ENCUESTAS

Está en marcha el nuevo censo de clasificadores de residuos

Encuestarán a 80 personas para conocer su historia laboral y educación.

El 4% de los clasificadores de residuos trabaja en plantas de Montevideo. Foto: A. Colmegna
El 4% de los clasificadores de residuos trabaja en plantas de Montevideo. Foto: A. Colmegna

Se está desarrollando en Montevideo la primera etapa del censo a clasificadores de residuos. Los encuestadores entrevistarán a 80 personas que actualmente están ocupadas en esa labor.

Entre otras preguntas, se les consulta sobre su historia laboral, acceso a la educación y expectativas.

La Intendencia capitalina informó que se busca contar con datos vinculados a los intereses de esta población, para diseñar acciones más específicas relacionadas a los involucrados.

Para llegar a poner en marcha el censo se trabajó junto a la Unión de Clasificadores de Residuos Urbanos Sólidos (Ucrus). De las dependencias de la comuna, participan el departamento de Desarrollo Social, la Secretaría de Empleabilidad, la Unidad de Atención y Orientación sobre Servicios Sociales, el departamento de Desarrollo Ambiental, la Secretaría General, el Servicio de Inspección General, y Estadística.

Datos históricos.

Según datos del Censo Obligatorio de Clasificadores 2002 de Montevideo, el total de personas en los hogares de los clasificadores ascendía a 23.398 individuos, de los cuales el 54% se compoñía por hombres y el 46% por mujeres. Entre jefes de hogar y sus cónyuges, había 8.960 personas dedicadas a la clasificación.

Para el último censo que nunca se completó, en el período 2008-2010 se habían anotado 5.279 personas en la división Limpieza del Departamento de Desarrollo Ambiental.

Para entonces, el Ministerio de Desarrollo Social difundía que 800 toneladas de basura domiciliaria eran procesadas diariamente en la capital uruguaya, aunque el número podría duplicarse contando a los clasificadores no registrados.

De acuerdo a un estudio de 2011 que hizo la Universidad de la República a solicitud de la Intendencia de Montevideo, en Montevideo había 3.188 personas dedicadas a la clasificación, según se publicitó en 2013.

Pero por esa época, en el registro histórico y acumulativo de personas que se inscribieron alguna vez en la IMM había 6.512 clasificadores.

Juan Carlos Silva, dirigente de la Unión de Clasificadores de Residuos Urbanos Sólidos (Ucrus) dijo— sin embargo— a El País que "la gran cantidad de clasificadores es la de quienes están en la calle; en el último censo de 2011 habíamos contado 9.000".

Enseguida Silva recordó que a esa cifra hay que sumar todos los integrantes de las familias que participaban en las tareas de recolección, es decir en "apartados, venta, y la parte de la economía popular, que es la venta en las ferias de todo lo que sirve". Se estima que hoy el 90% de lo ofrecido en las periferias proviene del reciclado.

Si se considerase real que hubiese 3.188 clasificadores, el 4% de ellos, solo 128 personas han podido dejar de clasificar en las calles y lo hacen en una de las cuatro plantas. Para dar ocupación a todos habría que estructurar otras 20 plantas de clasificación, por lo menos.

Las plantas reciben en promedio 350 toneladas de residuos al mes, algo que estaba dentro de la cantidad esperable cuando se empezó a diseñar el plan, en 2013. Pero la mitad de esa basura debe descartarse, no sirve para el reciclado.

Perspectivas.

En el actual plan de la comuna, aquellas personas que no estén censadas no podrán circular por Montevideo ni clasificar con animales ni con sus propias manos. Una de las ideas es que se deje de clasificar en la vía pública y se pase a tener un circuito rentable y sustentable de recolección de residuos.

El actual objetivo de la Intendencia es un plan de reconversión laboral para que varios clasificadores puedan convertirse en recuperadores urbanos.

Para Silva, hay problemáticas de difícil regulación"porque van naciendo nuevas generaciones, se pierden puestos laborales y otra gente se vuelca a la calle aun sin tener un vehículo registrado o el carné, porque no va a esperar que la Intendencia haga otro censo o permita sacar los documentos que uno puede haber perdido".

El último relevamiento interdisciplinario de esa población que publicó la Intendencia de Montevideo indica que casi el 90% de las personas que viven en hogares clasificadores es menor de 50 años y más del 65% es menor de 30.

El 25% de las personas comenzó a trabajar en la clasificación antes de los 14 años, muchos a los 8. El mismo porcentaje de los clasificadores tiene tres años o menos de enseñanza primaria, y el resto posee seis años o menos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)