gestion

Los ocho errores que no debes cometer en el trabajo

Ocho cosas que no debes hacer si quieres conservar tu trabajo, según este extracto de un informe que publica la revista digital Consumer.es

El eterno femenino de una imaginativa pintora
equipo

1- El perfeccionismo mal entendido puede acarrear muchos problemas en el trabajo. El perfeccionista piensa que todo se puede mejorar, lo que hace que en muchos casos sea lento y no cumpla las fechas de entrega. Detallista y ordenado en exceso, es capaz de no dar por concluida nunca una tarea. Por miedo a cometer errores, provoca cuellos de botella en su departamento.

2- Hablar más de la cuenta: en muchas empresas, la prudencia, la formalidad y el respeto a las personas siguen siendo las grandes virtudes de la cultura empresaria. Esto hace que no encajen ese tipo de personas a las que les encanta, propagar rumores o destruir la reputación de sus compañeros. Este perfil de empleado  tarde o temprano, termina por ser rechazado.

3 - La excesiva sumisión: la antigua cultura empresarial del "ordeno y mando" ha pasado a la historia. Las empresas modernas buscan contratar a empleados creativos y con iniciativa. Personas que, si no están de acuerdo con las opiniones y directrices de sus superiores, sean capaces de cuestionarlas y plantear críticas constructivas. Estas nuevas tendencias hacen que el antiguo empleado sumiso y obediente se quede cada vez más fuera de juego.

4. La falta de eficacia: en una pequeña o mediana empresa resulta más difícil "escurrir el bulto" del trabajo. Sin embargo, en las organizaciones de mayor tamaño, las tareas y las responsabilidades se diluyen y es aquí donde la figura del vago suele darse con más frecuencia. Holgazanea todo el día, sin centrarse en el trabajo. Esto provoca frecuentes problemas con sus compañeros, que tienen que asumir su trabajo.

5. Desmotivación indisimulada: no todo el mundo tiene por qué estar satisfecho con su trabajo o empresa. Pero los empleados desganados se convierten en quisquillosos y amargados, se quejan ante el más pequeño contratiempo y creen que los demás "la tienen tomada con ellos" o que sus jefes les encomiendan las peores tareas.

6. La ambición sin límites: El exceso de protagonismo, así como pretender escalar posiciones en la empresa a costa de los demás, son actitudes que muy pronto harán que, tanto superiores como compañeros, vean como "trepa" a este trabajador. Las personas que actúan de esta manera suelen encontrarse con el tiempo aisladas y sin ningún apoyo dentro de la organización.

7. El trabajador individualista: Se  muestran seguros de sí mismos, hacen las cosas a su manera y se expresan en forma libre y desinhibida, son muy críticos, desafían a la autoridad y trabajan mal en equipo. Aunque se trata de un perfil de trabajadores que también acostumbra a poseer importantes virtudes (les gustan los retos, son inteligentes, sinceros y muy exigentes consigo mismos), lo cierto es que no encajan en los grupos de trabajo, algo que muchas veces es un obstáculo insalvable para que su carrera tenga el desarrollo que merece.

8- Amores de oficina: es cierto que los sentimientos son imposibles de controlar, lo que hace que las relaciones afectivas con compañeros de trabajo sean frecuentes. Estas situaciones no deberían ser ningún obstáculo para la carrera profesional, aunque hay casos concretos en los que sí pueden plantear problemas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)