. Hay hospitales y universidades que son ONG. Y en Uruguay también cumplen un papel muy importante.

—¿Generan oportunidades reales para la gente más desfavorecida?

—Yo estuve en (el colegio) Providencia donde se está desarrollando una labor muy importante para niños, jóvenes y la comunidad. Están llenando un vacío. En la mayoría de los países los estados no son capaces de cumplir con todos los servicios que se requieren, ahí el papel de las ONG es clave. Tienen que complementar y no reemplazar al Estado.

—¿Qué responsabilidades tiene el sector privado?

—Tienen un papel importante en apoyar la labor de las ONG, especialmente en las comunidades donde las empresas están operando.

—¿De qué le sirve a una empresa apoyar a una ONG?

— Una parte es por su responsabilidad social corporativa, la empresa tiene un compromiso de servir a la comunidad donde actúa, sea a nivel local o nacional. Es algo moral, cada vez más empresas son conscientes de su responsabilidad. Hay empresas que lo hacen porque es un buen mercadeo, algo que es absolutamente válido. He visto grupos que también dependen de organismos de la cooperación internacional, eso también fortalece la labor de las ONG.

—¿Cómo deberían plantarse las ONG frente a la sociedad?

— Lo más importante es que tengan claro su misión y visión, junto a sus metas y objetivos. Es bueno también medir el impacto y los resultados que se tiene. Si una ONG no tiene impacto en la comunidad no tiene razón de existir. Aquellas fundaciones u ONG que están para dar trabajo a sus integrantes no tienen sentido. La sostenibilidad es muy importante para las ONG, en otros países de América Latina y Estados Unidos se están aplicando nuevos modelos para eso. Se pueden establecer empresas sociales donde el rédito ayude a su sostenibilidad.

—¿Usted sabe lo difícil que es en Uruguay abrir y mantener una empresa funcionando?

—Sí, lo sé y ese es uno de los principales retos. Lo que he visto acá es que no está muy bien estructurado lo que es una empresa social. Por ejemplo, se puede enseñar a hacer pan y abrir una panadería. Es un mecanismo que ha crecido mucho a nivel social porque permite dar sostenibilidad a una ONG al mismo tiempo que se ofrece un servicio. De esa forma se corta con la dependencia de las donaciones para sostenerse. Esa es una tendencia a nivel mundial. También se debe tomar en cuenta que es muy importante medir el impacto de una ONG.

—Algunas ONG han cometido irregularidades fiscales.

— Sí, en Estados Unidos había una ONG que atendía a los veteranos de guerra y destinaba entre el 2% y el 5% de los recursos a los beneficiarios y el resto era para los ejecutivos que la pasaban muy bien. Fue cerrada la semana pasada, un caso de fraude. Son casos raros, las ONG cumplen una función muy importante y necesitan de herramientas y apoyos. Hay que separar la situación de las ONG que tienen que generar recursos de aquellas que están vinculadas a un banco o empresas, en especial cuando el sistema impositivo no es favorable. Nadie se hace rico por tener una ONG. Algo muy importante es que los gastos y los resultados sean transparentes. Tiene que haber instancias para demostrar que lo que se dice es verdad.

—¿Qué es preferible para una ONG, depender del financiamiento del Estado o de los privados?

— No sé si uno es mejor que el otro, pero los dos son clave. Hay muchos servicios que los estados no pueden proveer muchas veces por falta de capacidad. Hay tanta necesidad en nuestros países, se debe ayudar en la educación, el empleo o la salud. ¿Quién va a trabajar con mujeres embarazadas que no tienen trabajo? Muchas de esas tareas las financia el Estado y otras es una combinación. Las ONG tienen que estar ligadas a las necesidades de las localidades, de lo contrario no están cumpliendo con sus obligaciones. Es importante dar apoyo a las ONG que están trabajando. He visto aquí que algunas tienen exoneración de impuestos y otras que no. En los Estados Unidos hay un mecanismo simple y claro para recibir la exoneración de impuestos, eso ayuda mucho a las ONG. También hay casos de abusos para los que debe haber controles. Hay que tener cuidado que no se politice el apoyo a una ONG, si se afilian a una línea política su capacidad de asistencia se ve afectada por ello. Eso pasa en todas partes.

—¿La solidaridad debe incluir una exoneración de impuestos?

—Eso tiene que ver con la cultura de filantropía de los países y los empresarios. Los medios deben promover esa cultura. El gobierno debe incentivar el fortalecimiento de los distintos sectores sociales.

Un especialista en museos.

Nacido en Bolivia, durante décadas fue un referente en materia de desarrollo cultural mediante la instalación de museos para niños. Fue director general de la Fundación Cultural del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). También trabajó en la formación de jóvenes en la industria de las comunicaciones de su país. Además, fue periodista en uno de los pocos periódicos que se editaban en inglés en su país. Tuvo algunos problemas con el gobierno boliviano y ahora vive en Estados Unidos, pero antes residió durante dos años en Egipto trabajando en grandes museos. Durante muchos años se ocupó de temas relacionados con programas de ayuda a la infancia. En Uruguay se reunió con referentes de las ONG para asesorarlos sobre su funcionamiento.

Perfil.

Nombre: Peter McFarren. Edad: 62 años. Familia: Casado, tiene dos hijas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)