CASO VALERIA SOSA

Jueza tomó en cuenta pedido de los niños y que abuela materna "mediatizó" el conflicto

"El Tata y la abuela te van a cuidar, como vos tenes que cuidar a ellos, ¿me prometes?", declaró uno de los niños que le dijo su padre en el taxi tras matar a Valeria Sosa. 

Homenaje de Mi Morena a Valeria Sosa. Foto: Fernando Ponzetto

  •  
mié feb 15 2017 16:18

La jueza Alicia Vega decidió que los hijos de Valeria Sosa, la bailarina de Mi Morena que el pasado 30 de enero fue asesinada a balazos frente a ellos por su expareja, permanezcan con la familia paterna, indicó a El País Virginia Cáceres, abogada de la familia materna.

Tanto la Fiscalía, como el informe elaborado por el Centro de Atención a las Víctimas de la Violencia Doméstica (CAVID) y otro del equipo técnico del juzgado recomendaban el cambio de tenencia. A pesar de esto, la jueza decidió desestimar los pedidos.

Cáceres señaló a El País que se establecerá un régimen de visitas para la abuela materna, y que la familia apelará la decisión judicial.

La jueza argumentó que la primera decisión fue tomada "sin saber" que los niños habían presenciado el homicidio, que el femicida era policía, la existencia de antecedentes de violencia doméstica ni denuncias policiales.

Tampoco estaba al tanto de que "existía una rivalidad entre ambas familias" y que fue "informada telefónicamente sucintamente del homicidio ocurrido".

"Mi padre, cuando se fue me dijo 'espero que estés bien cuidado y protegido con los abuelos. El Tata y la abuela te van a cuidar, como vos tenes que cuidar a ellos, ¿me prometes?” yo le dije que sí"

 

"En esta modalidad de trabajo, esta decisora no tenía modo alguno de saber los antecedentes por violencia policial ni la presencia de los niños como testigos del homicidio, a los efectos de la decisión que se adoptó. La Resolución no dispuso hablar con el padre de los niños, sino con la familia para determinar con que familiares tenían más contacto fluido para adoptar la decisión".

La jueza argumenta que al confirmar que tenía trato fluido mayormente con los abuelos paternos y continuando sin tener referencia alguna de la denuncia anterior ni ambiente violento, y afirmándose "que en el diálogo informal con los niños estos dijeron que fueron los abuelos paternos con los que tenían más contacto, se mantuvo la situación y se dispuso que no se impidiera el contacto de los niños con el resto de la familia y tramitar tenencia ante la sede de familia".

Con la impugnación, la jueza dice que se "agregan datos nuevos que hasta el momento no conocía", entre ellos menciona la calidad de testigos de los niños en el homicidio, la larga trayectoria de violencia existente entre los padres, la denuncia formulada en noviembre de 2015 y el "ríspido relacionamiento entre las familias paterna y materna".

La "mediatización" del conflicto

"Atendiendo a los hechos informados, y a los hechos nuevos, puestos en conocimiento en esta recurrencia es fundamentalmente, considerando las opiniones dadas por los niños y la actitud de 'anestesia' que ellos viven ante la muerte de su madre, y la ausencia casi definitiva de su padre, se arriba ala presente decisión. Todas estas circunstancias se ven agravadas por la exposición en público recurrente  realizada por la abuela materna y por la prensa que profundizó la vulnerabilidad del derecho de los niños como afectación del derecho a la intimidad y dignidad humana", concluye la magistrada.

La decisión "es provisoria hasta su consideración o reconsideración en la sede de familia común tanto sobre la tenencia como sobre el régimen de visitas.

"B. y T. son dos niños de 7 y 10 años de edad, cuya vida resulta signada por un mal relacionamiento de sus padres, con elementos de violencia intrafamiliar que conllevaron a la separación de sus padres en enero de 2015. Desde que nacieron convivieron con sus abuelos paternos hasta la separación (5 y 8), luego vivieron con la abuela materna por un año y medio, pasando a vivir con su madre en forma independiente casia  fines del año 2016 hasta el fallecimiento. Desde la separación, ambos niños visitan a su padre y abuelos paternos. En estos últimos 12 días en diciembre y mas de 20 días en enero de 2017. Ante el fallecimiento violento de su madre por su padre hace 14 días y la privación de libertad del padre, permanecen a la fecha al cuidado de sus abuelos paternos, manteniendo un contacto con la abuela y tíos maternos.

"Desde la pérdida de sus padres, los niños han sido noticia central de la prensa en toda hora, lo que es un hecho notorio y público, lo que exime de todo medio probatorio. En razón de la publicidad dada al homicidio y a la permanencia de los niños con los abuelos paternos, por la abuela materna sumado a la mediatización realizada por los diversos medios de prensa, se han afectado los derechos de B. y T. en su derechos como sujetos de derecho, en su dignidad e intimidad consagrados en el art.9 del CNA y arts. 2, 16 de la Convención de los Derechos del Niño y arts. 11 y 19 de la Convención Americana de Derechos humanos".

La vulneración de los derechos

"B. y T. tienen derecho al respeto de su vida privada, e intimidad, la que se ha visto publicitada por los medios de prensa a instancia inicial de su abuela materna. Esta, que no compartió la decisión de custodia provisoria en los abuelos paternos, antes de ocurrir a la sede judicial competente como lo hizo por este medio impugnativo, criticó y cuestionó la decisión en la opinión pública, ante los medios de prensa desconociendo las circunstancias en que se adoptó aquella decisión y seguramente sin medir el impacto negativo que ello causaría en los niños. Con ello, inició el camino por el que se encuentran expuestos diariamente B. y T. ante la descarnada opinión pública por todos los medios de prensa y comunicación oral , escrita y redes sociales. Tal exposición pública de los niños solo ahonda el largo duelo que transitan sin querer y sin clara conciencia de las razones por las que están en esa situación, tras la pérdida trágica de sus padres. Han sido expuestos a la opinión pública con juicios de valor sin fundamento alguno ni conocimiento de causa en los medios de prensa, abogando por una tenencia sin considerar su calidad de personas ni su protección. La mediatización de la situación de los niños, genera efectos negativos que se extenderán por mas tiempo del esperable al retomar los estudios en el centro educativo. La onda expansiva que generó la mediatización de su situación por los medios de prensa vulnera sus derechos, porque los expuso a la opinión de la sociedad sin tener tranquilidad personal y “relax” como debiera esperarse en la situación. Se ha estigmatizado socialmente a los niños lo que constituye un ataque ilegal de su dignidad por injerencias abusivas en su vida, de los noticieros y programas radiales impidiendo alcanzar la paz y el sosiego que ellos necesitan. Existe una tensión entre la vida privada de los niños, la tragedia familiar que experimentaron y la libertad de información que genera perjuicios en los niños, estigmatizando a los abuelos paternos con quienes conviven".

La jueza plantea además que “corresponde que los medios de comunicación se concienticen de la necesidad de prudencia en las opiniones y publicidad periodística sin afectar su derecho a la información porque la adecuada ponderación de la forma de informar implica un legítimo derecho de ejercicio de ciudadanía”.

La opinión de los niños

Vega da un fuerte peso además a la opinión de los propios niños, de los que dice que ”quisieron concurrir a la sala con su abogada y su actitud de absoluta soltura y desinhibición en el diálogo, dio cuenta de la posibilidad de brindar su opinión. Cuando B. no quiso responder sobre algo, como el tema de la novia, puso el límite y dijo: 'Eso no contesto, es privado'”.

“Si bien se supo posteriormente a la declaración que, los niños ya habían iniciado atención terapéutica con psiquiatra infantil, -sin acceder aún a psicólogo infantil-, tampoco se evidenció la imposibilidad de que los niños sean escuchados en sala. Impresiona mas como una creencia de los técnicos en la revictimización por el hecho de que den su opinión directamente que, una realidad constatable, porque el comportamiento y desenvolvimiento de los niños no da cuenta de un perjuicio. Pues en la entrevista informal, hubo claro desenvolvimiento, traslado y saludo en la sala se dialogó sin silencios ni angustias. Ambos niños impresionaron sentirse cómodos, tal como lo afirma su Defensa a fs. 117/119”, asegura la jueza

La actuación de la jueza Alicia Vega, quien había determinado en primera instancia los hijos de Sosa se quedaran con la familia del femicida y confirmó la decisión hoy, es investigada por la Suprema Corte de Justicia para conocer "en qué contexto se tomó la decisión y con qué elementos", señaló a El País el ministro Ricardo Pérez Manrique.

"También quiero vivir con mis abuelos porque la abuela Iaia me dijo 'inútil' y palabrotas. Pero no las puedo decir, la abuela Iaia me dijo que no debía decirlas, pero la abuela Iaia las dice. Nos dijo 'estúpidos' y otras cosas, pero mi madre no le decía nada"

 

El pasado viernes, el CAVID entregó a Vega un informe en el que se manifiesta la preocupación por el estado en el que se encuentran los niños. Según recogió El Observador, el asesino de Sosa le pidió perdón a sus hijos tras asesinarla y argumentó: "Mamá hizo algo mal y por eso papá se enojo".

El hombre les entregó a los menores una tablet y un collar con un crucifijo a uno y un reloj de su propiedad y un celular al otro. Posteriormente, los tíos y la abuela materna denunciaron que cuando visitaron a los niños "encuentran a (uno de los menores) con una tablet, con un juego cargado por el padre, donde se podía ver imágenes de un Pokémon en forma de pene e imágenes pornográficas y juegos de carácter extremadamente violento".

"Creemos que en todas las actuaciones que realicemos los equipos actuantes deben tener en cuenta el interés superior de los niños y una transversalización de género, que permita visualizar la violencia extrema sufrida por estos niños y su madre, así como la reparación del daño y la restitución de los derechos que han sido vulnerados a partir de la violencia vivida", considera el informe del CAVID.

"La abuela Iaia usa mucho el celular"

El pasado lunes, la jueza escuchó en una audiencia a los hijos de la fallecida. "Se cumplió con todo lo que establece la ley: la jueza nombró un representante público para los niños y un equipo técnico realizó pericias psicológicas en el juzgado. Se hicieron todos los procedimientos que suelen hacerse cuando hay niños involucrados", explicó Cáceres ese día.

La abogada explicó que cuando los niños tienen que declarar, por lo general los defensores que los representan se acercan antes para que los conozcan, para tratar de que todo se dé en un ambiente lo menos invasivo y lo más amable posible. "Se trata de obviar todas las formalidades", indicó.

Según indicó Vega, uno de los niños dijo que “La casa donde me gustaría vivir es en lo de mis abuelos, con los que estoy ahora, porque me prestan mas atención, mi abuela Iaia no es tanto de jugar conmigo, ni me presta atención, ella casi siempre está mirando tele o durmiendo. Ella trabaja y está mucho tiempo con el celular.”

La promesa al padre

"Mi padre, cuando se fue me dijo 'espero que estés bien cuidado y protegido con los abuelos. El Tata y la abuela te van a cuidar, como vos tenes que cuidar a ellos, ¿me prometes?” yo le dije que sí".

Otra de las frases de los niños es "también quiero vivir con mis abuelos porque la abuela Iaia me dijo 'inútil' y palabrotas. Pero no las puedo decir, la abuela Iaia me dijo que no debía decirlas, pero la abuela Iaia las dice. Nos dijo 'estúpidos' y otras cosas, pero mi madre no le decía nada".

"En el caso, se evaluó la importancia de que ellos fueran escuchados en razón de la trascendencia de la decisión a adoptarse y por la invasión realizada por la prensa y redes sociales en el caso y la afectación del derecho a la intimidad de los niños, así como por diversos organismos estatales y fuerzas sociales que bregan por priorizar la transversalidad de género, aspecto que el caso se considerará pero no se priorizará por encima del interés superior de los niños y su opinión explicitada conforme su autonomía progresiva de la voluntad", explica.

"Esta decisión no solucionará conflictos de larga data si no se pone coto a concepciones perimidas de patriarcado, dominación, sometimiento, y se erradican para siempre en la vida de los abuelos paternos y de estos niños así como los preconceptos de la abuela y tía materna contra los abuelos paternos. De igual forma no enderezará la vida de estas víctimas frágiles, que son niños, si la familia materna no encamina su vida con el apoyo terapéutico a superar la pérdida y a brindar por el resto de su vida el mejor apoyo y sentimiento a esos niños que no pidieron la violencia en ninguna de sus formas. Pues resulta claro que el inicio de ese camino está en la intervención judicial con el victimario lo que ya se comenzó claramente. Ahora es preciso apostar a la vida, atendiendo el presente de estos Niños y apostando a su mejor desarrollo futuro", sentencia la jueza.

La doctora Laxague, psiquiatra infantil del caso citada por la jueza, dijo: “Creo que los abuelos paternos y la abuela materna no están en condiciones ninguno de los dos de contenerlos a los niños, de exponerlos a imágenes negativas de un lado y del otro,. Yo creo que, dentro de los adultos, la que podría estar en mejores condiciones de hacerse cargo de los niños es la tía materna A.. Yo a ella la entrevisté conjuntamente con la abuela materna”.

Terapia obligatoria para ambas familias

Según la sentencia, "se impone a los abuelos paternos la obligación de respetar el trato de los niños con la familia materna, no obstaculizar en forma alguna las visitas, las que se realizaran fuera del domicilio de los niños todos los fines de semana, pudiendo pernoctar en el domicilio de la abuela materna, sin injerencia alguna bajo apercibimiento legal. Ambas familias deberán asumir actitud de respeto recíproco".

La jueza dispuso además, remitir la tablet a la Policía Científica para eliminar todo material de contenido sexual y juegos prohibidos para menores y reintegrarla a los abuelos paternos, así como los intima a controlar el uso, los sitios y redes sociales a los que acceden los niños.

Ademas prohíbe el uso de celulares sin supervisión adulta, así como todo tipo de contacto de los niños con su padre. También les impone a ambas familias la realización de terapia psicológica y/o psiquiátrica hasta su alta, y les prohíbe "incidir negativamente o alterar la imagen de sus padres, debiendo seguir las indicaciones profesionales de los niños".

La sentencia completa

Si no puede ver el documento, haga click aquí.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.