MONTEVIDEO

María convocó a 15.000 personas

Misa campal en la rambla con presentación de las reliquias de los patronos de Montevideo.

Presentaron las reliquias de San Felipe y Santiago. Foto: Marcelo Bonjour
Misa en la rambla del Buceo. Foto: Marcelo Bonjour
Cardenal Sturla. Foto: Marcelo Bonjour
Cientos de fieles asistieron a la misa. Foto: Marcelo Bonjour
Más de 15.000 personas se congregaron frente a la rambla. Foto: Marcelo Bonjour
El día acompañó la celebración. Foto: Marcelo Bonjour
El papa Francisco dijo en su video que los uruguayos son "gente conciliadora". Foto: Marcelo Bonjour
La virgen, a la que el FA le negó sus votos, ocupó un lugar preponderante. Foto: Marcelo Bonjour
Durante meses se trabajó en los cantos, la infraestructura y la preparación de la ceremonia. Foto: Marcelo Bonjour
El "Encuentro con María", es un evento religioso que comenzó el viernes pasado. Foto: Marcelo Bonjour

La misa de ayer en la rambla del Buceo tenía al menos tres aditivos especiales: la presentación de las reliquias de los santos patronos de Montevideo, San Felipe y Santiago, recién llegadas desde Roma en donde se encontraban desde hacía 1.500 años; la difusión de un mensaje en video enviado por el Papa Francisco (grabado por el propio cardenal Daniel Sturla con su celular) y la exhibición de la estatua de la Virgen María a la que el Frente Amplio le negó sus votos en la Junta Departamental para que fuera colocada junto a la Aduana de Oribe.

Estas particularidades, sumadas a una jornada que se presentó diáfana y cálida desde temprano en la mañana, junto con los recaudos que se tomaron para un espectáculo multitudinario (producción, sonido, pantallas gigantes, baños químicos, ambulancias, drones sobrevolando y hasta seguridad privada), hicieron que la convocatoria de la Iglesia Católica de Montevideo fuera un verdadero éxito. Más de 15.000 personas se congregaron frente a la rambla, superando otros encuentros similares que vienen realizándose desde hace años en este mismo lugar.

“¡Uruguay necesita a gritos a Cristo!”, exclamó Sturla frente a la multitud que respondió con una salva de aplausos. “Es mucho lo que disfruto y gozo viendo esto. Les pido que los aplausos no sean para la homilía, que sean para la gente”, requirió el cardenal.

Una afinada banda con dos teclados, dos guitarras españolas, un bajo y diez cantantes (cuatro de ellos mujeres) hacía que la misa tomara un cariz especial entre las oratorias y lecturas de textos cristianos.

Sturla recordó que la convocatoria de ayer coincidió con el día en que se firmó la paz del 8 de octubre de 1851, cuando el espíritu que animó el fin de la guerra en Uruguay fue conciliador, “sin vencidos ni vencedores”, lo cual -destacó el cardenal- “representa la cultura del encuentro que pretende la Iglesia”.

CAMPAÑA DE FE.

 Durante meses se trabajó en los cantos, la infraestructura y la preparación de la ceremonia. Además, miles de personas de todo el país rezaron durante varios días una breve oración a María, a modo de preparación para las jornadas que se han vivido desde el viernes y que van más allá de la misa multitudinaria de ayer.

En efecto, la Iglesia Católica organizó una serie de eventos que comenzaron el viernes, con actividades en colegios, parroquias y obras sociales. El sábado, durante el día, hubo dos conferencias dictadas por expertos extranjeros y 11 talleres para profundizar en distintas características de la madre de Jesús, como por ejemplo María en la piedad popular, en la historia o en la familia.

En paralelo, los jóvenes vivieron una “jornada nacional” y fueron a 20 puntos de la ciudad “a repartir comida y alegría a los necesitados”.

En la tarde del sábado, a las 19 horas hubo una procesión por el Centro, desde la Parroquia del Cordón (18 de Julio y Vázquez) hasta el Palacio Peñarol (Magallanes y Cerro Largo), donde se realizó un evento.

La misa de ayer fue precedida del rezo del Rosario. Después, los presentes hicieron una consagración de la Iglesia de Montevideo a María, “como modo de ofrecerle su corazón”.

El celebrante principal fue Daniel Sturla, quien estuvo acompañado de otros obispos uruguayos y de unos 150 sacerdotes. Entre las personas que acompañaron la misa estuvo la esposa del presidente Tabaré Vázquez, María Auxiliadora.

MENSAJE PAPAL

Al presentar el mensaje enviado por Francisco, con quien Sturla estuvo reunido recientemente en Roma durante 50 minutos, el cardenal bromeó: “¿El Papa es argentino? No se sabe, capaz nació en Tacuarembó”.

El Sumo Pontífice habló con sencillez de María y de los uruguayos “con termo y mate en la mano”, como “gente de cercanía” y que “busca la igualdad y la justicia”.

También abogó por una Iglesia “que hable un lenguaje comprensible”, y pidió a “sus hermanos sacerdotes” que hagan “homilías breves y comprensibles, cercanas”, lo cual generó el inmediato aplauso del público.

“Nosotros salimos para servir, para evangelizar, para llevar esperanza y alegría.(...) Y esto ustedes, los uruguayos, lo van a hacer bien… con el termo y el mate en la mano, adelante y en salida. Porque ustedes son gente de cercanías, ustedes en seguida resuelven las distancias, lo llevan en el corazón. Son un pueblo que ama la libertad y, sobre todo, que buscan la justicia y la igualdad de oportunidades”, agregó Francisco.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)